No se trata de buscar a santos para que ocupen los cargos públicos, pero sí se trata de que tampoco podemos partir para ello de la laxitud moral absoluta. Y si Màxim Huerta, que no es ningún muerto de hambre, simplemente hubiera sido cazado utilizando subterfugios fiscales legales para ahorrarse cuatro duros, ya no merecería ser ministro de un Gobierno que se autodefine ‘socialista’. Porque pretender ahorrarte impuestos cuando puedes permitirte pagarlos sobradamente, es evidenciar tu insolidaridad y tu egoísmo y avaricia, y eso casa muy mal con alguien que dice tener vocación de servicio y que por ello quiere dedicarse a la política, y más si es de izquierdas. Pero es que la cosa va mucho más allá, y este señor no es que haya sido descubierto tratando de ahorrarse el pago de impuestos por métodos poco éticos pero legales, es que ha sido condenado en firme por fraude, y con esto ya no hay mucho más que decir.

Siendo así, y guste más o guste menos, la petición de dimisión que hace Pablo Iglesias está plenamente justificada.

6 Comentarios

  1. Esto es lo que debe hacer podemos sacar a la luz y denunciar la corrupción del PSOE , que no es menor que la del PP.
    Tal y como Spiriman y los andaluces lo están haciendo contra el gobierno corrupto de Andalucia

  2. En toda organización social con capacidad de cambios sociales a favor de la ciudadania se neutraliza con topos internos, como Felipe Gonzalex hizo con el PXOE.
    Para diferenciar en podemos quienes pueden ser los topos: la línea roja es si defienden denunciar la Corrupción del PSOE; o los que defienden acercarse al PXOE

  3. ¡Vaya! Ha sido indicar en mi comentario del 11 pasado (bajo el titular YA SOMOS ‘IZQUIERDA’) que crear cuatro nuevos Ministerios no era acertado, cuando, cual pájara de mal agüero, ya estamos viendo efectos adversos, aunque por otros motivos en uno de ellos, el de Cultura, cuya noticia nos asaltó esta mañana en la ofi, recordando algunos perfectamente el caso al cuestionarse internamente en su día su intención defraudatoria como la de otros colegas a los que el Sr. Montoro dejó en evidencia soslayadamente en la tele, y aun siendo cierto que el Sr. Huerta regularizó sus pagos en el Fisco (como el Sr. Monedero, se me ocurre ahora, y éste no era Ministro) lo hizo porque le ‘pillaron’.

    Por tanto, no siendo de recibo que un nuevo Gobierno que criticó la corrupción del PP tenga Ministros con pasado de intencionalidad defraudatoria, o en el mejor de los casos, tan ‘tontito’ para dejarse asesorar en una irregularidad de inmueble evidente, EL PERSONAL HA DECIDIDO ‘POR MAYORÍA’ QUE EL SR. HUERTA DEBE DIMITIR.

  4. Suena extraño; primero su nombramiento: un presentador de TV. de masas (esto si que es populismo).
    Y habiendo motivos para que dimitan Marlaska, Borrell (Abengioa), MªJesus Montero (Corrupción en Andalucia); … justo dimite este, que creo no es un peso pesado del aparato del PPSOE o del Estado,!

    Suena a maniobra de lavado de cara del PPSOE, : “el PSOE si dimite”. Con maniobras como esta, más sacando a la luz sólo la corrupción de la parte PP e invisibilizando la del PSOE; consiguen que el bipartidismo PPSOE continue , Y todo cambia para no cambiar nada, más que la percepción de la población; la cuál es engañaba por enésima vez

  5. http://www.extremaduraprogresista.com/libre/40-libre-opinion/25115-de-rajoy-a-sanchez-la-operacion-de-estado-del-establishment-espanol

    De Rajoy a Sánchez: LA OPERACION DE ESTADO DEL ESTABLISHMENT ESPAÑOL
    La imagen de España en Europa se había degradado profundamente. Los medios internacionales presentaban a Mariano Rajoy como el presidente de un gobierno corrupto, incompetente y autoritario que era incapaz de resolver la crisis de Estado con Catalunya. Y estaba creando problemas en Europa forzando el exilio de políticos demócratas que los tribunales europeos no estaban dispuestos a extraditar. El cambio estaba cantado. Pedro Sánchez se ha colocado en el lugar adecuado y en el momento oportuno… cuando el Estado lo necesitaba.

    Mariano Rajoy ha decidido abandonar la política pero no dimitió como presidente del gobierno porque la cuestión no era asegurar la continuidad del gobierno del PP, sino salvar el Estado. La dimisión de Rajoy habría alargado la inestabilidad política indefinidamente y no habría ofrecido en Europa el cambio de imagen que ha conseguido Pedro Sánchez.

    España ha pasado de tener el gobierno más antipático del planeta a estar gobernada por un consejo “de ministras y ministros” con mayoría de mujeres, con un astronauta admirado y un periodista frívolo. Parece salido de Los mundos de Yupi, pero Sánchez ha hecho un casting cargado de intenciones.

    Josep Borrell en la cartera de Exteriores, en tanto que catalán, es el hombre encargado de desmentir al mundo la existencia de una causa democrática catalana. Todavía más significativa es, aún, la incorporación de Fernando Grande-Marlaska en Interior, que asegura la continuidad de los criterios represivos del gobierno anterior y aumenta la tranquilidad de los encausados del PP por asuntos de corrupción. Grande-Marlaska ha sido un juez siempre promocionado desde la derecha que no ha tenido inconveniente en archivar el escandaloso caso del Yak-42 o de determinar que en los Centros de Internamiento de Extranjeros “no se vulneran los derechos fundamentales“. Y tan significativo es su nombramiento como el “no nombramiento” de Margarita Robles, que sí es una jurista experimentada en la gestión de conflictos y que ha sido relegada a Defensa, un ministerio ficticio donde todo son decisiones técnicas determinadas por la OTAN y por los militares. Se ha querido adornar el nombramiento con el control del CNI, cuando todo el mundo sabe que el servicio de espionaje a quien reporta finalmente es al presidente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.