@Accountable2019

Ha muerto el gran doctor Luis Montes y yo, en una casualidad que me obliga a escribir y homenajearle, había despertado pensando extrañamente en la muerte digna. Aún estaba medio dormido y trataba de recordar una palabra, hasta que he dado con ella: eutanasia. Después, he pensado en lo cerca que estuvimos de tener una ley que la permitiera y dejar de ser ese país en el que se muere muy mal, parafraseando al doctor. ¿Qué falló? Pues simplemente que, una vez más, el PSOE votó en contra de su programa. Y por dos veces. La segunda, además, fue poco después de que el propio Congreso del PSOE aprobara una resolución en favor de la despenalización de la eutanasia. ¿Qué argumentos dieron para justificar tan flagrante incumplimiento? La primera vez, que los que apoyaban la propuesta eran unos ignorantes y que la eutanasia y la muerte digna son cosas distintas. La segunda, adujeron problemas de “tiempo y plazos”.

Uno se pierde con tanta excusa cínica pero da por pensar en la mejoría que experimentaría este país en la vida y en la muerte si el PSOE, aun sin gobierno, se hubiera limitado a votar a favor de las propuestas que teóricamente defiende. Pues, además de tener una ley de muerte digna que permitiera la eutanasia y aminorara nuestro dolor al morir, se habría aprobado una renta básica que, si bien no es la que recomienda la Carta Social Europea, al menos habría sido un gran comienzo. Por no hablar del respeto a las 700.000 personas que la firmaron. Y entre tantas otras medidas, tendríamos una RTVE independiente y elegida por concurso, que tanta falta hace; o habría llegado el fin de la impunidad de los crímenes franquistas (solo PP, C´s y PSOE votaron en contra) y con ello la posibilidad de realizar al fin la transición a un sistema no asentado en el régimen fascista previo.

Vivimos en un permanente abstencionazo fraudulento por el que el PSOE permite a la derecha lo opuesto que lleva en su programa. Pero el engaño no sería posible sin la ayuda de los medios de comunicación, que continúan fomentando las ficciones “PSOE izquierda” y “PSOE oposición”. La inmensa farsa 78 se asienta en la falsedad de que el PSOE es diverso al PP. Mientras sigamos tolerando esta mentira, no hay margen para el cambio real. El día que el PSOE permitió la impunidad de los crímenes franquistas, Eldiario.es culpó de ello a “la división de la izquierda” sin ruborizarse [el titular fue modificado luego y ahora es doble pero el texto no deja lugar a dudas]. El Intermedio (que suele hablar de Memoria Histórica) ignoró la trascendental votación para que el PSOE no quedara retratado como lo que es. Por poner otro ejemplo, el día que se supo que 15 diputados habían modificado su currículum, tanto Público.es como Las Mañanas de Cuatro dieron la noticia modificando la versión original y haciendo equilibrios para no mencionar al PSOE ni ninguno de sus 4 casos.

El PSOE incumplió su principal promesa electoral, el NO a Rajoy, en lo que fue un fraude democrático de históricas proporciones y tras darse un golpe en Ferraz en aquel infausto 1 de octubre. En esta segunda vida política, Pedro Sánchez incumple todas las promesas que hizo en primarias: echar a Rajoy, apoyarse en Unidos Podemos, defender la plurinacionalidad, etc. El PSOE es aliado de la represión fascista del Estado contra raperos, activistas o políticos (ley “antiterrorista” de 2015, aplicación del 155…).

Hasta 62 leyes del Congreso han sido vetadas por el PP, gracias a su lacayo Ciudadanos (que le ha acompañado el 97% de las veces) y al abstencionazo que le dio ese poder pero también gracias a la renuncia del PSOE a tener mayoría alternativa en la Mesa del Congreso. El PSOE prometió “crujir vivo” al PP desde el Parlamento y lo que tenemos es el Parlamento que aprueba menos leyes de la historia, crujiéndonos incluso al morir y crujiendo la memoria democrática de nuestros muertos.

1 Comentario

  1. El PSOE no nos sirve: habría que cambiarle tantas piezas que mejor ‘comprar’ uno nuevo. Muchos ya le dimos los votos que teníamos que darle. Fuera chaqueteros !!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.