Soy catalana de apellido español y mi abuelo era extremeño. Así empieza el vídeo de Claudia, una joven que ha querido expresar, con tanta claridad como comprensible indignación, su hartazgo con la fauna política que hace del enfrentamiento y la mentira un caladero de votos.

No añadiré nada más para introducir el vídeo por no adelantar contenido y porque la autora se expresa mucho mejor de lo que yo podría hacerlo, y el mensaje es diáfano.

9 Comentarios

  1. Estoy de acuerdo en casi todo menos en ser independentista y/o nacionalista, que ni lo uno ni lo otro lo soy aunque lo primero lo respete en ciertas circunstancias y seguramente hasta me adheriría a ello en las mismas.

  2. Sou minoria a Catalunya els independentistes tocacollons. Deixeu ja de remoure la merda, perquè la majoria dels que us manifesteu i defenseu que Catalunya no és Espanya, ni tan sols teniu arrels catalans. Em fa vergonya veure cóm descendents d’immigrants surten al carrer amb estelades, adoctrinats per quatre il•luminats que interpreten la història com els convé.

    Si seguiu així, rebreu encara més pals dels que ja us han donat les forces de l’estat. O pitjor encara, provocareu un enfrontament entre la població que pot ser nefast.

    A Catalunya es vivia molt bé abans que arribés el salvapàtries de l’Artur Mas com a Crist redemptor i comencés a estendre la ràbia antiespanyola per tot arreu.

    Esteu jugant amb foc. Deixeu d’atiar les flames de l’odi, perquè Espanya mai no es deixarà acoquinar per una minoria exaltada. No ho va fer amb ETA, que eren terroristes, encara menys ho farà per polítics amb deliris de grandesa.

    • Estoy de acuerdo con Alfonso. Yo llevo 39 años trabajando en Catalunya y nunca ha habido estos problemas. Han convivido unos con otros sin peleas y malas maneras. He aprendido el catalán porque lo necesito en mi trabajo, (recepción en una escuela ). Los alumnos/as se dirigen a mi en la lengua q mejor se expresan. Pero esto se está saliendo de madre.
      Nadie habla de los problemas de Sanidad, educación, etc. Sólo están obsesiónados con ocupar los sillones del Parlament. Los impuestos suben pero en los medios de comunicación no se habla de otra cosa

      • Una cosa es aprender el idioma de donde has ido a vivir por respeto y educación y la otra es porque no hay mas remedio: dos actitudes bien diferentes…

  3. Muy bién Claudia! Tienes toda la razón del Mundo! Gracias por expresarla!

    Los únicos que desean qué haya una división, o enfrentamiento, en la sociedad catalana son los que tu dices. Intentan practicar lo de DIVIDE Y VENCERÁS
    Aquí, en Catalunya, ya hemos sufrido una división entre los descendientes de los “ganadores” y los de los perdedores y sometidos del 36-39.

    Nunca he conocido a nadie que segregue a sus amistades por el origen del apellido, ni por su origen ni el de sus antepasados. Lamentablemente ahora algunos están intentando qué esto suceda pero deseo qué no lo consigan. Basta Ya!

    Salud

  4. Empieza no siendo exacta…más bien mintiendo y metiendo a todos en el mismo saco menos a los que a ella le interesan.Me parece un video claramente partidista…aunque también puede ser que para hablar de según quién se haya leido los panfletos de Inda.No,no todos son iguales,y ella mete e iguala a Podemos con el PP,C’s o Psoe…asi no.En fin,que parece que todo vale para algunos.Esa es la forma de hacer política del régimen,y parece que ella se ha contagiado.Cuando haga un video imparcial,me lo pasáis,este no me interesa.
    Y que quede claro que soy partidaría del derecho a decidir,por si las moscas.

  5. Bastante de acuerdo con Julia, no lo dije porque no me apetecía discutir pero no me puedo resistir más y además…que discuta ella 😛

  6. A mi me pasa una cosa muy parecida a esa chica. Por lo que no voy a contar mi historia personal. En cambio me han gustado sumamente los comentarios de un tal Alfonso que no puedo evitar comentar un poquillo:
    Primero dice que los independentistas son minoría. Bueno eso es el mantra de la Inesita “Lady Odio” porque lo mires como lo mires, de momento, la mayoría delos Catalanes son independentistas. Y ese es el problema del club del 155: no salió la famosa mayoría silenciosa del 21 de Diciembre y por ello hacen todas esas gesticulaciones histéricas. Creían que iban a gobernar Catalunya y les ha salido el tiro por la culata. Tienen que hacerlo por obra y gracia del 155, o sea dando un golpe de estado.
    Le da vergüenza que salgan hijos y nietos de inmigrantes con la estelada? Eso es un argumento etnicista que revela que el texto en realidad ha sido escrito por un tabernícola primitivo. Es precisamente una gracia que tiene el movimiento independentista y una cosa que demuestra que va mucho más all´de las tonterías racistas: hay de todo, Catalanes de siempre e inmigrantes e hijos de inmigrantes de siempre, todos juntos con un mismo objetivo: salir del estercolero.
    Las amenazas de más palo son un lenguaje digno de la Legión a la cual debe de hacer sus reverencias el señor Alfonso.
    Rabia anti-española: otra ridiculez. No existe. Sí existe un hartazgo de que todo lo que decida el gobierno del Imperio vaya siempre en desfavor de Cataluña. El señor Alfonso debería sacarse la ojeras e informarse un poco de lo que pasa realmente. Por ejemplo, debería saber que el estatuto, lo laminaron sus amigos del PP y que el ahogo económico de Cataluña es obra de todos los gobiernos españoles. Además, su rabia es ridícula porque él, el señor Alfonso, es uno de los perjudicados, aunque se drape de la rojigualda y vaya gritando “a por ellos”. También añadiré, al hilo de su comentario, que Mas no hizo nada más que subirse en un carro que ya estaba en marcha.
    Bueno y acabo, cuando habla de odio, es posible haga una proyección. Basta ver las actitudes de los integrantes del partido del IBEX para darse realmente cuenta de qué es el odio. Un detalle: el primero de Octubre, un chico fue a votar, envuelto de una rojigualda. No le pasó absolutamente nada. Al contrario, le aplaudieron por votar (y votó exactamente lo que le dió la gana). En cambio, las agresiones FÍSICAS a gente discrepante se dan en reuniones y mítines de agrupaciones que se llaman “unionistas”, “no-nacionalistas” y demás “constitucionalistas” que en realidad son los que han fomentado la “desunión”, que profesan un nacionalismo español muy próximo al falnagismo y que se pasan día si y día también las leyes por el forro.

  7. De acuerdo con usted Albert.
    Solamente por este camino de respeto al pueblo recuperarían los socialistas, y hablo con muchas dudas, algo de su vieja y dilapidada herencia y los seguidores de organizaciones como Ciudadanos podrían salir del armario para hacer decentemente identificable su fascismo.
    O España recupera su vieja ambición republicana o seguirá siendo una explotación ganadera. 
    Esto nos conduciría a un nuevo escenario político que no sólo restauraría la justicia social –o al menos le abriría un cauce valioso– sino que tendría un papel de incitación en otros países, principalmente europeos y mediterráneos, uncidos a regímenes de explotación crecientes mediante la dictadura globalizadora. Ya no nos valen ni medias palabras ni medias ideas. 
    Hay que actuar con eficacia en pro del cambio de modelo de sociedad. Rodeados de fascismo por todas partes, que se cobija en su mayor parte y arteramente en partidos institucionales, hay que buscar un hilo eficazmente conductor en el laberinto. En definitiva se trata de que el futuro advenga con un orden muy consciente de su navegación y con ahorro precisamente de mucha sangre, que hoy corre desbordada en todos los cauces de la globalización. No podemos contar con la clase dirigente, hoy formada por plutócratas, ni con izquierdistas con el corazón cambiado de hemisferio, ni debemos escuchar a retóricos de medio pelo, ni hermanarnos con trabajadores excluyentes de sus hermanos, ni renunciar a la constante denuncia de organizaciones que funcionan en los desagües de los Estados porque se saben protegidas por leyes sinuosas e intereses de casaca bordada. Hay que hablar simple y honradamente para demostrar de una vez que a los españoles, ya no nos pasa eso de «que no sabemos lo que nos pasa». Sabemos perfectamente lo que nos pasa, pero hay que ser ficha en el juego. Hay que estar ahí. ¿Y cómo lograr en España todo esto sino es amparados por nuestra fuerza de la calle insumisa?
    Una paradoja más de este pueblo convertido inmemorialmente en colonia de sí mismo. Quizá los sucesos de que soy testigo sean los que me devuelven la esperanza al ritmo de “L’Estaca”, esa marsellesa de mi querido Lluis Llach, «un home de bé».
    España siempre temerosa de perder a los vascos o a los catalanes como el único motor de vida en España. Solamente un dato que confío a mi memoria de lector impenitente: cuando se produjo el «Alzamiento» el saldo de la deuda financiera de Madrid respecto a Catalunya daba un resultado favorable de 12.000 millones de las antiguas pesetas en favor de la tierra catalana, que convirtió en ciudadanos conscientes a millares de inmigrantes de Andalucía o Extremadura. Madrid se ha dedicado durante siglos a fabricar funcionarios. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.