“Muere una mujer en Guadassuar, Valencia, de un ataque al corazón después de una fuerte discusión”. Éste fue el titular de la noticia del informativo de las tres de la tarde, prime time, en una de las dos cadenas que se reparten la tarta televisiva española. Durante el desarrollo de la noticia, se podía leer un rótulo en la parte inferior de la pantalla: “Murió de un infarto después de una fuerte discusión”. La presentadora, en lugar de aclarar la noticia generó alguna duda. “Un posible caso (pausa y titubeo) de violencia de género”.

Es el alcalde de la localidad valenciana quien desde un vídeo aporta el dato fundamental, aunque de manera tímida, como de pasada: “A la chica se la llevaron consciente al hospital. Había algunos golpes… pero no podían pensar en el fallecimiento de la chica”.

¿Había algunos golpes? Parece que la denominada “fuerte discusión” lo fue de verdad, incluso que hubo algo más. ¿”Algunos golpes” podrían hacer que una “fuerte discusión” se convirtiera en una agresión en toda regla? En ese caso la mujer hubiese muerto, corríjanme si me equivoco, de un ataque al corazón tras una agresión. Es decir, sería un caso de violencia de género.

Es curioso cómo los medios de comunicación españoles, duopolio televisivo incluido, son tan agresivos e imprudentes con algunos temas y tan mojigatos con otros. Con la violencia contra las mujeres, por ejemplo, se la cogen con papel de fumar. Mal asunto cuando dudas si una fuerte discusión incluye o no golpes, si una mujer golpeada por su pareja es un posible caso de violencia doméstica, si es un entrevistado el que tiene que ofrecer el dato fundamental para entender la noticia.

Deja un comentario