Aunque lógicamente debe tratarse de una negra casualidad, es como en una película de terror, de esas de espíritus y del más allá. Este hombre, Carles Puigdemont, donde pone la querella pone el mal fario.

Esto fue noticia hace apenas un mes, y desde hoy ninguno de los dos querellados puede contarlo.

Y ojito, porque hablamos del máximo responsable de la Fiscalía en el Estado y del máximo responsable de la Fiscalía en Cataluña. Dos hombres de parecida edad (sesenta y tantos), que hasta hace unos días ejercían sus labores con absoluta a/normalidad (a pesar de que uno de ellos dicen que padecía una larga enfermedad), y que han fallecido de forma relativamente súbita con apenas una semana de diferencia.

La verdad, aunque no soy supersticioso, si yo tuviera que juzgar a este hombre me lo pensaría. Bueno, no, no me lo pensaría nada, pediría la baja de inmediato y me iría a rezar a una sinagoga.

Espero que a herr Zoido, nuestro temido ministro de Interior, no le parezca que he sido irrespetuoso con sus amigos (no míos) Maza y Romero de Tejada y me castigue por un delito de opinión, porque aunque no siento nada especial por su muerte (y qué le vamos a hacer, si nunca he comido sopas con ellos, y además el desarrollo de su carrera profesional no me merece ningún respeto), tampoco es mi intención parecer descortés.

Pues eso, que cuidado con el mal de ojo y con el poder espiritual del ínclito Puigdemont.

Si es que ese pelo no era ni medio normal…

3 Comentarios

  1. No es por pensar mal, pero uno podría empezara a sospechar que… A partir de aquí, que cada uno piense o concluya lo que quiera.
    Yo me reservo mis ideas/sospechas, que la psiquiatra acecha, con las pastillas en la mano y los electrodos en la otra, cual revólveres en el lejano Oeste.
    Salut.

    PD. Lo del pelo ya es un tema mayor, complejo y sumamente delicado y difícil.
    En eso no me meto, por las gravísimas consecuencia que me podría reportar.

  2. Ji ji, me río por lo del mal fario y el comentario de “El Maki”, ay, qué risa. Bueno, ya en serio, a lo que voy:

    Es muy popular el concepto de “abogado del diablo” y en esta ocasión, centrándome en el conflicto catalán (aunque éste es, evidentemente, consecuencia del conflicto de España) voy a plasmar, a favor del Sr. Puigdemont, lo siguiente:

    1°.- Por más que insistan los políticos y sus periodistas en afirmar que el Sr. Puigdemont SE FUGÓ… (mintiendo como bellacos, ya que la explicación la manifesté en mi comentario del 1 de noviembre!)…que si porque temía a la Justicia española… El caso es que ahora se baraja en los medios que le encarcelen en nuestro país. Pues, como pese al tiempo transcurrido desde que envié mi comentario aludido bajo el titular “EN DEFENSA DE LA REPÚBLICA CATALANA” y los hechos que se producen, mi opinión no ha cambiado al día de hoy, y confirma que el bloque monárquico y sus periodistas, ya digo, ¡mienten como bellacos!, me permito reproducir entrecomillado, e íntegramente uno de sus párrafos para no salirme del contexto (y así me evito teclearlo de modo similar al de entonces):

    “”…Resultaba extraño que el Sr. Puigdemont, que hasta el final ha demostrado una valentía asombrosa en su proyecto, se dejase apresar tan fácilmente por atribuírsele -como uno de sus delitos- “rebelión” (sin haberse producido violencia con armas). Cuánto más, cuando
    la frase “Más dura será la caída”, que rezaba en un documento del Ministerio Fiscal, por improcedente en un Organismo Judicial, efectivamente evidencia un deseo vengativo político, como se comenta y confirma la no separación de Poderes en este Estado al que se define “de Derecho”, motivo, más que suficiente que avala la preferencia del Sr. Puigdemont para retrasar las medidas judiciales emprendidas por el Estado español alegando un juicio sin garantías y ubicándose temporalmente en Bruselas, lo que no contradice su argumento de no temer a los tribunales. Entiendo que presentándose ante ellos cuando el requisito de imparcialidad exigible en la Justicia sea un hecho, no sólo…¿cómo se dice? (mientras pienso)… ¿alegóricamente?)….””

    Tras la trascripción se comprobará que, tal y como yo entendía, el Sr. Puigdemont deberá presentarse ante la Justicia española en diciembre y hacer campaña electoral (yo sé dónde la hará, sí, sí, claro que lo sé, pero no cometeré la imprudencia de plasmarlo para dar pistas). También sé que algún escéptico que me lea, se preguntará: “Y, ésta, ¿por qué lo sabe?”: Y digo yo: ¿a usted, qué le importa?. Lo sé, y PUNTO.

    2°.- La Sra. Rovira (todavía colea el tema), responsabiliza al Sr. Puigdemont como conocedor de las amenazas de sangre recibidas del Estado español, y me permito reproducir entrecomillado, una vez más y abusando de vuestra amabilidad, un párrafo de mi comentario del 17 del corriente bajo el titular “CATALUÑA LE ESTÁ HACIENDO UN FAVOR A TODA ESPAÑA”, que constata que no mintió:

    “”Yo no dudo en absoluto de la misma, pero… convendría matizar si, se ha debido a un chivatazo de compadreo entre un Guardia Civil y un Mosso, ya que me consta la buena relación existente entre algunos agentes de ambos Cuerpos. Y, ya se sabe cómo funcionan estas cosas entre colegas (por un lado lo que uno ha oído y, por otro, cómo lo exagera el perceptor, o viceversa). Pero en este tema ha habido ¡fijo! conversaciones entre ambos””.

    A colación de esta última transcripción y sin invalidarla, dejo ahora claro que yo desconocía (y desconozco) si lo expuesto fue el leitmotiv de las acusaciones que se imputan al Sr. Puigdemont, o al margen de ellas le llegaron por otro cauce de personas con alto grado desde Madrid (he considerado oportuno matizar mi citado comentario) y conviene que el Sr. Puigdemont se pronuncie al respecto.

    Bueno, ya para finalizar, es evidente que vamos a tener que cantar al susodicho el famoso villancico “vuelveee a casa vuelve por Navidaaad…” ya que se ha convertido, en mi opinión, en un héroe…en una estrella…¿qué digo?… En la Estrella de Navidad (conocida como Flor de Pascua) y puede que haga la idem a muchos. Hay que reconocer que el Sr. Puigdemont, involuntariamente, va a servir en bandeja a los humoristas…mogollón de chistes y vídeos navideños con el tema.

  3. Coño con el mal de ojo! También prefiero reservarme mis sospechas pero con los brujos y brujas que dicen que haberlas haylas, a ver si es que se comunican con Puigdemont telepáticamente o no sé qué leches pensar, ja ja jaja, pero lo que ha pasado es acojonante, joer.

Deja un comentario