Los medios del régimen están muy entretenidos con Cristina Cifuentes y no tienen siquiera unos minutos para informar sobre la flagrante injusticia que se está cometiendo contra unos chavales que están pagando su pecado de ser navarros, pero resulta que uno de los guardias civiles presuntamente agredidos en el ‘caso Altsasu’ miente descaradamente. Y a la vista está.

Para empezar, en este vídeo grabado inmediatamente después de la pelea, su ropa no muestra signos de haber sido agredido. Tampoco aparecen esas impresiones de botas o zapatos que declararon los denunciantes que mostraba su camisa. Físicamente tampoco parece acabar de sufrir un ‘linchamiento terrorista’, pues resulta evidente que le quedan fuerzas y ‘resolución’ para utilizar la violencia y agredir a la persona que está grabando la situación. Una persona a la que por cierto no reconoce en ese momento como uno de los presuntos agresores en esa ‘orgía terrorista’ a pesar de tenerlo enfrente y hasta propinar un tortazo a su móvil. Por lo visto este sargento ‘víctima del terrorismo de bar’ es una persona con memoria en diferido, y días más tarde sí reconocerá a Iñaki Abad, el chaval que grababa estas imágenes, como uno de los jóvenes acusados de un presunto ‘linchamiento premeditado’ que cada vez parece más claro que solo ha existido en la nociva imaginación de algunos indecentes.

Obviamente cuando se graban estas imágenes nadie podía sospechar lo que iba a ocurrir en las siguientes jornadas y la dimensión que iba a adquirir el suceso. Quizá por eso son los jóvenes que después se convertirían por arte de birlibirloque en los presuntos agresores los que en ese momento acusan de violencia al sargento con tanta naturalidad: “A ese que ha hecho de todo, a ese sí le dejáis”.

En fin, hay que decir aunque no sirva de mucho, que los medios tampoco están teniendo tiempo para comentar la declaración de estas dos peritos médicas en el juicio. Quizá sea porque también desmontan la película esa de la brutal agresión multitudinaria de la que el sargento ahora sabemos que salió tan limpito y tan campante.

En este caso ya no hay caso, aunque se continúe con el verdadero linchamiento: el de los chavales. Y no importa lo que finalmente se sentencie en un juicio en el que lleva tricornio hasta el apuntador (incluida la juez, Concepción Espejel, “Concha para los amigos”, que no solo está casada con un coronel del Cuerpo, sino que hasta ha sido homenajeada y distinguida con la Orden del Mérito de la Guardia Civil). El resultado, incluso con la insospechada absolución de los acusados, ya nunca podrá ser justo.

Como para sentir mucha atracción por esta actual Españita con aroma de franquismo.

5 Comentarios

  1. Un país en el que pitar/silbar al himno/rey es considerado terrorismo, y en cambio se ve democrático y normal el vender armas a una dictadura (Arabia Saudí), es un PAÍS INDECENTE, REPUGNANTE Y CARENTE DE TODA ÉTICA. Ésta es la auténtica Marca España. No busquéis más.

    ¿¿¿Qué coño esperabais de este puto y guarro país, imparcialidad-objetividad???

    PD. A veces me parecéis niñitas de Acción Católica, hostias.

  2. Pues no. Se ve que a los medios no les interesa aclarar esta ‘maniobra’ intencionada si con ello benefician al menos a alguno de los acusados. Además, resulta ‘despreciable’ que, ante cualquier agresión, o en otro orden de cosas un borracho…drogadicto que circule por la carretera atropellando peatones, lo identifiquen con el terrorismo, como si la mayoría de ciudadanos no supiésemos diferenciar, pero lamentablemente, es una estrategia a nivel mundial, lo que demuestra que ‘no viven’ sin inventar el terrorismo para amortizar el armamento militar del que somos exportadores.

    • Si te refieres a quien mató a 8 personas he irió a más de 20 circulando con una camioneta por la acera de la calle más popular de Toronto, no fue calificado como terrorismo. Al menos no en Canadá. Se le supone un delito de odio hacia las mujeres (aunque hubo algún hombre entre las víctimas) porque pertenece a un grupo internacional conocido como “incel” formado por autodenominados “célibe involuntario”. O sea gente con poco éxito con las mujeres.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.