Redacción/Rokambol/23.01.18

Mariano Rajoy volverá a recurrir al artículo 155 para resolver uno de los problemas más importantes derivados del proceso independentista de Catalunya y que tiene que ver con la endiablada pronunciación del apellido Puigdemont, una dificultad que afecta directamente a millones de españoles que utilizan el castellano habitualmente, y en particular al ministro Juan Ignacio Zoido.

Al parecer, el artículo 155 de la Constitución permite modificar aquellos nombres o apellidos cuya pronunciación pueda poner en aprietos al ministro del Interior, al propio presidente del Gobierno y, por supuesto, al conjunto de la ciudadanía. “He visto a fiscales, jueces y policías pasándolo realmente mal a la hora de nombrar al prófugo separatista, y eso no me gusta”, ha puntualizado Mariano Rajoy.

Moncloa asegura que los filólogos jurados del Ministerio de Justicia han intentado intervenir los menos posible en la estructura del apellido Puigdemont, limitándose a eliminar la letra te del final y sustituir la sílaba “uig”, que muchos españoles no sabían convertir en el dígrafo ce hache, por una sencilla y confortable ene. “Pundemon se entiende igual que Puigdemont, sin necesidad de que nadie salga herido”, ha declarado el ministro Zoido.

Más en Rokambol

1 Comentario

Deja un comentario