No solo los medios que ya califican de ‘feminista’ al nuevo gobierno se están pasando de frenada, también hay quien en las redes se muestra encantado/a con la elección de equipo que ha hecho Pedro Sánchez, y eso sin conocer sus perfiles profesionales e ideológicos. Y el caso es que a poco que pase el tiempo va a dejar de gustar a muchos y a muchas, porque es lo que tienen las soflamas simplonas, que a la hora de la verdad muestran sus carencias. Y es que lo de las paridades por decreto (legal o ético), cuando no claras mayorías como en este caso, o mucho más lo de ‘feminizar’ la política, son gilipolleces como un templo. Sirven para crear focos de atención y quedan muy progres en un principio, muy transversales cuando se las apropia hasta la derecha, y ‘muy y mucho gilipollez’ en cuanto se les ve el cartón.

Un gobierno paritario o con mayoría de mujeres indeseables es tan nocivo como un gobierno con mayoría de hombres indeseables, porque en definitiva, el factor dominante no es su sexo, sino su condición de indeseables. De ‘personas’ indeseables. Es una pena que haya quien sea tan cortito o cortita como para pensar que el género determina algo más que lo que hay o no hay en la entrepierna, y que el mundo sería otro si la paridad de atributos sexuales en los consejos de administración o los gobiernos fuera un hecho.

Lo que cambiaría el mundo es que las posiciones de poder estuvieran ocupadas por buenas personas, mujeres u hombres. Por gente solidaria, con empatía, con capacidad y voluntad de prestar un servicio a los demás, y no por estúpidos porcentajes sin más sentido que el de una malinterpretada igualdad. El consejo de administración del Banco de Santander no va a decidir que la entidad se dedique al altruismo por estar presidido por una mujer al igual que la ONG Médicos Sin Fronteras no se dedicará a enfermar a la gente por más que un hombre la dirija. No hay ética de mujer u hombre, ni los gais son más sensibles ni las lesbianas masculinas. Hay personas, y este gobierno va a acabar con ese mantra de la feminización y con todos los topicazos que arrastra. Aunque claro está, entonces la culpa será de la cultura heteropatriarcal, y no de que estas tías sean unas ambiciosas tecnócratas neoliberales de primera.

Y es que nos lo vamos a pasar muy bien en cuanto el equipito de estiradas a lo Boyer empiece a abrir su nada socialista boca. Y con la que más nos vamos a divertir es con Nadia Calviño, que es lo más parecido a un secretario personal de Rockefeller que se puede encontrar por estos lares. Y de ahí ciertas felicitaciones…

Lo mismo ocurrirá con Carmen Calvo o Teresa Ribera, que también son la alegría de la huerta, e incluso con la susanista María Jesús Montero, o con Carmen Montón, Magdalena Valerio, Dolores Delgado o Isabel Celaá, otras cinco mujeres de perfil técnico. Quizá las únicas que no van a desentonar entre los seguidores de actrices superfiprogres del estilo de Leire Pajín o Teresa de la Vega, sin llegar a ese nivel, sean Meritxell Batet y Margarita Robles (si es que finalmente tiene ministerio), o del perfil simplón del exministro Sebastián sea José Luis Ábalos, porque lo demás de este staff, incluyendo al fanático nacionalista unionista Borrell, encajaría como un guante en la ejecutiva del Deutsche Bank o de Lehman Brothers. Lo único que me ha descuadrado es la incorporación de alguien como Pedro Duque, aunque quizá actúe como la excepción neutra que confirma la regla en una formación de gobierno que firmaría cualquier partido de la derecha europea.

Un Gobierno “socialista y feminista” porque es del PSOE y está compuesto mayoritariamente por mujeres… sí, sí. Lo que nos vamos a reír.

9 Comentarios

  1. “…Lo que cambiaría el mundo es que las posiciones de poder estuvieran ocupadas por buenas personas, mujeres u hombres. Por gente solidaria, con empatía, con capacidad y voluntad de prestar un servicio a los demás, y no por estúpidos porcentajes sin más sentido que el de una malinterpretada igualdad. …”

    Gracias, Pepito Grillo.

  2. Pues por mi parte, prefiero abstenerme por el momento, y no porque me falten argumentos sobre el nuevo Gobierno aconsejado al Sr. Sánchez, que los tengo, sino porque, ante las presentaciones del elenco, es el tiempo de los demás (de las enhorabuenas, de deslumbrarse, decepcionarse…) Y tal como indicaba en mi comentario del pasado día 2 bajo el titular “EL COCO”, yo estoy observando, observando…intuyendo… Qué tontería, ¿no?. Pues no, todo tiene su tiempo.

  3. Si fueran todos hombres estarías calladito
    Dales al menos, los 100 dias de cortesía
    ¡¡¡¡¡¡ Claro como hemos tenidos estos/estas lumbreras de ministros/ministras!!!!!!

  4. Yo no las conozco ni los conozco, excepto a borrell, y no me gusta un pelo, respecto a la ministra de la cual se alegra la señora botin, me preocupa bastante. Lo que es bueno para botin dificilmente sera bueno para la gente trabajadora

  5. Totalmente de acuerdo con el articulo. O son tontos o nos toman por tontos.
    El PPSOE cabalga con fuerza
    Un gobierno mas de derechas que el del PP: Marlaska, Nadia Calviño neoliberal bienvenida por Botin; Borrell que cobra de Abengoa y salpicado por la corrupción
    María Jesús Montero de la Junta de Andalucia declarada la region más corrupta de España será ministra de Hacienda..
    Pedro Sánchez era Jefe de gabinete en los bombardeos a civiles en Yusgolavia trabajó en Bosnia en la década de los 90 al servicio del FMI y el BM
    Se cumple el axioma: CAMBIAR TODO PARA NO CAMBIAR NADA

  6. Yo no las conozco tanto como vosotros, no puedo juzgar, pero el hecho de que fueran hombres tampoco me reportaría ninguna garantía, por lo tanto, malos por malas, prefiero que sean mujeres por si se le pega algo de visión feminista a la política.

  7. Coño, Pepito, no seas aguafiestas, hostias.
    Como de todos modos, nos van a terminar dando por culo, cómo siempre ocurre, al menos que sean tías tiene su punto de morbo. Digo yo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.