El futuro explica el presente

7
1652

Julio Anguita | El Economista | 04/04/2018

En algunas de mis charlas y conferencias suelo preguntar a sindicalistas y miembros de fuerzas políticas allí presentes lo siguiente: ¿Qué me habríais dicho o hecho si hace veinte años os hubiera anticipado un futuro de trabajo precario, pensiones amenazadas, conculcación sistemática del Pacto de Toledo, inanidad e incumplimiento generalizado de los convenios colectivos firmados, cifras de paro estructural en los jóvenes y además sin horizonte de cambio alguno, etc. etc., etc.? Pues bien ese futuro que dibujaba hace dos décadas ya lo tenemos entre nosotros.

Lo que ocurre es que hace veinte años analistas, estudiosos, parte de la izquierda y del mundo universitario ya lo advirtieron. No se hizo caso. Eran los tiempos de una Unión Europea presentada como el cuerno de la abundancia y de un status económico, social, político, cultural y mediático embriagado por aquella creación de la fantasía escapista.

La realidad político-social de hoy no es muy diferente a aquella de entonces. Es verdad que el debate se hace cada vez más acre y la realidad de una clase dirigente absoluta y escandalosamente implicada en la corrupción y entregada a la tarea de involucionar la vida política, la práctica democrática y el ejercicio de las libertades dan la impresión de que la actividad política y cultural se han centrado en el meollo de la situación de España. Sin embargo, y a pesar de ello, el cuadro tenebroso que se avecina no está siendo planteado con toda su crudeza. Se piensa, erróneamente creo, que este momento actual de franca degradación impulsado desde el poder es lo peor que puede pasar.

¿Qué pensiones van percibir los jubilados de los próximos años? ¿Cuáles son las expectativas para una juventud que ya vive peor de lo que lo hicieron sus padres? ¿Qué Sanidad pública habrá en unos años? ¿Qué Enseñanza pública se vislumbra en el futuro? ¿Qué tejido productivo sostendrá la base económica de nuestro país? ¿Cómo estarán de contaminados y esquilmados los recursos hídricos? ¿Qué situación medioambiental tendremos? ¿Cómo seguirá la violencia de género? ¿Y las relaciones laborales? Son demasiadas preguntas en las que las respuestas que aparecen en la mente colectiva no son nada prometedoras.

Desde ese futuro, más que adivinable, podemos centrar un discurso y una propuesta para hoy en día. Y todo ello con lenguaje claro, riguroso, sin escapismos y sin maniqueísmos decimonónicos. Así la población sabrá a qué atenerse, cómo anticipar los problemas y cómo implicarse en la solución.

7 Comentarios

  1. Señor Anguita: como siempre, ¡¡excelentes reflexiones que nadie ha querido hacerse durante décadas, a pesar de las muchas voces, no sólo la suya, que “predicaban en el desierto”!!!

    Gracias por estar ahí , y no callarse

  2. Pues sí, ¡Excelentes reflexiones !. Cosa que el Sr Anguita lleva haciendo desde la parida llamada “Transición” .Todo un•”teórico” marxista a servicio de la demagogia utilitaria para este Régimen. Porque ha este puto Régimen , de corrupción galopante , le agradaran y mucho las “reflexiones “ del “gran comunista Anguita” porque es un amigo del Régimen y todo sinvergüenza le gusta tener amigos , presuntamente serios y reflesivos,para dar el pego . Y porque en ningún momento, que yo sepa ha criticado ni combatido a este neo franquismo heredado de Franco. Es como aquel vecino que se arrima a una casa en llamas y observando nos dice lo triste y penoso que es para la familia semejante desgracia, y nos relata las perdidas, la cocina el dormitorio, y cosas barias que se están destruyendo a medida que el fuego avanza, Pero todo esto desde una distancia prudencial donde no le alcance el fuego . Mientras algunos vecinos consecuentes se arriesgan a quemar-se pero ayudan a apagarlo . Así es nuestro Anguita que es un fiel representante de su partido el PCE que también practica la “dialéctica” marxista cuanto menos me comprometa , mejor.
    .Debemos desconfiar y mucho de los cuadros dirigentes del PC Español, tiene muy poco de comunistas e izquierdas entendiendo el concepto de izquierdas en sus justos términos, es decir que implementa políticas de izquierda .Porque como se puede ser de izquierdas y legitimar y colaborar incluso apoyar en algunos casos ,a este Estado neo franquista, que sigue cargando crímenes de lesa humanidad y cuya naturaleza neo franquista se está agudizando últimamente con leyes e imposiciones para oprimir al pueblo en general y al trabajador en particular. Al llamado PCE sí que los bancos lo financian porque saben que no es de izquierdas, y no supone ningún peligro saben que solo se dedican a aparentar que son comunistas, y desmotivar a los trabajadores en las ideas auténticamente socialistas. emancipadoras Solo son una referencia apática y malsana para el avance del socialismo transformador, solo son una barrera de obstáculos. Solo son unos vividores de los recuerdos del antiguo PC que tantas víctimas dejaron, y que no se les cae la cara de vergüenza por sus traiciones a la causa obrera y a los mártires del PC que los denigran cada día con sus traicioneras actitudes a la causa socialista.

  3. Yo, lo que nunca he entendido ‘a posteriori’ es que el Sr. Carrillo se retractase de su ideología durante la Transición. Se alega que ante el temor a los fusiles del Régimen franquista decidió hacerlo. Bueno, pudo estar justificado. Porque también el Sr. Iglesias, que hacía apología del comunismo hace años, al día de hoy ha cambiado de opinión y de comunista no tiene ni la coleta, adaptándose a la seudodemocracia actual, para cuyos ciudadanos el comunismo no goza de simpatías. Y es que, no es lo mismo predicar desde el activismo que hacerlo en el Parlamento siendo político, aunque, sigue siendo incomprensible que en el Marco parlamentario no proponga un Referéndum sobre Monarquía-República. Y la sensación generalizada que queda ante la opinión pública es que los dirigentes de PODEMOS se encuentran acomodados en el Sistema, renunciando a futuros e innovadores proyectos. Ése es el peligro. E idénticamente igual sucede con el Sr. Garzón de IU.

  4. Don Julio, nuestros jóvenes de hoy tendrán en un futuro la necesidad imperiosa de coger la escoba y la fregona y limpiar adecuadamenrte la casa que sus antepasados les dejaron llena de mierda.

Deja un comentario