Nos llevamos las manos a la cabeza cuando vemos los disturbios de Lavapiés, o algún contenedor ardiendo en Catalunya; mientras “nos conmueve” el Novio de la Muerte de la Legión. Nos repugna y nos violentan los casos trágicos como los de Gabriel y otros y otras muchas. Como el caso de las alumnas de León rociando con lejía los ojos de un compañero asperger. O los más de 30 feminicidios ocurridos en los seis meses que lleva “en vigor” el Pacto de Estado Contra la Violencia de Género, denunciado por la Portavoz de Podemos Irene Montero.

Aunque es una cuestión tremendamente estudiada -como los picos de violencia social (sea espontánea, dirigida o caótica) se relacionan con la situación socioeconómica y política del territorio- no está de más recordarlo.

Si las condiciones de vida de la gente se manifiestan contrarias a una situación de Seguridad Social, que no es más que, conceptualmente, una garantía de dignidad vital para los miembros de una sociedad; lo más corriente sería pensar que la frustración, la inseguridad, la incertidumbre, la impotencia… todas estas sensaciones retroalimentadas terminen estallando en picos de violencia más o menos notables. Esta, puede perfectamente desplegarse hacia uno mismo, en forma de autolesión o suicido (personas desahuciadas, despedidas, pensionistas…). Hacia una violencia material como desahogo de destrucción que se vio perfectamente en los suburbios de París, Londres o en Lavapiés materializado en las condiciones de vida de unos colectivos concretos, pero que se vio de manera extensible en los disturbios que se vienen produciendo en Grecia desde el comienzo de la crisis. Hacia una violencia doméstica, que no tiene obligadamente que ver con una violencia en la casa, sino que lo extiendo a una violencia comunitaria, y que me gustaría llamar violencia civil por darse entre civiles. También podría ser que esta violencia fuera ejercida hacia el Estado, sus cuerpos y figuras, como ha ocurrido otras veces en la historia. Sea como fuere, lo cierto es que esa violencia agudizada, cada vez más recurrente, cada vez más caótica, indiscriminada y arbitraria va imponiéndose y al mismo tiempo invita a que en nuestro interior crezca más y más esa bilis que en algún otro artículo he citado.

Nos podemos seguir llevando las manos a la cabeza indignados e indignadas con estos episodios, pero tendríamos que pararnos a reflexionar sobre las condiciones sociales, económicas, políticas, estructurales en definitiva que favorecen, ocasionan o detonan estas explosiones de violencia. Apuntar a los verdaderos culpables de estas situaciones es vital literalmente para cambiar el marco de relaciones que termina engulléndolo todo y haciendo que nos enfrentemos entre nosotros y nosotras.

Garantizar una vida digna y sostenible es el mejor remedio para frenar, reducir y amortiguar los conatos de violencia que se puedan producir. Mejorar las condiciones de vida, asegurar la equidad entre las personas, acabar con las desigualdades sociales y económicas o permitir un libre desarrollo de todos y todas que devenga en un sentimiento de realización personal, desde luego favorece que las relaciones sociales se fortalezcan, aumente la cooperación y la solidaridad, y desaparezca la incertidumbre del “qué pasara conmigo mañana”.

Deberíamos convencernos de que el hecho de vivir ya debe otorgar una seguridad vital. No puede ser que nos hagamos llamar inteligentes, la especie más estupenda de todas las que existen sobre la faz de la tierra, y seamos al tiempo la que mayores impedimentos tiene (se pone) para desarrollarse libremente. Actualmente vivimos en la supervivencia y deberíamos vivir la vida.

2 Comentarios

  1. Cualquier gato callejero le puede dar un repasón de cojones al más inteligente de los humanos (o así considerado) de lo que es saber vivir.
    Y añado que se puede aprender muchísimo con la observación del comportamiento gatuno.

    ¡Mi homenaje a los gatos!
    ¡¡Olé vuestros huevos!!

  2. no hablo por mí, pero pienso que cuando te roban la dignidad, no es que recurras a la violencia, es que no te quedan motivos para reprimirla. Somos animales, no lo olvidemos. Mientras nuestra vida social, familiar y laboral transcurre relativamente apacible, mientras logramos ir solucionando los problemas, o al menos sabemos que existen soluciones… nos mantenemos civilizados, pues sabemos incluso a nivel subconsciente que reprimir ciertos instintos nos conviene. A cambio recibimos mucho, empezando por nuestra propia libertad.

    Pero si literalmente te enjaulan sin darte opciones, si quienes deberían proporcionarte herramientas y apoyo se ríen de tí en tu cara, si no eres capaz de ninguna forma de seguir adelante, si no ves ni una pequeña luz al final del túnel, ni para tí ni quizá para tu familia… ay, sale la bestia. ¿Para qué seguir fingiendo?

    Mientras vivimos civilizadamente aceptamos un contrato: yo aparco la bestia, aparco mis instintos más bajos, reprimo un puñado de deseos y actitudes antisociales, y a cambio recibo un notable beneficio: derechos, libertad, seguridad, cobertura, dignidad, aceptación entre mis semejantes…
    Pero vaya, ¿qué pasa cuando una de las partes incumple este contrato, encima con maldad y mofa manifiesta?
    Obviamente me refiero al desgobierno actual.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.