Parece que en este país, especialmente en los últimos años, se esté multiplicando el número de soplagaitas, sinvergüenzas, cretinos, inmorales e hipócritas. Y de fachas, por supuesto. O quizá no se trate tanto del aumento como de que hubo una época en la que mucha gente pretendía desligarse de su pasado porque quedaba feo eso de ser tachado de afecto al régimen, y últimamente, como parece que volvemos con gran aceptación a los orígenes, ya empieza a estar bien visto y por ello van saliendo de las cuevas todos esos personajillos abducidos y todas esas familias abductoras que se acostaron franquistas y se despertaron demócratas.

Será por eso que ahora en las redes empieza a resultar común ver que se utiliza el término “comunista” con pretendido ánimo injurioso (lo de llamar a Anguita ‘comunista’ creyendo que le insultan es de lo más loco que se ha podido ver en los últimos tiempos y también una buena muestra de en qué estadio de involución cultural estamos). Y será también por ese mismo motivo que todos los medios se están poniendo de acuerdo en exigir a ETA que no haga distinciones a la hora de pedir perdón a las víctimas, y sorprendentemente nadie exige, por ejemplo a González y al PSOE que pidan perdón por las víctimas del GAL; a Aznar y al PP por generar e implicarnos en una guerra sustentada en mentiras, ni a los miembros todavía vivos del régimen franquista, a sus policías, jueces, verdugos y dirigentes, a su iglesia y al sursum corda que se flagelen, se arrodillen y hagan penitencia por los innumerables y execrables crímenes cometidos con absoluta impunidad durante cuarenta años “de paz”.

Y sí, será por eso (porque este país aún lo controlan los hijos y nietos de fascistas) que no se puede ser sincero y mantener un discurso directo y sensato sin herir cínicas y absurdas sensibilidades y convertirse en objetivo de los idiotas.

Afortunadamente a Julio Anguita eso no le quitará el sueño a estas alturas.

2 Comentarios

  1. Muy lucido Julio Anguita…la entrevistadora indignadísima cuando le haces ver que el perdón es cuestión moral…como de sacristía y no corresponde esa exigencia a los gobernantes y menos aún a gobernantes que permiten que cada día mueran 100 ciudadanos con un grado de dependencia reconocida y que no reciben un solo euro…como hago saber en un artículo enviado a Iniciativa Debate Público.

    Todo es dilatar la solución mas allá del cualquier tiempo razonable, ahora el perdón, luego el reconocimiento del daño, delación, luego reparación con confiscación de sus bienes familiares, embargos, etc.como con la iglesia católica los cinco preceptos para una buena confesión siendo el penúltimo confesión de boca…y el último satisfacción de obra…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.