Apuntes catalanes

15
1084

Cristina Fallarás | La Marea | 24/03/2018

Me propongo publicar aquí algunos apuntes sobre los últimos pasos de las instituciones españolas contra el llamado Procés catalán, sea eso lo que sea a estas alturas. Sin embargo, antes quiero que quede claro algo:

Esta semana, el Partido Popular, el PSOE y Ciudadanos han impedido una modificación de la Ley de Amnistía del 77 cuya única intención era poder juzgar los crímenes franquistas de lesa humanidad. Es decir, asesinatos sumarios, desapariciones forzosas, torturas, robo de criaturas y similares. El conjunto formado por esos tres partidos suma 250 diputados de los 350 que tiene el Congreso español. O sea, que la gran mayoría del Parlamento está en contra de juzgar dichos crímenes. Sean cuales sean sus excusas, esto es así. No es casual que sean también los principales ejecutores de la aplicación del artículo 155 en Cataluña.

Al conjunto de partidos anteriormente citado, que incluye el Gobierno de España, debe sumarse el jefe de Estado, o sea, el rey Felipe VI, ya que ha tomado partido abiertamente por las anteriores decisiones, así como por el castigo contundente a los partidarios del Procés.

Ahora, los apuntes:

Nos hemos acostumbrado ya a que el Gobierno de una comunidad autónoma esté ocupado por el Estado en aplicación del 155, algo que nos parecía escandaloso, si no marciano, hace apenas un año.

De la misma forma, se ha normalizado el llamado “delito de rebelión”, contra el que vienen advirtiendo no pocos catedráticos y estudiosos de Derecho.

Nos hemos acostumbrado a que varios líderes políticos y un par de presidentes de asociaciones cívicas permanezcan en la cárcel pese a no haber sido condenados.

En este sentido, hemos acabado asimilando la prisión preventiva como una forma de castigo.

Nos han convencido de que la actuación de los jueces es independiente del Ejecutivo. Más allá de dicha falacia, la Fiscalía, a instancias de la cual actúa el juez Llarena –pongamos por caso– pertenece y depende del Gobierno de España.

Hemos asumido que el independentismo no es una ideología sino un delito, admitiendo por parte de sectores del PP la posibilidad incluso de prohibir que dicha tendencia pueda presentarse a las elecciones.

Hemos asumido que el análisis de todos los acontecimientos vividos en los últimos meses debe ser jurídico, cuando es netamente una acción política.

Se ha popularizado la idea de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy “no hace nada” y “no toma decisiones”. Cunde la idea de la “inacción” de Rajoy, pasando por alto que toda inacción política –en el caso de haberla– es una forma de acción.

Se retrata a “la masa ciudadana” como un ente intrínsecamente peligroso, y su movilización como algo susceptible de ser castigado.

Aparecen aquí y allá titulares informativos y opiniones políticas que responden al enunciado “el Procés ha terminado”. Dichas afirmaciones pasan por alto el muy significativo grueso de la población catalana que apoya una nueva definición de las relaciones con España, sea esta el independentismo o no. Así pues, se crea la ilusión del “fin del problema”, cuando lo cierto es que el “problema” sigue creciendo.

Aparece como normal que el Partido Socialista se retrate con el PP y Ciudadanos en actos de Societat Civil Catalana, olvidando que los crímenes cometidos por el Partido Popular deberían ser considerados propios de una banda organizada para el delito. O sea, que el independentismo es “peor” que la destrucción de lo público, la corrupción, el robo y la asociación criminal generalizada.

Hemos permitido que perviertan la idea de violencia, tildando como tal a manifestaciones ciudadanas donde más de un millón de personas han salido a la calle una y otra vez en una muy notable paz. Y con ello permitimos, de nuevo, que cunda la idea de “la masa ciudadana”, o sea, de la manifestación multitudinaria, como ejemplo de violencia.

Hemos asumido como normal que en el resto de España los ciudadanos no se pronuncien contra encarcelamientos, ejercicios evidentemente represivos y arbitrariedades judiciales. Y por lo tanto descarten la evidencia de que las actuaciones institucionales llevadas a cabo en Cataluña sientan un preocupante precedente, aplicable a otras ideas, otras “masas ciudadanas” y otras protestas.

Queda añadir que deberíamos repensar qué es en este momento el Procés catalán; qué es lo que, lejos de terminar, acaba de comenzar; y cuál es nuestra definición de violencia.

15 Comentarios

  1. No le demos más vueltas. Nosotros también hacemos pronunciamientos. Estos atinados Apuntes catalanes pueden terminar con el parte de guerra de un corresponsal de un periódico de cualquier otro país civilizado:
    “Catalunya ha sido ocupada por la metrópoli. Un Tribunal excepcional, con competencias similares al TOP del franquismo, siguiendo las directrices del gobierno de la metrópoli e invadiendo la independencia del tercer poder del Estado, ha encarcelado a decenas de patriotas catalanes que intentaron sin éxito una consulta popular oficial acorde con la demanda multitudinaria de Catalunya y luego declararon la independencia. Los jueces de dicho Tribunal les acusan de delito de rebelión pese a que no ha existido violencia material y les mantienen en prisión preventiva con el peregrino y técnicamente monstruoso argumento de que ofrecen peligro de reincidencia.”

    • Fieles a sus raíces franco-fascistas, aplican tenazmente la teoría de Goebbels, ministro de propaganda de Hitler:
      ‘Una mentira dicha una vez es una mentira. Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad’

      • Así es amigo oyecompi…pero no es menos cierto y en vigor histórico en este país desde el golpe fascista del 36 hasta hoy este otro que dice quien a buen seguro tiene muchos correligionarios en este país: Un sistema que domina los principales medios de desinformación no necesita la dictadura” Trump

        Con estas dos de músico y periodista Javier Gallego Crudo:.”La información es poder. Saber que estamos siendo manipulados nos ayuda a luchar contra ello. Debemos tomar conciencia, informarnos y movilizarnos.
        Mientras medios y partidos se dan mutuamente de comer, le quitan al ciudadano la democracia de la boca. La prensa al servicio de sus amos no construye ciudadanía sino oligarquía.”

        Este junto al hacer de los tribunales son la mayor infamia del país….sin olvidar a como dice el filósofo británico y padre del liberalismo Edmun Burke:  “Todo lo que es necesario para el triunfo del mal, es que los hombres de bien no hagan nada”…y aquí yo con mirada política señalo principalmente al PNV…

        Y para terminar no se si quedarme con esta de Einstein: Se selectivo en tus batallas, a veces tener paz es mejor que tener razón….a la que podíamos añadirle esta de él mismo: “La locura no es mas que la acción de hacer siempre lo mismo esperando resultados diferentes” …

        …o con esta otra del escritor Braulio Peralta: “No dudes en perder una batalla si ello te lleva a ganar la guerra”.

        Mi sentencia para ellos: “Lo único que se construye desde arriba es un pozo” Jose de San Martin

        Ondo izan

        Iulen

  2. A pesar que mi nacimiento no fue en Cataluña. Me considero por mi existencia en Cataluña de [más de cincuenta años] y mi descendencia son catalanes, nativos, hijos y nietos.Por tanto estoy convencido que debo defender la independencia de Cataluña. Lo primero por los motivos ya expresados, y lo segundo por que estoy hasta las mísmísimas narices de dictaduras, toda mi vida ha transcurrido bajo el mandato dictatorial, primero por Franco, después por sus herederos naturales. La monarquía, el PP y por que no, el PSOE. Todos defensores de los poderosos, hasta ponernos en la lamentable situación en la que nos encontramos. Por tanto creo que todos los habitantes de Cataluña, tenemos el derecho y la obligación a defender la independencia y la república catalana.

  3. Todos deberíamos sentir la necesidad imperativa de defender Cataluña ante la persecución fascista. Y sobre todo por nosotros mismos. No soy Catalán ni resido allí y sin embargo hoy soy y me siento más Catalán que nunca. Gracias Cristina, gracias Pepito y gracias a todos los comentarios añadidos que mantienen mi esperanza. Sólo espero ver a todos estos fascistas pagar por toooodos sus crímenes y por tanto dolor causado algún día.

  4. Plas, plas, plas (aplausos).
    Tienes la razón totalmente, pero algunos pasamos ya de argumentar y razonar, no sirve para nada. Los sacos de mierda con piernas, no entienden o no quieren entender, o no tienen más capacidad cognitiva, póbrecicos.
    Dios de apiade de ellos, porque si de mí dependiese… … …

  5. ¿Que el Procés ha terminado? Eso será lo que entienden y desean el PP y CIUDADANOS, acallando de modo ficticio las manifestaciones mediante el Art. 155 y con un govern sumiso y a su medida, ignorando el problema real de Cataluña que divide a la sociedad. Pero el cabreo ‘contenido’ no es bueno, porque a la mínima “salta”.

    No entender el motivo por el que no nos unimos en el resto de España a las manifestaciones que se están produciendo en Cataluña, pero no para respaldar su independencia (cuyos motivos comparto), sino para defender las libertades y derechos que paulatinamente se están perdiendo a nivel nacional, y no entenderlo, como digo, es porque, según he indicado en comentarios anteriores, tenemos una izquierda acomodada al Sistema (esto, al menos, es lo que proyectan) y confiando la solución en ganar los próximos comicios con el PSOE. Yo, personalmente pienso que están perdiendo una gran oportunidad sin proclamar una República Española, a la que se unirían los catalanes que ahora tan disconformes están con nuestras instituciones. Y para uno que ayer tuvo las santas narices de (entre tanta estelada) envolverse en la bandera republicana, todos le miraban estupefactos y riéndose.

    Por cierto, “jaimerichart”, te agradeceré me expliques qué significa el ‘TOP’ del franquismo al que aludes, ¿o es un Tribunal de excepción y sumarísimos? Te pregunto porque, esto del ‘TOP’ lo he visto en algunos comentarios y nunca se me ha ocurrido investigarlo.

  6. No os dejéis engañar por los idependentistas. Quieren aparentar que son un movimiento progresista y que van contra el fascismo en general.
    Nada más lejos de la realidad. Se trata de un movimiento completamente alineado con el PdeCat (Convergència i Unió), la derecha de la gran burguesía, la más beligerante contra los intereses de los trabajadores que os podáis imaginar: diseñaron junto a Rajoy la reforma laboral y le ayudaron a planificar e implementar los recortes. Y Esquerra Republicana es un partido de raíces y líderes históricos (y no tan históricos) con ideas supremacistas incluso xenófobas, muy centrados en la “terra”, “la llengua”y en “la tradició i la nació”, y para nada en las personas; se hace difícil describirlos como “de izquierdas”. Juntos forman un tándem de autoritarismo y conservadurismo sócial, a la altura del Partido Popular, al que, sobre todo Convergència, igualan en corrupción.
    Estos líderes independentistas han usado durante años el ingente presupuesto de la Generalitat para crear de forma artificial y machacona, a través de TV3 y los medios subvencionados (todos), una realidad paralela a su medida y el correspondiente movimiento de masas que la sigue. Unos para proteger su culo corrupto, que estaba en peligro por la guerra que se traen con la otra derecha corrupta, el Partido Popular, y otros por el idealismos retrógrado y fascista de la Nació pura catalana. Y de paso dividir, y por tanto debilitar, a las clases trabajadoras, dentro de Cataluña , pero también confrontarlas, con las de fuera de Catalunya.
    Como progresistas, no se puede apoyar semejante movimiento involutivo, fascista y enemigo de las clases trabajadoras.

Deja un comentario