| La Marea | 17 noviembre 2017

“Las cárceles en España, y en particular a la que se va a enviar al señor Puigdemont cuando venga, reúne todas las comodidades que, no ya solo los presos, sino que muchas personas quisieran disfrutar” — Alfonso Dastis, ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, dixit.

Análisis de texto en tres puntos y un mensaje.

Uno: El ministro considera que una cárcel es un lugar en el que a una podría apetecerle vivir. Y no sólo eso, la considera un lugar por el que una suspira. Del tipo “ay, si yo pudiera pasar contigo las navidades en Nanclares, tigre mío”. Incluir en dicha frase el verbo “disfrutar”, es más, unir las ideas de disfrute y cárcel en la misma oración, provoca una siniestra sospecha, retrata a un siniestro individuo y traza siniestros futuros. Tener como ministro a un hombre capaz de considerar “disfrutable” una estancia en la cárcel podría despertar todas nuestras alarmas, y con razón.

Dos: El ministro afirma que los presos se mueren por estar allí. Pero no solo ellos, que los presos, ya se sabe, son seres de caprichos exquisitos. En opinión del bueno de Dastis, es mucha la población no reclusa, “muchas personas”, o sea ciudadanos, con una vida tan perra que mejor estarían presos. Más o menos aquella frase tabernaria de “al menos allí comen caliente tres veces al día”, con la diferencia de que este señor no es Manolico el del anís sino el ministro de Asuntos Exteriores. Sin duda, la España en la que Mariano Rajoy, su jefe, ve el fin de la crisis es aquella en la que se vive mejor en la cárcel que en tu casa.

Tres: Dastis tiene tan claro el guión de la opereta que llevan tiempo interpretando, que ya conoce el nombre de la cárcel “a la que se va a enviar al señor Puigdemont”, y seguramente el número de celda y el compañero, así como el texto de las diversas sentencias que acompañarán al caso en el transcurso de la obra.

Mensaje: Dastis, colega, vente pa la trena, que lo de la libertad es una mierda, ya lo puedes jurar, que pa qué quiere una la libertad si no tiene un mendrugo que echarse a la tripa, vente, hombre, que sí, que la libertad está sobrevalorada, tigre, que aquí no es como en esos CIES tuyos, donde ni dios sabe lo que pasa, y lo que pasa aquí… Que te lo cuenten los tuyos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.