El hijo de la momia

0
1556

Javier Pérez de Albéniz | Cuarto Poder | 27/02/2018

Estaba viendo una entrevista a Albert Rivera en La Sexta, todo populismo y soberbia, y no podía quitarme de la cabeza la portada que en su día dedicó Libération al retorno a la vida política de Berlusconi: “El regreso de la momia”, titularon. Porque ¿qué es Rivera, sino una versión lozana del esperpento italiano? La superficialidad más sonrojante, la ausencia de argumentos, el discurso que todos quieren escuchar, la sensación de mascarada… el bunga bunga interpretado a ritmo de Macarena. Denle tiempo a Rivera, dejen que toque pelo, que alcance el poder, que se quite la máscara, que pase por el quirófano… y tendrán un cavaliere ibérico.

El hijo de la momia.

Le cuento todo esto porque lo que parecía una amenaza lejana, una pesadilla improbable, está apunto de convertirse en realidad. Son los daños colaterales de la situación en Cataluña, el trampolín patriotero que necesitaba Ciudadanos para dar el salto definitivo. Según el sondeo de Metroscopia elaborado para El País y publicado el pasado día diez, “Ciudadanos se aleja del PP y PSOE y se afianza como la fuerza más votada”. Aún más cerca, el Estudio General de Opinión Pública Invierno 2018 realizado por la universidad de Granada, y que conocimos ayer, indica que el PSOE ganaría las elecciones en Andalucía… y Ciudadanos se convertiría en la segunda fuerza política, desbancando al Partido Popular.

¿Sorpresa? Para nada: el desgaste moral del PP alimenta a una nueva ultraderecha cool que, agazapada, espera la caída de sus mayores para izarse sobre su cadáver en descomposición. Rivera y los suyos han olido sangre y amenazan con pasar del dicho al hecho, de la bravuconada al zarpazo. De la demagogia al poder: “Desde la oposición estamos liderando la reforma de España. Imagínense que no haríamos si gobernásemos”, amenaza un Rivera que se viene arriba por momentos.

Y todo esto cuando creíamos, pardillos, que después del PP nada peor nos podría pasar.

Deja un comentario