El periodismo continúa siendo precario

Los que fueron despedidos se han reinventado como autónomos.

0
100

Silvia Padrón | Cuartopoder | 

Otro año más la APM presenta el Informe Anual de la Profesión Periodística, basado en encuestas a casi dos mil periodistas que forman partes de las asociaciones profesionales o secciones sindicales.

Repasando el informe del año anterior descubrimos que la situación no mejora y que el estado de la profesión probablemente nunca volverá a la situación anterior a la crisis. Pasados los peores años de despidos colectivos y reducciones drásticas de salarios, los que fueron despedidos se han reinventado como autónomos.

Como ya se hizo en 2016, en este año se ha vuelto a indagar en la situación de los periodistas freelance y la radiografía que podemos ver es que el número de periodistas autónomos no varía practicamente con respecto a 2016, que son más hombres que mujeres en periodismo y al revés en comunicación, que la mayoría de ellos lleva menos de cinco años como autónomo y que casi el 80% de los que trabajan de freelance se vio forzado a ello. Está bien lo de ser emprendedor pero no con ingresos precarios, claro.

Según Luis Palacio, autor del informe, el porcentaje de periodistas autónomos, alrededor del 25%, es un dato distorsionado: muchos de los que ejercen como autónomos no están asociados y por tanto no son consultados para realizar la encuesta.

Casi el 50% colabora con varias empresas y el 18% son los denominados “falsos autónomos”, personas integradas en la estructura de una empresa pero sin el cobijo de ésta,  lo que ha provocado que el 90% considere que su seguridad jurídica está en peligro. El periodista presionado por una información incómoda tiene la protección de la empresa periodística pero, si eres autónomo, solo te queda contratar un seguro de responsabilidad civil y rezar para que no te caiga ninguna demanda.

Por otro lado, los autores del informe han sido incapaces de determinar lo que un periodista autónomo cobra por una pieza, reportaje o información. Según Palacio, no se debe a que les de vergüenza confesar lo que cobran si no a que el secretismo que existe en la profesión en cuanto a la retribución se ha extendido a los autónomos. Lo que sí se ha determinado es que en 2017 han aumentado los freelance que cobran entre 600 y 1.000 euros al mes (26,5%) y han disminuido los que cobran entre 1.000 y 1.500 (21,6%) que son las dos franjas mayoritarias de remuneración. En el caso de los periodistas que se dedican a comunicación, los datos son algo mejores pues el 22,5 % percibe una remuneración por su trabajo entre 1.500 y 2.000 euros.

La situación de los autónomos parece que no tendrá fin. El 69% de los periodistas que trabajan por su cuenta consideran que el futuro del periodismo pasa por ser autónomo… Negro futuro.

Deja un comentario