Rosa María Artal | El Diario | 02/03/2018

Luis María Linde de Castro es uno de nuestros mayores. Tiene 72 años y ostenta el cargo de gobernador del Banco de España. El PP cambió la ley para que no tuviera que dejarlo a los 70 como marcaba el estatuto de la entidad. Linde lleva toda su vida trabajando como funcionario del Cuerpo Superior de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado. En su caso, se ha dedicado básicamente a actividades bancarias  y en particular al Banco Central de nuestro país, en diferentes puestos.

Linde no ha comentado ni media palabra de las pensiones que van a quedarles a sus colegas de estatus.  13 grandes consejeros, como Ana Patricia Botín o Francisco González, llevan acumulados 197 millones de euros para cuando se jubilen. Sus empresas les facilitan ese colchón.  El propio Linde cobra, en activo, 176.000 euros tras subirse el sueldo recientemente un 5,8%. 14.666  euros al mes.

Linde piensa que ellos lo valen, con toda probabilidad.  No así el resto de los jubilados, “nuestros jubilados”, los suyos, que osan quejarse teniendo muchos de ellos una casa en propiedad que ya es en sí misma una renta, se ha atrevido a decir. Como si el PP hubiera pagado las hipotecas particulares, considera los pisos parte de la pensión. Hay que oírlo para creerlo:

Me recuerda un chiste malo que contaba mi padre. Un orondo Prior preguntó ante su suculenta comida por el menú de los hermanos del convento:

  -Sopa de ajo, monseñor- le respondió el cocinero.

 -Ah, qué bien, con ajico y todo- se congratuló el Prior.

Todavía les quedan pisos a algunos ancianos. Todavía no han arramplado con ellos para dar el dinero “que no tienen” a las constructoras de autopistas quebradas, a las Cajas, o a quienes les parezca. Todavía hay dinero disponible para saquear el erario en su provecho, como han hecho muchos de los suyos. Miles de jubilados ayudan a hijos y nietos que de otra forma no podrían mantenerse con la precariedad sentenciada. Tiren del piso que tanto les costó pagar para que Linde y los demás sigan disfrutando de la vida que creen les corresponde. Y así debe ser, porque la tienen.

La táctica del PP consiste en negar la existencia del problema de entrada. Las pensiones estaban garantizadas, juraban por sus muertos. Luego avanzar que el palo va a venir porque “no hay dinero para todo”. Y seguir con zanahorias paliativas como marcan los cánones más clásicos de la manipulación.

Montoro anuncia medidas como reducir el IRPF a los más vulnerables. Los más vulnerables no pagan IRPF. O dar una regalía a los mayores de 80 años, siempre que no cobren más de 14.000 euros al año. Un cheque, en forma de “impuesto negativo” una figura tributaria de la que “Montoro es un firme defensor” – nos cuentan– y que  se atribuye al economista Milton Friedman. Es decir, al inspirador de la ola ultraliberal y de la propia “crisis” que vivimos.

Volver al sistema de vincular la revalorización acorde con el IPC, es un antigualla según Montoro. Su colega y coetánea Celia Villalobos -68 años- propone ahorrar 2 euros al mes desde jóvenes. De 20 a 65 años sumarían 1.080 euros en total, una fortuna para afrontar la vejez. Esta lumbreras preside la Comisión para las pensiones del Pacto de Toledo.

Nuestros mayores y menores en el poder se niegan a aceptar que las pensiones son un derecho. Echen cuentas, además, de los impuestos que hemos pagado durante toda nuestra vida. No precisamente 2 euros al mes. Para detalles consulten, por ejemplo, el artículo del economista  Eduardo Garzón Espinosa demostrando que dinero sí hay para lo que quieren y desenmascarando sus falacias. Las soluciones también están estudiadas. Más trabajo y mejor remunerado. El empleo actual paga las pensiones en justa correspondencia a lo que se ha venido haciendo.

Dinero hay, y muchas deudas también por la mala gestión y la gestión interesada, y sobre todo prioridades políticas en el diseño ultraliberal de la desigualdad. Y si se pueden ahorrar unos cuantos millones de las pensiones buenos serán, caiga quien caiga. Lo peor es que también han entrado con éxito en el juego del enfrentamiento entre víctimas. A los jóvenes les han agostado el futuro, ni siquiera dispondrán de pensión por este camino. Tengan presente al segmento de parados de 45 años, los olvidados, los que llevan clavada la angustia en el corazón.  O a los que se encaminan a esa meta porque siempre habrá un precario más joven y barato que sustituya al que ya cobra de más. ¿No serán las políticas que se siguen y las estafas que se perpetran lo que falla?

Sí, el mayor porcentaje de votantes del PP y también del PSOE se da entre mayores de 65 años. Pero, como se está demostrando en las actuales protestas masivas de pensionistas, no todos participan de un conservadurismo cerril incapaz de ver lo que ocurre o de no sentir lo que les afecta directamente. De ahí que el brazo mediático de la derecha (PP y Ciudadanos) actúe implacable.

Susana Griso en Antena 3 fue este jueves un paso más allá en su conocido activismo político conservador. Bochornosa coacción a una mujer de 92 años a la que llevó al estudio para “alertarla” del peligro que supone su opción política de izquierdas. Con ejemplos falaces, por parciales. Le recordó Grecia, pero no mencionó el éxito de Portugal  y, en particular, obvió la propia España del PP que paga a esta anciana 700 euros al mes de pensión. Con ajico y todo, ya ven.

El mayor error de una sociedad esquilmada, engañada y timada es caer en la tentación de culpar a sus semejantes y no ver quién dirige los hilos y ostenta la mayor responsabilidad. En la generación de mayores de 65 años, están quienes lucharon contra la dictadura y construyeron la democracia. La generación que abrió cauces y rompió tabúes y barreras. Este jueves, Ochéntame Otra vez, de TVE, mostró aquella pléyade de escritores que popularizó la literatura, los programas culturales de aquella televisión que  ni en sueños se harían ahora.

En esta generación de sesentones, estamos las mujeres que fuimos a la universidad  entre hombres, en abrumadora minoría. En 1977, solo el 2,1% de los universitarios españoles éramos mujeres. Y en algún caso trabajando a la vez. Y las que propiciamos poderosos cambios en la liberación de la mujer que, en franca regresión, retomamos ahora y a todas las edades y en gran parte del mundo.

Estragante paternalismo el que explica a Paquita lo que hicieron los izquierdistas malos de Grecia. Y tantos otros que se emplean con igual tono. Ofensiva, la extendida creencia de que nos volvemos cretinos, lelos y estúpidos al cumplir años. Miren, de “nuestros mayores”, nada. Desde luego no somos “los mayores” de Linde, con sus 72 años.  Y, de ser “los mayores” de políticos y escribidores que no se quitan la expresión de la boca, es que algo serio se torció en el camino de la evolución. Los mayores no son una propiedad colectiva.  Y tragar con una rebaja de la pensión, en las insultantes circunstancias actuales, creo que no va a colar.

11 Comentarios

  1. Pensionistas-patriotas-peperos/psoistas:

    No se puede exigir lo que es imposible: La pensión no se puede elevar por encima del 0.25 anual.
    Mostrad vuestro patriotismo sincero y no exijáis lo que es imposible.

    ¡Ah! Lo de Linde (14.666 euros/mes) y sus iguales, es pura anécdota y casos aislados.

    Vosotros votad al PP-PSOE, siempre.

    Los comunistas-rojos, hijos de Satán os quieren confundir.

    No olvidéis nunca que si PODEMOS llega al poder, vuestras pensiones estarían en peligro.

    ¡¡¡VADE RETRO, SATANAS!!!

    ¡¡POR DIOS, POR LA PATRIA Y EL REY, Votad siempre PP/PSOE!!

  2. Bueno, no es imposible admitir semejantes consejos de esta periodista (si, es verdad lo que dijo y no dijo) cuyo programa matinal nunca sigo por incompatibilidad con la franja horaria de su emisión. Y digo que no es imposible admitirlo teniendo en cuenta la deformación sistémica y sistemáticamente unidireccionada políticamente, que lejos de sus opiniones objetivas hacen de la información en los medios, al igual que tantos periodistas, contribuyendo con flaco favor en lo que debiera ser una democracia. Y es que para serlo, no deberíamos tener políticos corruptos, con jueces y fiscales que los defienden, ni periodistas cuya complicidad utilizan para ocultar sus delitos o minimizarlos, pero destacando nimiedades de opositores políticos, cuando no inventándose auténticas barbaridades.
    Pero esto, ¡qué va a ser una democracia! por favor.

  3. Maki:

    No des ideas, porque podía ser , que cualquier día nos recomienden que nos alimentemos con los ladrillos del techo de la casita, pues si empezamos por el suelo nos aplasta.

    Y se quedarían muy satisfechos de la genialidad. se acabaron las pensiones y l@s pensionistas.Paro…¿quién los votaría? Esa es la cuestión

  4. Pues recurrirían al voto de los muertos, mira tú el problema. Con alegar después errores en el censo electoral… (ya sucedió con los militantes del PP el pasado año). Pero tampoco quiero dar ideas.

  5. Esta “periodista o locutora” sabe que existe Portugal?
    Cuanto le pagan ?, por hacer u trabajo no propio de una profesional.

  6. Este gilipollas es el mandamás del Banco d España con su buena pensión ¡la madre que lo parió! y la Griso otra pagada x el régimen.

  7. Es una vergüenza coño! Lo que dice Linde y lo que malmete Susana contra Podemos para ganarse el sueldazo que tiene y que los jefes la sigan manteniendo en el puesto; hace falta caer bajo, joer.

  8. Nos odian.Toda esta gentuza nos odia,se burla de esta nación a la cara,ya ni disimulan.Solo tienen el odio como motor.Un Banco de España que ya no pinta nada,que está en Bruselas,que solo asoma para insultarnos;con el chorizo de Fernandez Ordoñez y con este chulo viejales,reciclado a base de cirugía.¿Donde dejó el pueblo la guillotina,con la falta que hace?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.