En un titular, por extenso que sea, no caben todas las barbaridades e idioteces que ha dicho de un tirón este ridículo y patético personajillo solo en esta última ocasión. Pero no es esto lo que tendría que preocuparnos a estas alturas. Lo que tendría que preocuparnos y avergonzarnos es que un individuo de este pelaje: un payaso tétrico, un bufón insufrible, pueda llegar a ser portavoz de una comunidad de vecinos. Tanto más si el papel que desempeña es el de portavoz del gobierno de un país de cuarenta y tantos millones de habitantes.

Insisto, no me importa tanto el disparatado comportamiento de este hombre –un comportamiento que solo se explicaría racionalmente si obedece a alguna patología mental o al abuso de sustancias estupefacientes, aunque no sé si es el caso– como el de los votantes de su partido, que son los que legitiman su presencia y degradan hasta niveles nunca alcanzados el ya de por sí triste panorama de la política española.

De lo que estoy seguro es de que no hay sociedad que merezca esta degradación, y también de que esta gente no puede continuar ni un minuto más al frente del Gobierno.

22 Comentarios

  1. ¿Está usted Sr. Grillo seguro de que en estos momentos rema en dirección y/o sentido contrarios al personaje de su artículo?

    • Me pregunto (y muy a menudo estos días) por qué la gente hace preguntas que (al menos para mi) no parecen tener sentido, o bien sí lo tienen porque demuestran un desconocimiento TOTAL de ‘a quién’ sus preguntas y, por desgracia, mucho más desconocimiento del que debería(mos) tener a estas alturas de nuestra historia como país. Me voy conteniendo día a día, en parte, porque trato de entender los sentimientos que mueven a algunas personas (de las que tengo alguna referencia sobre su trayectoria, y porque nadie es perfecto, por suerte) a decir lo que dicen, desde el corazón más que desde la cabeza, pero hay veces en que ya una se cansa de leer siempre las mismas frases.

      Que no se trata de tener un derecho a comprar con el dinero bien ganado una casa, un coche o lo que le da la gana a quien sea; de lo que se trata es de otra cosa que no se quiere (o no se puede) entender. Y si yo fuera Paco, Pepito o perico de los palotes, cerraría las puertas a tanta incapacidad de entendimiento.

      Me viene a la memoria el ‘Mito de la caverna’ de Platón. Quizá sería bueno que diéramos un repasito a determinadas lecturas (empiezo por mi misma) y nos dejáramos de tanta abstención crítica que, dicho sea de paso, es completamente imprescindible (digo que es imprescindible la crítica, por si alguien no consigue leer lo que digo). Porque ya es grave que alguien llame la atención al señor Grillo comparándole con el nefasto personaje del vídeo.

      Y, otra recomendación (aunque me lluevan críticas a porrillo): no estaría nada mal que todas las personas que se atreven a decir cosas similares se dieran una vuelta por al historia de Iniciativa Debate, desde sus inicios, o busquen la referencia del creador de esta página, a ver si así se dan cuenta de las barbaridades que han llegado a decir. Y conste que no siempre estoy de acuerdo con él, pero, ya les vale a unxs cuantxs… una cosa es diferir, no estar de acuerdo, otra, imposible de digerir es que le comparen a él y a la página con aquellos a los que se ha enfrentado, con extremada dureza a veces (pero con toda la razón), desde siempre.

      Repasemos lecturas y la historia, no nos vendrá mal a nadie.
      Salud.

      • Hostilidad de los medios contra Podemos Vicenç Navarro (parte)
        “La hostilidad llega ahora a su extremo con el intento de destrucción de la dirección de Pablo Iglesias e Irene Montero
        No hay otro caso de hostilidad más masiva y orquestada contra una figura política en España que la que se ha manifestado contra el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, un ataque personal sin límites. Y la causa de ello es que este dirigente es el que, de una manera más consistente y coherente, ha defendido unas políticas factibles alternativas a las que se han estado imponiendo a la población por parte del establishment político-mediático del país, y que han causado la mayor crisis social que ha vivido el país desde que se inició la democracia. Un ejemplo de ello se está dando en estos días, cuando Podemos está impulsando una propuesta de ley para que se resuelva el enorme drama de la vivienda, posibilitando que los ayuntamientos y otros niveles del Estado puedan regular el precio de los alquileres. Y es en este contexto cuando aparece el “famoso escándalo del chalet”. En realidad, el establishment político-mediático lleva tiempo intentando destruir a Pablo Iglesias, estereotipándolo y presentándolo como una figura rígida, dogmática, caudillista y otros atributos, en busca constante de figuras alternativas en Podemos que consideran más afines y moldeables. Este es el background del famoso caso del “chalet”. Quisiera aquí añadir una nota personal. He conocido a muchos dirigentes de fuerzas progresistas en muchos países a lo largo de mi vida. Y Pablo iglesias, al cual conozco desde hace tiempo cuando no era todavía una figura política, siempre me impresionó por su compromiso político, valentía, integridad y vocación de servicio hacia el bienestar de las clases populares, cualidades que no quedan disminuidas un milímetro por haberse comprado una casa, dentro de un pueblo tranquilo, por la cual paga 800 euros al mes (más los 800 euros de su compañera Irene Montero, otra persona a la cual ya también se intentó destruir cuando presentó la moción de censura al PP). Tengamos claro que la compra de una casa no es el tema. El tema, sin más, es el intento mediático de destrucción de la dirección de Podemos. La constante persecución contra Pablo Iglesias y ahora Irene Montero en su vida cotidiana (vida que está escasamente protegida en el barrio madrileño donde viven) les expone (peligro que asumen cada día) y que no pueden imponer a sus hijos. Dejar un barrio popular no implica ningún abandono de las clases populares que lo habitan. Es poder hacerlo mejor en condiciones de mayor seguridad. El fascismo está vivo en España y vive en plena libertad con la ayuda de las cloacas del Estado y sus periodistas. No hay ningún otro ejemplo hoy en la Unión Europea de los Quince en el que se haya llegado a tal nivel de bajeza y mezquindad. Y es sorprendente el silencio y falta de protestas por parte de las grandes figuras del mundo intelectual español en cuanto a esta situación. De ahí que, como respuesta, sería bueno que hubiera un voto masivo a favor de la continuidad de Pablo Iglesias e Irene Montero, lo que sería también un voto masivo de protesta en contra del comportamiento profundamente antidemocrático de los medios de desinformación y propaganda que dominan el panorama político y mediático del país. De ahí que invite no solo a los votantes e inscritos de Podemos, sino a todas las personas de sensibilidad democrática a añadir su voz a la protesta frente al intento de asesinato político-mediático que estamos viendo. Ha sido una constante en la cultura mediática del país mostrar una gran hostilidad hacia los dirigentes de las izquierdas. Esta agresividad ha alcanzado su máxima expresión en el caso de Pablo Iglesias. De ahí la necesaria movilización social denunciando esta represión mediática resultado de una falta de diversidad y cultura democrática en el país, en el que las fuerzas progresistas carecen de medios para poder mostrar y denunciar estos comportamientos. Y a eso lo llaman democracia.

        • Es muy cansino todo esto, pero te respondo con un escrito que sale de dentro mismo de la organización. Conste que para nada se difiere de la realidad sobre acoso y derribo mediático y personal sobre Podemos y sus dirigentes (casi todos), todo eso es más que cierto, y sigo insistiendo en que el problema, ahora, no es la compra de una casa con un dinero legal y honradamente ganado, sino las consecuencias de lo que mucha gente consideramos ‘errores’, ‘falta de previsión sobre las consecuencias’, etc., porque es notorio el nivel de inteligencia que tienen la media de los dirigentes del partido, por eso mismo se entiende menos que se prevengan esos ‘derrapes’ y ciertos hechos se sirvan en bandeja de plata a sus detractores.

          Supongo que tu, Anonim, eres de Podemos. Yo también. Podemos es un grupo de gente que ha formado un Partido Político, no un ‘club de fans’. Y un partido que no acepta la crítica no sirve para un cambio social, por eso mismo estoy muy cabreada. Y con esto termino, porque me duele lo suficiente como para no seguir dando cancha al morbo ni tampoco quiero caer en provocaciones que no llevan a nada bueno. Y conste que no estoy ni atacando ni defendiendo a nadie dentro del partido.

          “Nada descubro si afirmo que no ha habido en este país una persecución mediática tan despiadada como la que ha sufrido Podemos desde que apareció en la escena política. Y muy especialmente nuestro secretario general Pablo Iglesias. Pero la hostilidad de la ‘caverna mediática’ y sus pseudo periodistas vinculados con las cloacas del Estado -aunque también de otros medios supuestamente “serios”- en torno a la decisión de Pablo Iglesias e Irene Montero de comprarse un “chalet” ha alcanzado, durante las últimas semanas, niveles de ruindad difícilmente superables. Supone, además, una intromisión en su vida privada intolerable. Una forma de acoso, convertida luego en señalamiento por los militantes del partido ultraderechista VOX en la puerta de su nueva casa. Ningún líder político debería padecer un señalamiento semejante, una violación de su intimidad como esta. Me duele que dos compañeros de mi partido hayan tenido que pasar por algo así.

          Pero, ante el aluvión de disparates obscenos que se han dicho y publicado en torno a la nueva casa de Pablo e Irene, creo imprescindible separar bien dos cuestiones muy diferentes: por un lado, está el debate suscitado en torno a la decisión de comprarse esa casa, debate en el que no he querido ni quiero entrar porque es una decisión estrictamente personal, que solo a ellos compete. Insisto en que la información que han dado los medios de comunicación de la derecha sobre el tema, ha constituido una violación repugnante de la intimidad de mis compañeros, tras la que se esconde la inequívoca intención de hacer daño a Podemos. No hay duda sobre eso. Por su parte, los medios de comunicación más rigurosos, se han limitado a informar sobre el debate, especialmente a raíz de la carta publicada por el alcalde de Cádiz, José María González, Kichi.

          Cuestión muy diferente es la consulta a los inscritos de Podemos, convocada unilateralmente por el Secretario General, sobre si Irene Montero y él mismo deben continuar al frente de sus cargos. Esta convocatoria constituye una cuestión política que afecta a nuestra organización, y por eso me he pronunciado públicamente sobre ella desde el primer momento.

          La consulta me parece una decisión equivocada. Y lo digo desde la lealtad a mi organización. Desde la lealtad exigible a una militante, que además ocupa un cargo público. Desde la lealtad al proyecto político y a los valores y principios que encarna Podemos.

          En ocasiones, en aras de esa lealtad hay que manifestar críticas o diferencias con otros compañeros. Debatir sobre discrepancias políticas es también lealtad al proyecto. Pero lamentablemente, en el tema que ahora nos concierne, hemos sido varios los compañeros que hemos recibido reproches, públicos y privados, por parte de un círculo de afinidad al Secretario General de Podemos, en los que se nos acusa de deslealtad; o incluso de querer “crecer” y ganar posiciones a costa de esta crisis y del sufrimiento de Irene y Pablo.

          El dolor que me ha producido recibir estos mensajes, me ha motivado a escribir este artículo en el que trataré de explicar mi oposición a la consulta, no a mis compañeros, y mostrar que las diferencias políticas no constituyen ninguna deslealtad. Se puede sentir un enorme respeto, incluso afecto como el que yo siento, por compañeros de partido con los que se discrepa. Discrepar incluso cuando pasan por un momento difícil. En el mundo de los adultos, el cuidado y la lealtad no se expresan con la adhesión inquebrantable a cualquier opinión o comportamiento. Somos una familia y podemos discutir razonada y honestamente como hermanos: sin chantajes emocionales. Sin “si me quieres, tienes que darme la razón”.

          Comprar una casa en la sierra y elegir una determinada vida, puede parecernos acertado o no, pero no forma parte de los principios políticos que guían la actividad de nuestro partido. Por eso, considero un error convocar esta consulta porque, con ella, se traslada al partido, convirtiéndolo en responsable, una decisión personal que afecta solo a la vida de sus dirigentes.

          No hay una salida buena a este plebiscito, para Podemos: si los militantes reafirman a los líderes, la organización política se hará corresponsable de esta decisión de la que solo deberían responder ellos dos. La ciudadanía que juzgue negativamente la decisión de Pablo e Irene, encontrará ahora motivos para rechazar el proyecto político de un Podemos convertido en valedor de su decisión privada. Además, la mayoría de la militancia no quiere que Irene y Pablo dimitan -amén de que la organización no está preparada para que esto suceda, a un año de las elecciones autonómicas y municipales-.

          No es la primera vez que Podemos transita la vía del “o conmigo o contra mí” –sucedió en los dos Vistalegres–, ni que se utiliza la “participación” de la militancia para el disciplinamiento de la organización. Hace tiempo que Podemos muestra serias dificultades para establecer mecanismos de diálogo interno, y las decisiones se toman de la misma forma que se elaboró la lista de la Comunidad de Madrid para concurrir a las elecciones de 2019: sin discusión política entre las distintas sensibilidades. El mensaje que subyace es claro: o se acepta la directriz de arriba -que se identifica indebidamente con el mandato de “unidad” que lanzaron los inscritos en Vistalegre II- o se es desleal con la organización. Pues no. En mi opinión, la unidad de acción y la lealtad brotan del debate, que lamentablemente escasea en Podemos.

          -“¿Por qué hacéis un espectáculo público de vuestras desavenencias? ¿Por qué no las resolvéis dentro de la organización?” -nos preguntan muchas veces personas cansadas de las disputas en Podemos. La respuesta es tan triste como cierta: porque no existen espacios internos donde canalizar estas divergencias, no hay donde “lavar trapos sucios” en nuestra casa.

          La democracia interna de un partido no es solo una cuestión de principios, es también una necesidad de atender a los procesos de la “inteligencia colectiva”. Las decisiones políticas más acertadas y fructíferas suelen ser consecuencia de procesos de elaboración común. Los peores errores, resultado de decisiones tomadas entre unos pocos no muy permeables a las opiniones de esa inteligencia colectiva.

          Más allá de las consecuencias que esta consulta pueda tener para nuestra formación, cabe preguntarse: ¿qué clase de organización política estamos construyendo con este tipo de prácticas, cada vez más frecuentes en Podemos? ¿Dónde quedan los espacios deliberativos amplios, el trabajo común e integrador de sensibilidades, y el respaldo de los órganos de dirección política a las consultas a la militancia? ¿Dónde queda el ser cada vez más movimiento que partido y ensanchar por abajo? Las consultas deben reservarse para dilucidar cuestiones estrictamente políticas y han de estar avaladas por los Consejos Ciudadanos.

          Esta convocatoria ha sido un error cuyas secuelas son aún desconocidas: un error que lamentablemente seguirá dando que hablar. Ya cometimos el fallo de desviar la atención de la crisis del máster que tenía a Cifuentes contra las cuerdas, abriendo nuestro proceso de primarias. Y ahora, cuando tenemos en escena a “ese señor del que Ud. me habla”, llamado Zaplana, y una sentencia histórica que confirma nuestra tesis de que la corrupción del PP no es un hecho aislado sino una actividad delictiva permanente –un modo de vida, en palabras de la fiscal Sabadell- y que condena al PP como partícipe a título lucrativo que se ha beneficiado de lo robado, volvemos a desviar la atención para poner en el centro de la escena la cuestión del “chalé”.

          Podemos es todavía una formación política joven, y tenemos una magnífica oportunidad de volver a levantarnos para empezar de nuevo cada vez que tropezamos.
          Lorena Ruiz-Huerta García de Viedma

        • Una cosa más: cuando hablo de lecturas y repasar la historia, no me refiero a leer las opiniones partidistas de alguien que ya se presume hacia dónde se encaminan. Me refiero a leer aquello que ayuda a formar una opinión, una opinión crítica, personal, interiorizada. Los textos de opinión de otras personas nos dicen lo que esa persona opina, pero no siempre ayuda a generar la propia. El nivel de formación política en este país da algo más que pena, casi da asco, no hay más que ver quiénes y cómo nos gobiernan desde hace años. No está mal leer y analizar otras opiniones, pero desde la propia y con un sentido crítico que en esta época brilla por su ausencia.
          Salud.

          • Mira Lorena, no es que Pablo fuera en su momento de mis preferencias pero es el objetivo del fuego de enemigos y algunos “amigos” y yo no pienso ayudar nunca, NUNCA, a la derecha.
            De hecho te prefería a tí para la Comunidad de Madrid pero una vez elegido Errejón, en estos momentos, tendrá mi ayuda aunque si hubieras sido tú la elegida me hubiera costado bastante menos.
            Estoy al tanto, dentro de mis límites, de la causa de vuestra opción de no presentaros, la respeto aunque no la comparta.
            Salud y república

    • Absolutamente seguro. Tan seguro (después de haber leído sus otros comentarios) como de que usted será incapaz de entenderlo aunque le haga un croquis.

  2. Este tipejo sabe que el PP tiene una amplia base de votantes y sabe también lo manipulable que ésta es. Una amplia base de votantes que prefieren mirar hacia el Sr
    Hernando que a la triste y degradada situación de nuestro país; hay una determinada oferta porque hay una demanda. Es el mercado, estúpido

  3. Señor hernado, señor se le puede llamar a este payaso bufon ,de verdad este gilipollas me recuerda al gordo y el flaco , el es el flaco y el gordo es rajoy, vaya pareja de bufones tenemos gobernado este pais,y lo peor de todo es queel psoe solo se mira su ombligo, y con los facistas de ciudadanos estamos igual que con estos bufones

    • Porfa:

      No ofender a Stan Laurel y Oliver Hardy. Estos eran muy inteligentes, Los que mencionas son pura bazofia.

      Quiero creer que ID, a la hora de elegir las fotografias de estos personajes buscan las peores y las que más los retratan. Tan sólo su imagen ya produce la suficiente náusea como para dedicar tiempo a escuchar la basura que sale por su boca. ¡¡¡Y pensar que viven a cuerpo de rey a costa de impuestos!!!

      Hace falta ser demasiado idiota como para consentirlo. Esperemos que desaparezcan YA de la vida pública y que algún día no lejano den con sus huesos en la cárcel. Ni la cadena perpetua compensaría el enorme sufrimiento que han causado a millones de personas honradas e inocentes que les pagamos (a la fuerza) sus privilegios, que, para más INRI, tenemos que soportar sus insultos

  4. Joer, si Iglesias lleva un año intentando echar al PP y ha visto la ocasión ahora con la moción de censura de Sánchez que ha coincidido con la guerra del chalet por lo cual no tiene razón Hernando , pero algo tiene que decir aunque no sea verdad.

  5. Hernando: “Lo de la moción lo hace Iglesias para tapar lo del chalé”
    Y HERNANDO HABLA DEL CHALÉ PARA QUE NO SE HABLE DE LOS TRAPOS SUCIOS DE LA CORRUPCION QUE LES AFECTA A GENTE DE SU GOBIERNO.

  6. La adquisición del chalé del Sr. Iglesias contradiciendo su discurso está fatal y no se puede olvidar desde el sentido de la ética, pero el hecho de su apoyo al PSOE en la Moción de Censura puede contrarrestar un poco la pérdida de credibilidad que generó entre sus votantes, aunque, en mi opinión, si hubiese renunciado a él comprándoselo posteriormente más económico, hubiese recuperado en ese momento bastante más credibilidad de la perdida ¡no tengo ninguna duda! sólo por el hecho de convertirse en el primer político capaz de hacerlo. Cosa distinta es que cuando no tienen en el PP argumentos para rebatirle, recurren por partidismo al chalé.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.