Mohammed Al-Mosaiwi | The Conversation (vía Psyciencia) | 06/02/2018

Desde la forma en que te mueves y duermes hasta cómo interactúas con las personas que te rodean, la depresión lo cambia casi todo. Incluso se hace evidente en la forma en que hablas y te expresas por escrito. A veces, este “lenguaje de la depresión” puede tener un efecto poderoso en otros. Solo considera el impacto de la poesía y las letras de las canciones de Sylvia Plath y Kurt Cobain, quienes se suicidaron después de sufrir depresión.

Los científicos han intentado durante mucho tiempo precisar la relación exacta entre la depresión y el lenguaje, y la tecnología nos está ayudando a conseguir una imagen más completa de esta relación. Nuestro nuevo estudio, publicado en Clinical Psychological Science, ha presentado una serie de palabras que pueden ayudar a predecir con precisión si alguien sufre de depresión.

Tradicionalmente, los análisis lingüísticos en este campo han sido llevados a cabo por investigadores que leen y toman notas. Hoy en día, los métodos computarizados de análisis de texto permiten el procesamiento de bancos de datos extremadamente grandes en minutos. Esto puede ayudar a detectar características lingüísticas que los humanos pueden pasar por alto, calculando la prevalencia porcentual de palabras y clases de palabras, la diversidad léxica, la longitud promedio de las oraciones, los patrones gramaticales y muchas otras métricas.

Hasta ahora, los ensayos personales y los escritos en el diario de las personas deprimidas han sido útiles, al igual que el trabajo de artistas conocidos como Cobain y Plath. En cuanto al lenguaje verbal, los fragmentos de lenguaje natural de las personas con depresión también han proporcionado información útil. Tomados en conjunto, los hallazgos de estas investigaciones revelan diferencias claras y consistentes en el lenguaje entre aquellas personas con y sin síntomas de depresión.

Contenido

El lenguaje se puede separar en dos componentes: contenido y estilo. El contenido se relaciona con lo que expresamos, es decir, el significado o tema de los enunciados. No sorprenderá a nadie saber que aquellos con síntomas de depresión usan una cantidad excesiva de palabras que transmiten emociones negativas, específicamente adjetivos y adverbios negativos, como “solitario”, “triste” o “miserable”.

Más interesante es el uso de pronombres. Aquellos con síntomas de depresión usan significativamente más pronombres en primera persona del singular, como “yo”, “mi” y “me” “yo mismo”, y significativamente menos pronombres de segunda y tercera persona, como “tú”, “ellos” o “ella”. Este patrón de uso de pronombres sugiere que las personas con depresión están más enfocadas en sí mismas y menos conectadas con los demás. Los investigadores han informado que los pronombres son en realidad más confiables para identificar la depresión que las palabras con emociones negativas.

Sabemos que la rumiación (que se basa en problemas personales) y el aislamiento social son características comunes de la depresión. Sin embargo, no sabemos si estos hallazgos reflejan diferencias en la atención o el estilo de pensamiento. ¿La depresión hace que las personas se concentren en sí mismas o las personas que se concentran en sí mismas tienen síntomas de depresión?

Estilo

El estilo del lenguaje se relaciona con la forma en que nos expresamos, en lugar del contenido que expresamos. Nuestro laboratorio realizó recientemente un gran análisis de texto de datos de 64 diferentes foros de salud mental en línea, examinando a más de 6.400 miembros. Las “palabras absolutistas”, que transmiten magnitudes o probabilidades absolutas, como “siempre”, “nada” o “completamente”, fueron mejores marcadores para los foros de salud mental que los pronombres o las palabras con emociones negativas.

Desde el principio, predijeron que aquellos con depresión tendrán una visión del mundo más blanca y negro, y que esto se manifestaría en su estilo de lenguaje. En comparación con 19 foros de control diferentes (por ejemplo, Mumsnet y StudentRoom), la prevalencia de palabras absolutistas es aproximadamente un 50% mayor en los foros de ansiedad y depresión, y aproximadamente un 80% mayor para los foros de ideación suicida.

Los pronombres produjeron un patrón de distribución similar a las palabras absolutistas en todos los foros, pero el efecto fue menor. Por el contrario, las palabras de emoción negativa fueron, paradójicamente, menos frecuentes en los foros de ideación suicida que en los foros de ansiedad y depresión.

Nuestra investigación también incluyó foros de recuperación, donde los miembros que sienten que se han recuperado de un episodio depresivo escriben mensajes positivos y alentadores sobre su recuperación. Aquí encontramos que las palabras de emoción negativa se usaron en niveles comparables para controlar los foros, mientras que las palabras de emoción positiva se elevaron aproximadamente en un 70%. Sin embargo, la prevalencia de palabras absolutistas se mantuvo significativamente mayor que la de los controles, pero ligeramente menor que en los foros de ansiedad y depresión.

Fundamentalmente, aquellos que han tenido previamente síntomas depresivos tienen más probabilidades de tenerlos de nuevo. Por lo tanto, tienen una mayor tendencia al pensamiento absolutista, incluso cuando actualmente no hay síntomas de depresión, y es un signo que puede jugar un rol importante en el desarrollo de los episodios depresivos. El mismo efecto se ve en el uso de los pronombres, pero no para las palabras de emoción negativa.

Implicaciones

Comprender el lenguaje de la depresión puede ayudarnos a comprender la forma en que piensan las personas con síntomas de depresión, pero también tiene implicaciones prácticas. Los investigadores combinan el análisis de texto automatizado con el aprendizaje automático computarizado (computadoras que pueden aprender de la experiencia sin ser programadas) para clasificar una variedad de trastornos de salud mental a partir de muestras de texto en lenguaje natural, como publicaciones de blogs.

Tal clasificación ya está superando la que fue desarrollada por terapeutas entrenados. Es importante destacar que la clasificación de aprendizaje automático solo mejorará a medida que se proporcionen más datos y se desarrollen algoritmos más sofisticados. Esto va más allá de mirar los patrones generales de absolutismo, negatividad y pronombres ya discutidos. Se ha comenzado a trabajar en el uso de computadoras para identificar con precisión subcategorías cada vez más específicas de problemas de salud mental, como el perfeccionismo, los problemas de autoestima y la ansiedad social.

Dicho esto, es posible usar un lenguaje asociado con la depresión sin estar deprimido. En definitiva, es la forma en que te sientes con el tiempo lo que determina si estás sufriendo depresión. Pero como la Organización Mundial de la Salud estima que más de 300 millones de personas en todo el mundo viven con depresión, un aumento de más del 18% desde 2005, por lo que es necesario tener más herramientas disponibles para detectar el trastorno, mejorar la salud y prevenir suicidios trágicos como los de Plath y Cobain.

Artículo publicado por Mohammed Al-Mosaiwi en The Conversation y cedido para su publicación en Psyciencia.

9 Comentarios

  1. Pues yo (y personalizo, porque soy la que suscribe) no comparto el 90% de lo que indica el articulista, porque la depresión no tiene nada que ver con el lenguaje y, por ejemplo, los insultos en los foros son más propios de personas indignadas con su situación personal o global producida por los políticos, sin tener por qué padecer depresión. Por ejemplo, en MI caso (y vuelvo con los pronombres el mí, me, yo, sin tener depresión) existen personas de mi entorno cotidiano que me tildan de espontaneidad. Bien, pues dicha espontaneidad, que puede que plasme en el digital involuntariamente, se debe a que la tengo tan arraigada en mi mente por, como digo, el trato diario desde hace muchos años con tantísimas personas, que me cuesta trabajo separarla al plasmar mis comentarios. Tampoco es igual plasmar una opinión por primera vez en un digital, donde una se encuentra más distante, que hacerlo cotidianamente por el hecho de interpretar el foro como de una gran familia internauta, que es su finalidad, es decir, la praxis coloquial es distinta al formalismo utilizado en otras áreas en sus escritos, aunque las Administraciones tienden a simplificar el lenguaje para hacerlo más cercano.

    Pero…vamos a ver ¿desde cuándo el ego es síntoma de depresión? El ego, es producido ante determinadas circunstancias personales y laborales que incitan tenerlo. Y, como digo, nada que ver con la depresión. ¿El perfeccionismo?: Pues tampoco. Y puedo seguir con hechos hasta el infinito discrepando de casi todos los conceptos del artículo que se identifican con la depresión.

    Por esa regla de tres, ¿cómo podrían interpretar los analistas el ego de determinados políticos convencidos de que van a ganar?…¿Cómo depresivos?. Vamos, me entra la risa.

    Sinceramente, no he visto un artículo del que más discrepe en sus análisis para identificar la depresión. Y conste que conozco muy bien la psicología, aunque no como los expertos la entienden.

  2. ¡Joder cómo está el patio, cuñao!
    Bien. De acuerdo. Vale.
    Pero me parece a mí, que los verdaderos locos somos los que nos empeñamos en seguir viviendo, dado que necesitamos crearnos objetivos para dar sentido a nuestras vidas, ya que la vida –por sí misma—carece de todo significado y sentido.
    Al menos, así es como la percibo yo (que, ahora, me encuentro en la fase hipomaníaca, según la componedora de testas que me tortura y enloquece). Y a pesar de ello, continúo teniendo esa visión del mundo/vida, que me parece la única auténtica y real.
    Lo demás, pajas mentales o autoengaños.
    =======================
    *Aclaraciones pertinentes: Enloquece debería llevar comillas, pero no estoy seguro, lo dejo así.
    La componedora de testas, sospecha TB. Aunque dice que es muy difícil delimitar de forma exacta y categórica en las dolencias mentales. Pues qué bien.
    Subrayo lo que considero más importante de la presente parida: … … … “necesitamos crearnos objetivos para dar sentido a nuestra existencia, ya que la vida –por sí misma—carece de todo significado y sentido.”
    Ya está.
    SALUT I FORÇA AL CANUT.

    • Si se me permite, me gustaría añadir un matiz. La vida carece de sentido, eso es así, y no pongo ni quito una coma, pero no creo que haya que buscarle ningún sentido. Es posible disfrutar de ella sin hacerlo, por el propio ‘sentido’ de hacerlo.

      • Tu reflexión merece mi reflexión, pero será después de descansar algo, si el muy cabrón de Morfeo se digna a aparecer esta noche.
        Bona nit.

  3. Posiblemente tengas razón, pero depende de cómo se levante uno ese día.
    Hay días que uno se pide más justificaciones, más apoyos en la lógica-razón; quizá, por un exceso de confianza ellas.
    Y quizás, como apuntas tú, no sea necesario el “justificar” nada, sino, simplemente, gozar de lo animal e instintivo que todos llevamos dentro. Sin más historias.
    Pero, y repito, ya te digo que depende de cómo se levante uno, y de quién sea el que guíe la nave ese día, entre los miles, o quizás millones, que hay dentro.
    No somos unitarios, aunque mucho burro de aspecto humano lo crea. Al menos yo no lo soy.
    ACLARACIÓN: Y no es esquizofrenia ¡ojo!

    • LA VIDA SÓLO TIENE UN SENTIDO , ¡¡¡VIVIRLA, COMPARTIRLA Y DISFRUTARLA al máximo¡¡¡

      Y, pese a quien pese, merece la pena vivirla.

      Aunque sólo fuera por llevar la contraria a quienes desprecian la vida ajena. y se empeñan en amargárnosla, citando a Benigni, ¡¡¡LA VIDA ES BELLA!!!

  4. Una vez más, Paco, coincido contigo: La vida no tiene sentido, mejor: la vida tiene que el sentido que tú le des. También es un arte, si quieres. La vida no ha sido hecha para comprenderla,
    Un abrazo.

  5. “Jerocasajero”, ¡Qué frase tan bonita, por Dios!. “La vida no ha sido hecha para comprenderla”. Me has dejado pensando en verde.

  6. https://consaludmental.org/eventos/dia-orgullo-loco-35688/

    — ´Hay locuras que son poesía, hay locuras de un raro lugar. Hay locuras sin nombre, sin fecha, sin cura, que no vale la pena curar´ (Silvio Rodríguez).

    Aunque no me gusta ser dirigido (=manipulado) por nadie… PERO, tampoco tenemos por qué ocultar nuestras diferencias (en positivo con respecto al resto, claro).
    —“’Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devore desde el interior’. (Frida Khalo).
    Aquí quedan ambas. Cada uno crea/piense lo que le salga de sus apéndices frontales.
    Bon día i salut (mental).
    (((O no salud mental, si con ello suprimimos lo poético)))

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.