Puede que hacer visible nuestra opinión o nuestro estado de ánimo ante cualquier suceso se haya convertido en algo imprescindible. Lo comento pensando en la cantidad de gente que es incapaz de disfrutar de cualquier actividad cotidiana sin darnos el tostón con lo que está haciendo en cada momento, o de sentirse realizada sin valorar tal o cual tragedia o hecho luctuoso, como si el resto no pudiéramos vivir sin saber que como cualquier hijo de vecino ha sentido lo sucedido. En cualquier caso, siendo seres gregarios vivimos en un sistema-mundo que no facilita la relación cercana y es comprensible que haya quien intente llenar ese vacío socializando, y lo que es mejor, sin mayor compromiso, por las vías a su alcance, que son las digitales. Cuatro exclamaciones en un ambiente de complicidad y fuera ansiedad.

En cualquier caso la recompensa a tanta exposición es meramente emocional, y por tanto no tiene nada que ver con la aprobación que persigue la fauna política y periodística al comunicarnos, con mayor insistencia y variedad si cabe, sus inevitables impresiones.

La cuestión es que si se tratara únicamente de información, lo del periodismo estaría justificado. Obviamente el circo que se monta alrededor de cualquier tragedia tiene muy poco que ver con la información y sí mucho que ver con el espectáculo morboso y la indecencia profesional. Y esta misma mañana estamos asistiendo a uno de los peores episodios de esta perversión mediática gracias a dos profesionales tan despreciables como Susanna Griso y Ana Rosa Quintana.

Caras compungidas que pasan a la alegría en cuestión de segundos

Pero si algo es absolutamente injustificable es lo del escaparate político, especialmente en casos en los que la prudencia aconsejaría quedar, no ya en un segundo, sino en un tercer plano. Y por descontado sin fotografías ni imágenes que nos hagan interpretar que lo que se está haciendo no es ayudar a los demás, sino que es parte de la campaña para ayudarse a uno mismo.

El ministro Zoido abraza a la madre de Gabriel Cruz

Alguien va a tener que dar ejemplo, y declarar solemnemente su compromiso con el fin del postureo. Incluso por esa vertiente egoísta que tanto les interesa, que piensen que esto puede resultar atractivo para el votante no enajenado. Y es que aunque nos pueda interesar su idea de sociedad o sus propuestas legislativas, no necesitamos conocer su alegría cuando gana su equipo favorito, ni tiene por qué compartir con todos su felicitación a tal o cual premiado, y por supuesto, no es necesario hacer público su pésame. Un pésame que puede y debe transmitir en privado, que es algo que seguro que agradecen los allegados al difunto en un momento en el que se suele estar para pocos flashes.

Y es que no, esto que ocurre no es normal, y no lo es tampoco que nos estemos acostumbrando a que ocurra. Un espectáculo solo es un problema cuando dejamos de percibirlo como tal, y debemos estar ya muy fastidiados para no gritar que pare este absurdo tiovivo en el que vamos montados.

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.