Rafael Cid | Kaos | 21/04/2018

Cuando mejor pintaban las cosas para Podemos gracias a la implosión Cifuentes, surge lo inesperado y se da la vuelta a la tortilla. De estar todo el mundo pendiente del mastergate y la salida de urgencia, voluntaria o con los pies por delante, de la presidenta de la Comunidad de Madrid, se ha pasado al campo contrario. Ahora, la cosa ha cambiado de eje. Ni arriba ni abajo, dentro o fuera. Porque lo que se ventila en el mundo de Podemos y aledaños es si la batalla de Madrid es el principio de una victoria o el prólogo de un funeral.

Pero lo que algún mal pensado podría interpretar como una tentación de “tamayazo” al revés, no resiste la explicación oficial dada por los afectados. Ni es creíble que la perspicaz Carolina haya cometido el inmenso error de dejar un documento-lapa en manos de su equipo, ni que Ferraz desconociera la “cumbre secreta” entre el líder de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, y la alcaldesa a mediados del pasado diciembre. La tentación vive arriba.

Lo que no puede ser no puede ser y además es imposible, que decía “El Gallo”. Estamos otra vez ante el típico y obsceno juego de poder con que los profesionales de la política, emergidos y emergentes, nuestros representantes, dirimen sus diferencias. Y llegado a esta situación, los ciudadanos debemos abandonar la posición de simples espectadores para exigir el respeto que merecemos por el hecho fundamental de que somos nosotros quienes pagamos sus juergas pendencieras. Y eso requiere adoptar el “modelo Capone”. Es decir, indagar el delito más allá de las apariencias. Buscando la “pistola humeante” en las entrañas del relato. Veamos.

La noticia de la “operación Bescansa”, en realidad Errejón-Bescansa, la dio en primicia en la tarde del miércoles 18 el diario de Jaume Roures, un medio que habitualmente acoge de buen grado todo lo que venga del pablismo. De suyo, en sus páginas se alojan las plataformas de entrevistas televisivas del tándem Monedero-Iglesias, y como es de sobra conocido en plena crisis del procés el magnate de la IV Internacional mantuvo una reunión en su casa de Barcelona con Iglesias y sus incondicionales en la zona. Encuentro de cuyo contenido y trascendencia se supo menos que del que en su día mantuvieron Iglesias y Errejón con Zapatero y Bono en Madrid, poco después de confirmarse Podemos como el partido revelación en las europeas del 2014.

Pero si importante es el cómo mucho más revelador es el cuándo. Y el minutado refleja esta secuencia como madre de todas las batallas. Acto primero: Iglesias sale a la palestra lanzando un amenazante “tonterías, ni una”, frente a la pretensión de Iñigo Errejón para conformar su candidatura a la presidencia madrileña con plena autonomía. Acto segundo: inopinadamente, frente a las imposiciones de Ramón Espinar, boss de Podemos en la comunidad, el partido se allana y concede que el formato de elección en primarias se haga en una sola vuelta, otorgándole también libertad para conformar su propio programa. Acto tercero y definitivo: estalla la filtración que deja tocado a Errejón y hundida a Bescansa, y demuestra a “tutti quanti” el juego sucio de la pareja, a pesar de la generosidad demostrada por el secretario general de Podemos y su dirección.

Eso a un lado de la barricada madrileña. Porque al mismo tiempo, y como si se tratara de un acto reflejo, el periódico El País, competidor de Público, enemigo declarado de Roures y adversario indisimulado de Iglesias, publica la noticia del ofrecimiento del PSM a Manuela Carmena para que encabece la lista socialista en las próximas municipales. Con todo lujo de detalles, porque la información concreta la buena disposición de la alcaldesa al pacto, hasta el punto de poner en su boca que, de llevarse a cabo, se llevaría a la portavoz de Ahora Madrid Rita Maestre (Podemos), al concejal de urbanismo (José Manuel Calvo), y a la primera teniente de alcalde Marta Higueras (carmeniana acérrima), porque “estaba muy harta de algunos”. Con semejante potaje, resulta un insulto a la inteligencia afirmar que Pedro Sánchez no estaba en esa onda. Y más confuso y proceloso aún es el hecho de su divulgación a toda pastilla en el digital de El País la tarde de autos ¡cuatro meses después de haberse celebrado! ¿A qué estamos jugando?

En fin, que cada cual saque sus conclusiones. Pero lo que ya no tiene enmienda es la confirmación “urbi et orbi” de que la nueva política utiliza los mismos trucos y miserias que la vieja, y que todas las conspiraciones se adoban con el imprescindible concurso de los medios de comunicación afines. Eso si lo expuesto no fuera solo la punta de un iceberg mucho más profundo e importante. Porque, entre zipi y zape, el ayuntamiento del cambio que preside Manuela Carmena y el partido que vino a regenerar la vida política española acaban de dar el pistoletazo de salida a la mayor operación (otra) urbanística de todos los tiempos en la Villa y Corte.

Tras 25 años de bloqueo por sus connotaciones especulativas y urbanicidas, la alcaldesa junto con el PSOE coral del somos la izquierda, el corrupto PP y Ciudadanos ha aprobado el proyecto Madrid Nuevo Norte (antes Operación Chamartín). Un colosal panal de negocio para los grandes de la banca y las constructoras (vuelta al ladrillo) que la propia Carmena calificaba ese mismo día en su periódico favorito (hasta su jefe de comunicación tiene ese pedigrí) como “el urbanismo del cambio”. Un diario que en las últimas semanas ha estado presionando a la corporación inflando supuestos abusos de gestión –“Las subvenciones municipales crecen un 75% a año y medio de las elecciones” (14/04); “Carmena dio a dedo 20.000 euros a la experta de Podemos que auditó al PP” (16/04) o “La antigua firma de un cargo municipal ganó un concurso de 775.000 euros” (18/04)-. Como dijera Iglesias: “hoy no se milita en los partidos, se milita en los medios”. El secreto está en la masa.

5 Comentarios

  1. ¡Ándale! ¡No me digas! Ya me va cuadrando todo, es decir, el ofrecimiento del Sr. Franco a la Sra. Carmena como candidata del PSOE (coincidiendo con las trifulcas del tándem Errejón-Bescansa y la Dirección de PODEMOS) debido a una maniobra del Grupo PRISA. Claro, claro.

    Pues tenemos un problema.

  2. Joer, con el urbanismo del cambio que decía vuestra alcaldesa, pero enriqueciendo a las constructoras; después se molestan si oyen que todos son iguales pero ya no podemos fiarnos ni de los del cambio. Está claro que los de Madrid lo vais a tener difícil con las municipales si Carmena es la pelele del PP del PSOE y de los naranjas y si encima en vuestra comunidad gana Errejón con el apoyo del PSOE no sería raro que a cambio en las generales Errejón apoyara a Sánchez dando de lado a Iglesias. La que protesta es Lorena, debería hacer algo con IU y los anticapitalistas; en esta comunidad lo tenemos también difícil con la vuelta del PP al poder de Alicante.

  3. Qué duda cabe de que en el momento más inoportuno ha tenido que pronunciarse el Sr. Errejón abriendo una brecha en PODEMOS al marcharse, amén de sus formas.

    1) Inoportuno, por aprovechar el Aniversario de la Formación morada para dar a conocer su decisión públicamente, priorizando, en mi opinión, su interés personal al del partido en momentos críticos como la aprobación de los PGE.

    2) Inoportuno también por aprovechar, valga la redundancia, la legal baja de paternidad del Sr. Iglesias para comunicarlo.

    3) Desleal con el partido por venir gestando su decisión desde hace meses con la Sra. Carmena, a espaldas del Sr. Iglesias, y en definitiva, ¡inaceptable el escaso tiempo con el que le informó!.

    Cierto, que como alega el Sr. Errejón (yo también lo pensé en su momento), ante los resultados andaluces hacía falta un revulsivo, sin olvidarnos de la ‘mala pata’ al coincidir con la baja paternal del Sr. Iglesias, pero un revulsivo con la izquierda U-NI-DA, lo que ahora no se produce por culpa de la decisión del Sr. Errejón, y la deslealtad no es de recibo. También ha abierto un innecesario debate de críticas, más si cabe, por parte del tripartito de derechas.

    Yo entiendo que el Sr. Errejón, quiera protagonismo ubicándose en ‘MÁS MADRID’, pero existen unas reglas en PODEMOS como en cualquier otro partido, Asociación, etc., que deben respetarse y si no se está de acuerdo con ellas, se debate, rebate, y en caso negativo uno avisa que se marcha o lo hace sin más, pero retira su acta, claro.

    Por tanto, a mí al menos no me vale la explicación del Sr. Errejón, pretendiendo justificar su deslealtad alegando que se presenta (en el partido de la Sra. Carmena) como diputado de PODEMOS ¡No! las medias para las piernas (que decía mi abuela).

    Es muy lamentable lo acontecido para sus votantes (y me refiero en concreto a mis numerosísimos compañeros -ciudadanos al fin y al cabo- que como yo, llevamos votando a PODEMOS desde el 15-M, pese a que hasta entonces lo hacíamos generalmente al PP o PSOE al no ser nuestro voto cautivo de ningún partido). Y digo ‘lamentable’, porque, desde ayer, se encuentran (como yo sin mi ‘concentración mental’) más desconcertados con la noticia que una mona en el circo ¡Pues claro!.

    Para finalizar, yo diría al Sr. Iglesias, que, ‘a ver si PODEMOS levanta cabeza y toma impulso ante las derechas y próximas elecciones que se avecinan, desechando temas absurdos, porque a este paso nos van a adelantar hasta las tortugas con reúma’, en fin…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.