Ahora que se acercan como todos los años ‘esas fechas tan entrañables’ que la mayoría ‘disfrutaremos’ con familia y amigos, es un buen momento para recordar que esto de la lotería y los buenos sentimientos es como los del chiste del caballo, que si hablas mal de él no lo vendes ni a tiros.

Pero luego llega el momento de la verdad y lo primero es que, también como todos los años, no te toca y acabas palmando la pasta de los décimos, pero que si por una de esas no has comprado la lotería del trabajo y tus ‘compis’ sí, esta puede ser la escena menos ficticia:

Suerte en cualquier caso.

1 Comentario

  1. Ay, estamos ya todos involucrados en la compra de la lotería navideña. Y como dice el artículo, es de obligado cumplimiento jugar con los compis todos los años. Y aparte están los amigos…las papeletas de cestitas… La verdad es que es una pasta gansa lo que supone la lotería (pagando y recaudando).

Deja un comentario