Paula Arenas | 20minutos | 05/02/2018

Llega a un paso que cuesta seguir a la sede de Esquerra Republicana, donde le esperamos. Viene de una exposición de Juego de Tronos, con zapatillas negras, americana y ese aspecto casual que le caracteriza. Entramos al despacho de Junqueras, al que Gabriel Rufián visitó este sábado en la prisión de Estremera. El lugar es sobrio, con libros, una foto de él y un sofá sencillo. Cero ostentación.

¿Tiene algo de declaración de intenciones estar en el despacho de Junqueras?
Incluso cuando él estaba por aquí y no en prisión era el despacho que utilizábamos para las entrevistas. Era el que siempre estaba vacío. No es porque esté en la cárcel ni en plan de nada.

¿Han tardado más de lo normal en darles permiso para ir a verlo a la cárcel?
No sabemos por qué no nos daban permiso. Es algo bastante arbitrario. De hecho, nos han devuelto cartas, regalos con un ‘Viva España’ encima, pero eso no se publica, no es noticiable. Sin embargo, es grave, porque es un hecho antidemocrático e ilegal.

¿Cómo ha visto a Junqueras en la cárcel?
Lo he visto muy bien. Te entristece mucho ir allí, pero después de verlo sales fuerte, ves a Oriol con fuerza y en plenitud. No hay nada de aquel Junqueras fatigado que vimos al final. Aunque está más delgado, te encuentras con un Junqueras en plenitud física, esperanzado y dando instrucciones.

¿Sigue siendo el líder?
Quien crea que van a quitar de en medio a Junqueras se equivoca.

¿Pasa frío?
Está con un plumas porque hace más frío dentro de la prisión que fuera.

¿Con plumas dentro de prisión?
Sí. Yo no sé cómo son las demás cárceles, nunca he estado en ninguna salvo esta, y hacía un frío llamativo. Y sí quiero decir que puede no gustarme nada Rivera, pero jamás querría verlo en la cárcel. Sería el primero en defenderlo.

¿El punto débil?
Sus hijos, tiene uno de cuatro años y una niña de uno y medio. Ahí es donde más abajo se viene.

¿Cómo es su trato con los presos?
Bueno, muy bueno. Le preguntan: “¿Tú qué haces aquí si no ha robado?”. Ha querido dar clases de Historia y enseñar Lengua, pero no le han dejado. Tienen miedo a que los adoctrinemos.

¿Pudieron tener un contacto cercano?
No pudimos pasar del contacto a través de un cristal. Nos tocamos las manos a través del cristal y hablamos con él junto a otros presos que estaban al lado.

¿Sienten que son especialmente antidemocráticos con ustedes?
Muchos ya sabíamos lo que teníamos enfrente. Y los que no sepan lo que pasa que no callen, porque igual los siguientes van a ser ellos. Hoy van a por los independentistas, pero igual mañana van a por los pacifistas.

¿Quiénes son los pacifistas?
Los activistas de otras causas. De hecho el auto de Llarena para mantener a Forn en la cárcel es decir: “Si no me gustas, vas a la cárcel”. Que lo hagan de forma tan flagrante y que todas las tertulias de televisión se estén dedicando a blanquearlo es una muy mala noticia para la democracia española.

¿La marcha a Bruselas de una comisión de ERC ha sido repentina?
No, era parte de la agenda, como todas las veces que se ha ido allí.

¿Es posible el acuerdo con Puigdemont?
Es lo que esperamos, y yo estoy convencido de que será inminente.

¿Creían que podía llegar a prisión?
Cien por cien. Muchos de nosotros decíamos: lo van a hacer, habrá prisión y luego lo blanquearán. Oriol en reuniones privadas y públicas varias veces nos avisaba de que cuidáramos a su familia porque seguramente entraría en la cárcel. Lo sabíamos, sabíamos lo que teníamos enfrente.

Puigdemont y Junqueras; ¿qué ve de héroes o villanos en ellos?
Yo nunca me voy a meter con gente que está en esta situación simplemente por permitir que la gente vote. Y estar en Bruselas también es una cárcel.
Es un exilio voluntario. Es gente que está sin su familia. Aparte de Puigdemont, están compañeros nuestros como Comín y Serret, que son amigos, y sé el drama que supone que su familia tenga que hacer tantos kilómetros para verlos.

Heroísmo, ¿entonces?
Son términos erróneos llamarlos héroes. Es gente que cumplió con un programa electoral a tenor de una mayoría absoluta obtenida en el Parlamento de Cataluña. La responsabilidad es para los que reprimen, apalean y restringen los derechos civiles. ¿Los siguientes quiénes serán?

¿Quiénes?
Todo aquel que vaya contra el statu quo, todo aquel que vaya contra el régimen del 78. Hay dibujantes, hay raperos, hay tuiteros que están yendo a la Audiencia Nacional. Hoy no puedes poner según qué cosas porque igual tienes una petición para ir a la Audiencia Nacional. Trasciende cualquier tipo de ideología o siglas. El hecho de que Jiménez Losantos pueda decir que si no eres monárquico eres de la ETA, me parece dramático votes a quien votes. Y que Pablo Hasel esté dando explicaciones frente a un juez y Losantos no después de decir que dispararía según a qué líderes de Podemos.

Bueno, Podemos ya está acostumbrado, ¿no?
Es deshumanizar al adversario y es usar un lenguaje jurídico y político en cuanto a la disidencia política que se pagará caro en el futuro. Y que Rajoy, Sánchez y Rivera hagan lo que hacen porque así ganan es dramático. Que Rajoy pierda elecciones si Junqueras sale de la cárcel es dramático. Que Ciudadanos sea la esperanza blanca de mucha gente en España es dramático.

Sobre los mensajes de Puigdemont, ¿verdad o algo preparado?
Ojalá se hubiera dedicado tanto tiempo a mensajes en torno a la corrupción y conspiraciones como se está dedicando a dos personas que comentan un estado de ánimo.

¿Es un procés emocional?
La política es vida también. Y eso va ligado a las emociones y ha habido grandes líderes, principalmente de la izquierda, que así lo han constatado.

¿Hasta qué punto esperaban esta fractura social?
Es un discurso de toda la vida de la derecha decir que según lo que digas estás fracturando, que si te metes en política estás fraccionando, aquello es de Franco, ¿no? Nosotros consideramos que los que fraccionan son los de las porras, no los de las urnas.

¿Con qué gesto se queda como catalán: Puigdemont o Junqueras?
Son dos personas valientes que respetaron el mandato popular de las urnas de manera heroica el 1 de octubre. Y que se ponga de acuerdo gente como Puigdemont y Ana Gabriel me enorgullece. Ojalá algún día el secretario general del PSOE se pusiera de acuerdo con el de Podemos.

Qué utopía, ¿no?
Ah, ya, ya.

Eso me lleva a preguntarle qué está leyendo.
Ciencia ficción: el federalismo en España. Me encantaría pero no es posible.

¿Aceptarían cualquier mediación?
Aceptamos cualquier mediación, desde Suiza hasta la iglesia, ¿por qué no?

¿Qué diría a los que no quieren la independencia?
Que lo que queremos recuperar es el país que les robaron hace 80 años.

¿Y cómo es ese lugar?
La república que nos robaron hace 80 años. Solo queremos democracia y que se puedan defender las ideas con libertad.

¿Quién manda en Esquerra?
La gente que vota a Esquerra.

Ya, pero, ¿y dentro?
Oriol que está en la cárcel. El liderazgo de Oriol es tan importante que se podrá estudiar en un futuro.

¿Podría escribir una novela sobre el procés y que fuera verosímil?
Bueno, yo entiendo la política española porque he visto El Padrino.

¿Qué final escribiría para esta novela?
Creo, y es un diagnóstico, que la república catalana ya existe. Será una novela con final feliz a nivel colectivo y no tanto a nivel individual. Muchos dejamos de pensar de manera individual hace mucho tiempo, porque eso te obliga a portarte bien.

2 Comentarios

  1. Rufián tiene razón porque basta con ver la película, los que la hemos visto, para entender los componentes mafiosos de nuestra política que el PP se ha encargado de que conozcamos, lo cual es una indecencia en un Estado que insisten en que es democrático, pero está claro que le falta mucho para serlo.

Deja un comentario