Lágrimas de vergüenza (otra vez)

3
3279
El presidente y su socio

El último barómetro sanitario del CIS nos deja hoy una serie de titulares que no se corresponden en absoluto con la imagen de recuperación económica y estructural que intentan vendernos en los últimos años: “Aumentan los enfermos que renuncian a tratamientos médicos por motivos económicos. 1,8 millones de pacientes. Los profesionales lo vinculan a la ampliación del sistema de copagos, la exclusión sanitaria y la tasa de riesgo de pobreza”; “Cien mil gallegos dejan de tomar fármacos porque no pueden pagarlos”; “Casi 6.000 riojanos renuncian por motivos económicos a tomar los fármacos recetados”; “Casi 3.000 asturianos no toman fármacos porque no pueden pagarlos, pero el Principado es la comunidad española en la que la pobreza afecta menos a los fármacos”, y así todo en las noticias de páginas interiores de los medios regionales escritos.

Y creíamos que este artículo de 2014 habría quedado, afortunadamente, fuera de lugar, y resulta que la situación no solo no está superada sino que ha empeorado.

Lágrimas de vergüenza

Maximiliano Diego | Salud Diario | 11/04/2014

Soy médico; cardiólogo, de esos que ponen muelles a los pacientes cuando sufren un infarto. Nuestro trabajo me encanta, pero recientemente salí del hospital un poco más triste que antes.

Un paciente que ya habíamos atendido previamente ingresó de nuevo con un segundo infarto y, al mirar sus arterias, encontramos que el stent, el muelle, implantado unos meses antes, se había trombosado, provocando un segundo infarto mucho más grave que el primero.

Mientras intentábamos reparar de nuevo su arteria enferma, nos aseguró que seguía tomando sus pastillas, pero la relación entre la trombosis de prótesis endovasculares y el abandono del tratamiento es tan alta que, ante nuestra insistencia, terminó por reconocer que lo había dejado dos meses atrás. La situación es muy sencilla: no tiene trabajo, cobra exclusivamente los cuatrocientos euros de la ayuda extraordinaria para desempleados y el tratamiento le costaba más de cien euros mensuales. Tiene mujer, sin empleo, y un hijo pequeño.

“O comemos, o tomo las pastillas”.

Allí mismo, este hombre se puso a llorar. Lágrimas silenciosas, sin aspavientos. Lloraba de miedo ante la proximidad de la muerte o de algo peor; pero, sobre todo, lloraba de vergüenza, de tener que mentir a su médico porque no se atreve a reconocer que no tiene suficiente para pagar el tratamiento que éste le receta.

Durante el último año, hemos visto esta misma situación en repetidas ocasiones. En demasiadas, creo. Nunca antes, en muchos años de ejercicio profesional, nos habíamos encontrado con algo así. Además, si todo se redujera al dinero, el gasto sanitario que supone una trombosis de stent supera en muchas, muchas veces el gasto farmacéutico del tratamiento complementario.

No es él quien tiene que llorar de vergüenza. No lo es.

3 Comentarios

  1. Otro modo de robo que desconocía: el 901 para concertar Cita Declaración Hacienda.

    No me puedo extender: Ordenador funcionando mal.

  2. Es una vergüenza del todo !coña!! engañan a los gilipollas y x si fuera poco las encuestas le dan ganador al carbón del muñeco .

Deja un comentario