Santiago Alba Rico

Si hay un motivo por el que los inscritos deberían votar en contra de Iglesias y de Montero en el referéndum que han convocado es -precisamente- por haberlo convocado. De todas las cosas que han hecho mal ésta es sin duda la peor, la más infantil, la más irresponsable y la más dañina para el proyecto que encabezan.

No habían hecho nada ilegal comprándose un chalet de 600.000 euros en un barrio pijo; y, si al hacerlo libremente y con conocimiento de las consecuencias, eligieron distanciarse de su discurso original y perder un puñado de votos, debían haber afrontado esa decisión con un poco de naturalidad o de cinismo. Se pueden perder votos defendiendo principios o renunciando a ellos. En este caso, esos medios de comunicación que -es verdad- invaden la intimidad de Iglesias y Montero, los acosan y procuran arrojar fango sobre Podemos, no pueden acusarles desde luego de “populismo” y mucho menos de “electoralismo”. La pareja dirigente ha sido generosísima con el enemigo y, sin que nadie los empujara, ha expuesto al hacha su costado más vulnerable. Cierto: España no los ha sorprendido robando cremas ni maltratando a un mendigo ni drogándose en un garito. Los ha sorprendido jugando a las casitas (no al monopoly) como una feliz pareja que va a tener mellizos y que trata de consolidar un “proyecto de vida”. Los ha sorprendido pidiendo una hipoteca, endeudándose, administrando por anticipado el patrimonio familiar. Nada de eso es reprobable. Pero los ha sorprendido también dilapidando una vez más el patrimonio del partido del que son símbolo máximo y dirección indiscutida. Dilapidando, si se quiere, el último patrimonio: el principio que aún les diferenciaba de los otros políticos y según el cual -eso defendemos- “las palabras atan”. Iglesias y Montero se han “desatado” política y materialmente de sus propias palabras mediante una decisión personal que ahora quieren politizar y cargar sobre el conjunto de los inscritos.

En todo caso, que Iglesias y Montero se “desataran” de sus discursos, aún entrañando un daño severo, no hubiera sido irreparable. Se podía haber digerido. La opinión pública podía haberlo perdonado u olvidado, como todo, tras un pequeño escarmiento. Peor ha sido el modo en que han reaccionado -ellos y buena parte del aparato podemita- frente a las críticas, unas veces manipuladoras y malévolas y otras no, de los periodistas y de los medios de comunicación, pero también frente a las reservas de los propios simpatizantes. Como ocurrió ya antes de Vistalegre II, Iglesias, Montero y su aparato han elegido cubrir sus vergüenzas matando al mensajero, cerrando filas y criminalizando, como cómplices del “sistema” y hostiles a Podemos, todas las objeciones y todos los matices, incluso el debate mismo. “Desatados” de los principios enunciados, se vuelven a atar así a la peor tradición izquierdista, la que fue dejando a los viejos partidos aislados en sectas numantinas, victimistas y cargados de razón, cada vez más alejados de las mayorías sociales, fatalmente acostumbradas a identificar a la izquierda -aún más que al catolicismo- con el fanatismo, la inquisición y la diabolización del enemigo.

Pero incluso esa reacción sectaria  -siempre pendiente abajo- podía haberse saneado y  superado con una pequeña sangría de votos. Lo que cruza un umbral sin retorno, más y más abajo, es el disparate de la consulta a los inscritos, muy justamente reprobado por Teresa Rodríguez, Daniel Ripa o Kichi. Frente al paradójico anti-electoralismo de la compra de la casa -que “desata” a Iglesias y Montero de sus palabras- la consulta plebiscitaria es un gesto irresponsable de “populismo” interno que, a fuerza de interiorizar la polémica, anuncia un suicidio por introspección caudillista. Parece mentira que Iglesias y Montero, dos personas extraordinariamente inteligentes, prefieran seguir huyendo cuesta abajo y no sólo defiendan la consulta, sino que lo hagan en tono desafiante como “un gesto valiente y democrático” mediante el cual, en lugar de “aferrarse al cargo”, lo estarían poniendo “a disposición de las bases” del partido. Nadie puede reprochar a la pareja -a la pareja sentimental- que se compre una casa y quiera lo mejor para sus hijos. Ahora bien: como pareja dirigente, lo valiente habría sido no comprarse la casa o defender luego la decisión sin alharacas y sin matar al mensajero o incluso haber abandonado el cargo por coherencia; lo que, desde luego, no es valiente es sacudirse la responsabilidad cargando sobre los inscritos -cuya fidelidad peronista se da por descontada- este irresponsable lavatorio de manos y pretendiendo además que se está “dando la cara”. Se “da la cara” ante los propios principios o ante los cinco millones de votantes. Las consecuencias de esta iniciativa son más que destructivas. Se devalúa el mecanismo democrático de la consulta degradándolo a programa de televisión basura (un Gran Hermano pero con menos audiencia) o a ceremonia plebiscitaria de culto a la personalidad, como las que refrendaban a Ben Ali en Túnez o a Franco en la dictadura, pero a escala pandillera o de patio de colegio, sin obtener a cambio más poder real que el de manejar personalmente un aparato y erosionar un proyecto. De hecho, si no se revisa la decisión con sensata urgencia, esta consulta inhabilitará para siempre ese mecanismo democrático y consagrará a Podemos, que quiso acabar con el del 78, como un “régimen” -de juguete y bicaudillista. La pareja dirigente comenzó hace una semana comprando una casa contra el “populismo” de los principios y acaba esta semana comprando un patio de colegio, con el peor cesarismo, contra el partido mismo y sus -ya menguadas- capacidades transformadoras.

En un excelente artículo Juan Carlos Escudier escribía el lunes pasado: “la ingenuidad es una virtud admirable, un chapoteo feliz en la inocencia que se agota con el tiempo; el infantilismo es una necedad de los adultos que debe corregirse antes de que se convierta en incurable”. Podemos ilusionaba con una ingenuidad performativa que estuvo a punto de cambiar el país; después desilusionó, en una vertiginosa madurez no muy hermosa. Ahora avergüenza. Se puede apoyar sin ilusión y con desgana -contra todos los otros partidos y en un momento de mucho peligro- una fuerza insuficientemente democrática e insuficientemente lúcida. Sin ilusión y con desgana; y hasta con la nariz tapada. ¿Pero muerto de vergüenza? No estoy seguro. Por todos los votantes o simpatizantes otrora ilusionados, por todos los compañeros que siguen dentro intentando enderezar el entuerto, por esta España volcada ya hacia la Europa más negra, Iglesias y Montero deberían dar marcha atrás y desconvocar responsablemente la consulta.

Iglesias y Montero no han sido sorprendidos robando dinero ni maltratando a un mendigo. Es verdad. Pero sí quizás robando ilusiones y maltratando un proyecto. Que dejen de hacerlo, por favor. No podemos permitírnoslo.

24 Comentarios

  1. Vergüenza, ciertamente, es la que paso yo cuando leo estos posts. Un coctel de retórica donde se quiere decir lo que no se dice y se dice lo que se querría ocultar y no decir, a poco que leamos entre líneas. La vergüenza parece ser que la produce el acto de convocar una consulta, en una era telemática que permite la participación de todos los afiliados y registrados de Podemos (!?), o vergüenza es la que, en opinión del postulante, sienten Pablo e Irene, o la que sentimos los simpatizantes, afiliados o registrados de Podemos. Sorprendente. Utiliza más energía y píxeles el articulista en censurar la consulta que en defender a los compañeros del tremendo ataque de la derecha mediática, que ha montado su vomitivo aquelarre particular contra ellos como referente personal del proyecto de Podemos. Decepcionante. En el suceso, nada nuevo en la actividad de la derecha, lo novedoso es que aparezcan los Kichis (los que condecoran vírgenes, reciben a Rajoy bajo palio y bendicen la fabricación de fragatas para la la guerra) a reivindicar un purismo revolucionario asceta según el cual miles de afiliados, registrados y simpatizantes no cabrían en Podemos salvo que aporten un certificado de mendicidad. Con su conocida capacidad dialéctica, podría haber reflexionado el articulista sobre si existe alguna doctrina de solidaridad y progreso social o líder revolucionario que haya sostenido que en una sociedad de trabajo-consumo-trabajo uno no puede dedicar su tiempo, trabajo y esfuerzo personal a hipotecarse los idem para comprarse una cosa u otra, en el plano de su libre voluntad personal, o en si es que, mecanicamente, germina más conciencia revolucionaria en la vida en condiciones de precariedad en vivienda u otras cosas, (y de ahí los 40 millones de votos de Podemos), o, recordando si Marx, Engels, Lenin, Fidel, El Che…, que eran de familias pudientes o bien situadas, fueron revolucionarios flojos y no dieron su tiempo y vida por un mundo mejor. Hecho en falta un hilo de reflexión sobre si acaso el “referéndum” búlgaro o cesarista que ahora se denuncia no ha sido provocado por algunos/muchos puristas de Podemos con la actitud de concurrencia, aceptemos que ingenua, pero objetiva, con la derecha mediática fascista, llevando a dos personas, símbolo y referente de Podemos, al borde de la muerte no ya política sino incluso civil, y si ello no es buen contexto para que las miles de personas que creemos en el 15 M y en la propuesta de progreso social y regeneración antisistema del “sistema” reivindiquemos con nuestro apoyo expreso esos referentes personales de Podemos encarnados en Pablo e Irene, a quienes lo que se les debe exigir y se va a votar es su gestión y limpieza moral, y no si tienen derecho o no a comprase una casa hipotecándose 30 años, dilema que resultaría de una simpleza insultante para la inteligencia media. Por otra parte, se me escapa de dónde viene lo del estilo de vida “pijo” por comprar una casa de 600 mil euros,cuando un piso de 40/50 m2 cuesta en Madrid 200/300 mil euros y una casa en cualquier urbanización o pueblo periférico 400 o 500 mil. Prefiero pensar que el ariculista anda flojo de conocimientos inmobiliarios y no que anda sobrado de mala fe y demagogia de andar por artículos. Imagino que el articulista vivirá en ciudad o en el campo, según su preferencia, y ello per sé no califica su condición moral de revolucionario o pijo. En fin, demagogia, mucha, y trufada de superchería y retórica de la mala, con una pretendida doctrina pontifical del ser puro que nos ilumina sobre el mundo y sus pecados. Imagino que en Vistalegre III (si lo hay) todos estos que están cuestionado a sus propios compañeros y los han puesto a los pies de los caballos y de la derecha mediática mafiosa por miserables luchas internas, presenten como programa político el ascetismo, y la mendicidad como mérito para el acceso a los puestos dirigentes.

    Pdta.: No soy afiliado ni registrado en Podemos, aunque sí simpatizante, por lo que no voy a votar. Pero desde la transición me encuadro en la izquierda (LCR, POUM, AC y por ahí) y actualmente independiente y si acaso en la corriente de los anticapitalistas en Podemos. Sin embargo, llegado este momento, me importan una higa las luchas internas, ya que lo que me concierne como persona de izquierdas es que estas luchas amenacen lo mejor y más bello que hemos conseguido desde la transición, después de llevar años y años sin levantar un gato por el rabo. Los discursos de SAL y otros puristas llevamos leyéndolos más de 20 años, con magro resultado práctico; los resultados de la actividad política de Podemos, sin embargo, ya son una realidad en la representación político-social y en muchos ámbitos de la sociedad civil.

    Salut y República.

  2. Gracias jm.
    Me has ahorrado contestar al articulista pues coincido al 100 % con tu análisis.
    Yo sí soy inscrito y votaré por la continuidad de Irene y Pablo.
    Salud y República

  3. Estoy de acuerdo con JM hizo un relato preciso y no como el articulista que prefirió sumarse à la máquina del fango. Por suerte en Podemos hay gente muy coherente que votarán por Pablo e Irene que representan la decencia y la dignidad en política

  4. Favor de dejar de joder con vuestros análisis desde el rencor, que no son otra cosa. Pablo e Irene no han hecho nada dañino para el partido. Lo que hacéis vosotros si que hace daño. Si tu no puedes comprarte una casa pues alegrate por quien si puede. Alba Rico y Paco Bello dejaros ya de dar la turra. Que gran favor hacéis a los peperos con vuestra pólvora puritana. Que conste que soy simpatizante y ademas extranjero sin voto.

  5. Gracias, Santiago y Paco, por defender el Podemos en el que creímos. Son el resto de intervenciones «corporativas» las que muestran que aquí hay dos proyectos incompatibles.
    Y lo que parece imponerse es más de lo mismo. No va a ser mi voto el que sustente el pago de la hipoteca del chaletón. Los currelas de Vallecas deberían entender que viven en un barrio donde no se puede educar «adecuadamente» a sus pobres hijos…

  6. Gracias por el buen trabajo que hacéis, en favor de vuestros amos, sois el vivo reflejo del buen esclavo, el mal recuerdo de lo que no debe ser el periodismo

  7. De acuerdo con Ssnti, y si cada día mas alejada de Podemos, me fuí dedpues de ver como se pasaban el voto en Vistalegre2 por el forro haciendo con el PSOE todo eso que se supone no ibamos hacer. Lo de el chalecito, ha sido una vez mas una de esas cosas sobre las que Pablo tantas veces nos advirtió cuando aún podía ser él mismo.
    Y no es lo malo comprarse la casa que uno quiera, es mas grave abandonar en las narices de la gente que te vota el barrio donde les ves sufrir, trabajar, avanzar o lo que sea. Y lo que nadie parece ver, que a mi me preocupa, es el contrato de Hipoteca por 30 añazos con un banco aunque sea indepe. Creo que sabeis lo que pasa con los bancos. Lo primero es que no te dan una hipoteca si no tienen claro que la vas a pagar. En principio todo el mundo habla del sueldo de los dos como politicos. Entonces, ¿ tan seguros estan de mantener ese sueldo y ese puesto politico en el paso de los años? . Y no hablamos de ser ingeniero sino de la politica una profesión poco estable menos si eres del PP que está claro que no hay quien les quite del medio. Además de esa seguridad en el tiempo, me gustaría saber en que otras condiciones hipotecarias han caido para que les den unas condiciones beneficiosas. Y por cierto tal y como funcionan las cosas con los bancos. Y a lo que nos han acostumbrado, ¿ nadie piensa que en cualquier momento le hacen un 155 o algo así a ese banco indepe tan majo, y acaba en manos del Santander, lo que quiere decir que la hipoteca de Iglesias Montero acaba siendo de Patricia Botín esa que ya le prometió condiciones inmejorables para mantener Podemos?
    Por que sí mucho hablar del chalecito de marras y de amor imperecedero pero nadie habla de el banco y todo lo que conlleva una hipoteca de esas de las que ya nos advirtió Pablo cuando aún nos enseñaba a abrir los ojos.
    Y bueno lo de la consulta con carita compungida de nos sentimos perseguidos a mi me da pena. La verdad. Verguenza ninguna, pero me da pena que hayan llegado a caer en esa autocomplacencia de decidnis cuanto nos quereis. Os habeis hipotecado, y el banco dice que lo valeis pues ya está co.. Me compro una casa así y así por que yo lo valgo y ahora a trabajar y punto.
    ¿ Sabeis lo peor? Que ka gente critica con todo, con el sistema, con los politicos, con todo que confiamos en que podíamos hacer algo, conseguir algo y llegar donde están los poderosos sin caer en sus vicios estamos viendo que no es posible. Todo está cortado comprado y vendido y desde abajo tal como está la sociedad no se puede quitar del medio a quienes nos estrangulan.
    Lo peor es que ya han ensuciado la esperanza de que un movimiento politico pueda cambiar las cosas.
    Ahora da pena Podemos en vez de un grupo de luchadores , parece una religión donde el amado Lider les pide reconocimiento cada vez que cojea un poco. Y ¿ sabeis? a mi me sigue cayendo bien Pablo y tambien Irene pero hace tiempo que ya no me representan , ni me dan confianza para seguir. Desde vistalegre2.

  8. Poca gente habla del código ético de Podemos. En ese código ético se estableció un límite de 3 veces el salario mínimo interprofesional para los salarios de Podemos. Nadie emitió opinión en contra. ¿Y por qué –y para qué– se estableció ese límite?. ¿No sería con la idea de establecer unas pautas de comportamiento general, más allá del salario en sí?. ¿Entrarían, pues, en esas pautas de comportamiento, la adquisición de viviendas con hipotecas de 500.000 €?. ¿Cuánta gente –esa “gente” a la que dice representar Podemos– se puede permitir eso?. Me atrevo a pensar que solo una minoría. Es por eso por lo que creo que han incumplido el código ético. Tanto Irene Montero como Pablo Iglesias y toda la cohorte de personas que han considerado esa acción como válida se han olvidado olímpicamente de tal código.

  9. Conocidos los artículos de SAR sobre la invasión de Libia creo que no merece darle cancha a este opinador. Disiento de la opinión de quienes le apoyan y les invito a que conozcan a SAR.

    • De La Haine 10/07/2016
      “Algunas frases inolvidables de Santiago Alba Rico:
      «La intervención de la OTAN en Libia salvó vidas.»
      «No es la OTAN quien está bombardeando a los libios sino Gaddafi»
      «No creo, sinceramente, que la OTAN vaya a invadir Libia» A las dos semanas de decir esto, la OTAN ya estaba invadiendo y machacando Libia.
      «[La OTAN] ha bombardeado muy poco Libia con el propósito de alargar la guerra y tratar de gestionar una derrota del régimen sin verdadera ruptura con él»
      Sobre los acontecimientos de Ucrania dicho personaje acaba de publicar un artículo titulado “Podemos en Ucrania” en el que afirma entre otras lindezas lo siguiente:
      “En Ucrania no ha habido un golpe de estado ultraderechista; hubo una rebelión, un “movimiento muy amplio y espontáneo de los ciudadanos indignados”
      En el citado artículo llega a afirmar que no ha habido golpe, el Gobierno de Yakunovich ha caído por la “espontánea, heroica y desesperada acción de miles de ucranianos“.
      «EEUU nunca ha intervenido tan poco, lleva diez años sin intervenir militarmente en ningún sitio»”
      Texto completo en: https://www.lahaine.org/la-indecente-critica-de-santiago

  10. A mí me parece q este asunto es una mera táctica electoralista y q la opinión del articulista está llena de retórica afectiva

  11. Para todos los que se consideran poseedores de las verdades eternas, estoy e acuerdo con jm (en el próximo Congreso presenten como programa político el ascetismo, y la mendicidad como mérito para el acceso a los puestos dirigentes).

  12. Es curioso que “Pepito Grillo ” reproduzca aquí este texto. Vaya con el “vociferante vocero” .Jajajaja .Un oportunista más.

  13. No sé si lo dije –lagunas/lapsus de la depre–, pero si lo repito tampoco pasa nada.
    Aunque siempre me sentiré unido a la izquierda (una vez más: María Antonia Iglesias: “No hay nada más estúpido que un currito votándole a la derecha”), no puedo aceptar (ni comprender) las aspiraciones burguesas de alguien que dice representar a los pobre y humildes. No me cuadra, por mucho bla-bla-bla de fino oro que pretenda defenderlo.
    Por mí, fin del tema.

    Y como decían Tip y Coll, la próxima semana hablaremos del Gobierno (y del poder y valor, terapéutico, por relajante y ansiolítico, del… “me cague en Deu en la creu i en la molt puta mare de Deu”).

    SALUT.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.