Antonio Maestre | La Marea | 18/06/2018

La dura travesía por el desierto que han supuesto los casi ocho años de gobierno de Mariano Rajoy nos habían hecho olvidar la capacidad de la progresía cultural española cercana al PSOE para abochornarnos. Solo han tardado una semana en recordarnos la dura vida de la izquierda caviar en sus burbujas burguesas de lecturas en diván y aguerrida lucha revolucionaria frente a la pérfida hacienda.

Ángeles González-Sinde ha escrito un texto en el que muestra mucho más de lo que cree decir. El artículo era solo un lamento privilegiado, lágrimas de la gauche divine al ver que no les dejan defraudar a Hacienda y que tienen que cotizar como el vulgo profano e inculto. Como una fontanera o un peluquero. Pretendía denunciar la injusta vida del artista, un colectivo vapuleado por la crisis como casi todos en tiempos pretéritos cercanos, pero le salió una exaltación a la arcada ajena. La burbuja de clase en la que vive la izquierda champagne les impide ver que no es normal defraudar a Hacienda, que no está bien, y que no todo el mundo lo hace fuera de su círculo de relaciones.

“Constituir una sociedad con la que facturar por los trabajos fue la alternativa de muchos para tener un tratamiento fiscal más favorable y poder ahorrar en los tiempos de vacas gordas, para vivir en los de vacas flacas. Eso no es defraudar ni engañar”, decía la exministra de Cultura que llamaba delincuente a todo aquel que veía una película descargada.

Después de soportar el texto de Sinde con bochorno, leía cómo el Ministerio de Hacienda había advertido a profesionales de cualquier tipo que no importaba lo que ganasen al mes o que facturasen menos del salario mínimo: tienen que darse de alta en autónomos y pagar su respectiva cuota. Aunque la cuota de autónomos supere a lo que ganes y factures. Muchos de esos profesionales que tienen la misma estabilidad laboral, ausencia de ella más bien, que los trabajadores y trabajadoras de la cultura de los que habla Sinde seguramente no ven bien que un ministro que cobre 800.000 euros en tres años pague 21.000 € después de que hiciera trampa hasta para deducirse los gastos de mantenimiento de la casita de la playa. Esa “jauría” trabaja mucho, posiblemente más que todos estos insignes próceres de la alta progresía, y paga sus impuestos sin hacer trampas. Desde su atalaya es posible que no los vean, pero están ahí, pagando más impuestos de los que usted quería pagar facturando más de diez veces menos. Y sin llorar. 

Los lamentos y quejíos de los BoBos de Huerta y Sinde dicen más de ellos que de lo que pretenden denunciar. BoBos, como llamaban en Francia en los años 80 a esa izquierda caviar que reflejaba en sus textos, películas y discursos al lumpen como el explorador colonial del XIX que iba a la selva a descubrir nuevas especies animales. BoBos, como acrónimo de bohemios burgueses. No se me solivianten que no es que haya sacado el barrio, solo una descripción sociólogica de clase. De la clase a la que pertenecen aquellos progresistas que lloran por tener que pagar impuestos como los pobres y no como la elevada clase a la que su espíritu merece pertenecer. Y de hecho pertenece. Es triste que a estas alturas haya que recordar que la izquierda defiende que la fiscalidad tiene que ser progresiva para que los que más ganen paguen más impuestos que garanticen derechos sociales a los que menos tienen. Es posible que cuando les toque pagar un 48% de IRPF se les olviden los preceptos fundamentales de la izquierda y sus valores, pero créanme que todo aquel que paga un 2% de IRPF por lo exiguo de su sueldo querría tener que pagar ese 48% que ustedes combaten por defraudar.

Existe un pequeño texto del ácido novelista y ensayista G.K Chesterton que sirve para describir de manera quirúrgica a estos seres de luz que intentando desnudar a la jauría solo consiguen quedarse en cueros ante la audiencia. El brillante relato responde al nombre de “Los novelistas de los barrios pobres y los barrios pobres”. En él el autor inglés expresa lo que ocurre cuando los novelistas acuden a narrar las vicisitudes vitales de la gente con escasos recursos, cómo lo que pretende ser un relato fidedigno de la vida entre la escasez material acaba siendo una autodescripción de las propias carencias para desprenderse de la mirada de privilegio que lo acompaña.

“La novelas a las que nos referimos no dan cuenta de la psicología de la pobreza, dan cuenta de la psicología de la riqueza, y de lo que esta experimenta cuando entra en contacto con la pobreza. No son un auténtico retrato de la pobreza, son apenas una sombría y terrible descripción del estado de quienes van a visitar los barrios pobres”. La izquierda caviar sufre estos síntomas cuando abandona la burbuja en la que vive y entra en contacto con la plebe que paga IRPF, la llama jauría para describirla y acaban dando cuenta de su propio retrato burgués.

1 Comentario

  1. Excelente artículo, que aplaudo y agradezco

    Son demasiados los “progres” que se sitúan a sí mismos muy por encima del resto de los mortales, y, sin querer, a veces les traiciona el subconsciente y queda patente su supremacismo. en este caso, no es por apellido, ni por herencia, es, simplemente, “porque yo lo valgo”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.