El hilo y el ovillo

3
1987

Julio Anguita

Vaya por delante que, como jubilado y ciudadano, me siento totalmente identificado con las movilizaciones del colectivo al que pertenezco. Y no solo me identifico, sino que también me uno y participo en ellas. Las razones no son otras que la situación económico-social de la inmensa mayoría de este grupo social, que padece una situación incompatible con los Derechos Humanos, la Constitución Española y la Carta Social Europea.

Sin embargo, tanto los pensionistas como las fuerzas políticas y sindicales que apoyan su justa reivindicación deben asumir consecuentemente el alcance de la misma. Las irrisorias promesas del Gobierno de Mariano Rajoy, y las desafortunadas declaraciones de portavoces oficiales y oficiosos, tienden a obviar y velar el núcleo del problema: España es un país intervenido por Bruselas y sus funcionarios. Todo ello gracias a la reforma del artículo 135 de la Constitución, perpetrada tanto por el PSOE como por el PP.

Desde los ajustes presupuestarios por mor de la mal llamada austeridad, hasta el incremento del gasto armamentístico comprometido por el Tratado de Lisboa, pasando por los tratos de favor a las rentas más altas y demás lenidades en la aplicación de una política fiscal justa, el ovillo presupuestario del Gobierno conforma un entramado en el que todas las piezas encajan en un todo interrelacionado. El que la llamada hucha de las pensiones haya sido saqueada por el Ejecutivo no hace sino evidenciar un mal profundo: sin cotizaciones no hay ingresos suficientes. Y desde luego, el horizonte laboral de precariedad y paro no augura una mejora en el porvenir.

Por eso, tanto los que se movilizan por una causa más que justa, como las fuerzas políticas y sindicales que les apoyan e incluso los demás colectivos que al socaire de esta movilización comienzan a plantear sus reivindicaciones, no pueden ni deben olvidar una cosa: sin destejer el ovillo entero no hay solución.

Esto es lo que tienen las situaciones en las que si no se cuestiona el conjunto y se cambia por otro modelo, cualquier pieza que se toque provocará un recorte en otra: ¿Educación? ¿Sanidad? ¿Prestaciones sociales? ¿Medio Ambiente?

El modelo presupuestario, hijo de tantos consensos por mor de la Unión Europea o de las exigencias del sistema económico y social vigente, no admite más enmiendas que las de totalidad. Tiempo al tiempo.

*eleconomista

3 Comentarios

  1. el recorte en investigación y becas, y las trabas a las energías limpias han frenado la creación de industria, productividad y crecimiento de este país. ZP, aunque firmara el 135, al menos invertía en todo ello. “Derrochaba”, que dicen algunos.
    Todo ello podría estar hoy generando ‘marca’, empleo de calidad, buenas cotizaciones y dignidad española de cara al mundo

    No son insostenibles la pensiones y los derechos como dice la derecha. Es insostenible un país que recorta en futuro.
    Hacer eso es gobernar objetivamente mal. Lo cual debería estar penado por ley.

    • “Hacer eso es gobernar objetivamente mal. Lo cual debería estar penado por ley”, dice ivancho.
      Yo añadiría que debería estar sancionado por los electores, quitándole su voto a aquellos gobernantes inútiles que solo administran (muy mal) los bienes de la burguesía monárquica. Tiene razón Anguita; es el sistema lo que está fallando. Pero es un sistema que, por unas u otras razones, está sostenido por una buena parte del cuerpo electoral; cuerpo que parece estar formado por súbditos o colaboradores ignorantes.

  2. Pues yo estoy totalmente seguro, que un porcentaje altísimo de manifestantes, feministas y pensionistas, en las próximas elecciones le volverán ha votar al PP. Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo, A. Einstein

Deja un comentario