Redacción/Rokambol/16.02.18

Conducir un Mari Carmen de la serie 1 podría ser hoy en día una opción automovilística tan acertada como cualquier otra, además de un privilegio por conducir una marca legendaria, si los ingenieros de la prestigiosa factoría alemana no se hubieran decantado finalmente por el nombre de Mercedes.

Frente a otras propuestas más apropiadas, como Relámpago, Flecha, Allá Voy o Halcón, se barajaron también los nombres de Fuensanta, María de las Angustias y Mari Carmen, aunque el comité se decantó en última instancia por el de Mercedes, considerando que transmitía perfectamente todos los valores de un motor fiable, una mecánica robusta y un confort excepcional, virtudes que el nombre de Mari Carmen no acaba de señalar con suficiente contundencia. “No me veo a ciento veinte por hora encima de Mari Carmen, pero sí de Mercedes”, declaró en su día el propio jefe de ingenieros de la fábrica de automóviles.

También una motocicleta de 1.200 centímetros cúbicos, capaz de alcanzar los doscientos kilómetros por hora, estuvo a punto de llamarse Manolín, un nombre que fue elegido por mayoría frente al de Torpedo y José Manuel, pero que no llegó a fabricarse por falta de presupuesto y porque, además, les daba risa.   Más en Rokambol

2 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.