Las torturas y ensañamientos de Billy el Niño por los que (obviamente) no merece una medalla

Juan Miguel Baquero | El Diario | 23/06/2018

Billy el Niño disfrutó con su trabajo, según relatan sus víctimas. Los calabozos de la Dirección General de Seguridad (DGS) en la Puerta del Sol retienen historias de torturas en las que el expolicía condecorado de la Brigada Político Social (BPS) participaba con “especial ensañamiento”, según queda recogido en muchas denuncias. Las fechorías quedaron grabadas con nombres como el ‘pasillo’, el ‘repasito’, el ‘saco de golpes’ o la ‘bañera’. Y una de sus favoritas, y más crueles: el colgamiento de una barra.

Así lo cuentan sus víctimas en las siete querellas presentadas hasta el momento contra Juan Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño. La extrema violencia policial queda acreditada con las declaraciones de represaliados en la dictadura de Franco. La humillación, el debilitamiento y la violencia psicológica contra los detenidos eran prácticas habituales, como muestran los documentos testimoniales a los que ha tenido acceso eldiario.es. Estos eran algunos de los ‘trabajos’ y fechorías preferidas del torturador franquista Billy el Niño.

El ‘pasillo’. El detenido pasa entre dos filas de agentes policiales que golpean con porras, vergajos, puños americanos, patadas y puñetazos.

El ‘repasito’. Propinar fuertes golpes, sin dejar marcas en el cuerpo, con guías telefónicas y porras de goma. Táctica empleada entre interrogatorios.

Colgamiento de una barra. Esposado por la muñeca delante de los tobillos, el detenido queda suspendido por la articulación de las rodillas. La postura deja expuestos los glúteos, genitales y plantes de los pies para ser golpeados. El dolor es muy intenso. Provocaba abundantes hemorragias y presencia de sangre y coágulos en la orina durante meses. Una de las prácticas más usadas por los agentes de la BPS por la extrema posición de vulnerabilidad y la nula posibilidad de defensa.

‘Saco de golpes’. Billy el Niño bautizó así a los puñetazos y patadas repetidas en el cuerpo de sus víctimas que descargaba con movimientos y gritos copiados del kárate y las artes marciales. Le “encantaba” propinar estas palizas pronunciando los nombres de las técnicas empleadas para mostrar su pericia en la materia, según el relato de las víctimas.

La ‘bañera’. Introducción de la cabeza en aguas “extremadamente sucias y nauseabundas” hasta el práctico ahogamiento del detenido. Cuando la víctima llega a perder el conocimiento siente la sensación de que va a morir.

Apagar cigarrillos. En la cara o en la cabeza.

Golpes en la cabeza. Con una guía telefónica. Sin marcas. Origina intensas cefaleas.

Una de los objetivos en las sesiones de tortura era evitar daños irreversibles y golpear sin dejar marcas. Cuando era posible. Con un doble propósito: no minar del todo la resistencia física y psicológica de la víctima y eludir pruebas ante posibles denuncias de los sometidos a castigo en los calabozos de la madrileña Puerta del Sol. Pero también se negaba agua y comida, o el sueño, a presos desnudos que acaban manchados por sus propios excrementos.

Las torturas de la BPS tenían su propio protocolo. A los golpes durante la detención y el traslado en vehículo policial seguía el encierro y aislamiento. Luego los intensos y continuados interrogatorios. E incluso médicos que comprobaban las constantes vitales y el estado de resistencia de los apresados.

Encierro y aislamiento. Una celda con un petate y una manta. No permitir el contacto con familiares ni abogados durante el periodo de detención.

Interrogatorios. Constantes bajadas y subidas desde calabozos a salas de interrogación. Alternar estas situaciones provoca desorientación forzada y desubicación espacio temporal. Las prácticas quedan prolongadas durante horas para derrumbar a los apresados y obtener información de sus actividades.

Porque la dictadura respondía a las manifestaciones antifranquistas con más acciones represivas. Y en ese escenario uno de los actores principales fue Billy el Niño. El torturador que nunca ha sido condenado por sus acciones. Ni juzgado, pese a  las querellas. Al contrario, González Pacheco mantiene una medalla al mérito policial con un  incremento del 15% en su pensión.

Radiador. La víctima queda esposada a un radiador. El calor acaba produciendo aturdimiento, mareo, fatiga.

Debilitamiento. No proporcionar agua o bebida alguna. Escasa o nula alimentación. Negar el descanso. Duchas de agua fría.

Humillación. Despojar de la ropa para mantener desnuda a la víctima. No permitir realizar las necesidades fisiológicas ni el aseo, a las mujeres incluyendo el periodo de menstruación.

Violencia psicológica. Insultos y amenazas. Coacciones indicando posibles daños a familiares y compañeros.

El más famoso torturador de la BPS

En los años 70, Billy el Niño era conocido entre la oposición política al régimen de Franco como uno de los torturadores más implacables. La entrega a su trabajo contrastaba con las actitudes más frías o impersonales de otros agentes. González Pacheco era de los pocos que se identificaba ante sus víctimas. Y lo hacía como otro método intimidatorio más, sabedor de la fama que había acumulado.

Billy el Niño alardeada ante los detenidos de conocer y tener controlados a militantes de izquierdas y a líderes estudiantiles. Decía a los torturados que algún compañero le había delatado, para minar su resistencia y pedía colaboración a cambio de beneficios penales o habría “una muy larga temporada en la cárcel”.

La ventana. Asomar al detenido, normalmente inmovilizado y sometido a golpes, dando a entender que va a ser arrojado por una ventana.

En el caso de Enrique Ruano, delegado del Sindicato Democrático de Estudiantes de la Universidad de Madrid, murió el 20 de enero de 1969 al caer desde el séptimo piso de un edificio al que había sido trasladado por la Brigada Político Social. El movimiento antifranquista consideró el suceso un asesinato.

Como Julián Grimau, lanzado al patio interior de la Dirección General de Seguridad el 8 de noviembre del 62. La BPS quería justificar el episodio como un suicidio. El militante del Partido Comunista fue condenado a muerte y ejecutado por la dictadura franquista el 20 de abril del 63.

“En ese mismo despacho el cobarde de Julián Grimau se tiró por la ventana”, le dijo Billy el Niño a uno de sus torturados, Willy Meyer. El policía de Franco sacó la pistola, la apretó contra su pecho y le gritó que le iba a matar. Había montado el arma en falso para recrear una ejecución. Era otra de las fechorías predilectas de uno de los  torturadores más “sádicos” del franquismo.

3 Comentarios

  1. Este espécimen de la degradación humana no nos creamos que es un ejemplar raro , de una especie de torturadores rara y ya en extinción. Este torturador es ciertamente una excepción ,entre muchos otros torturadores que ha destacado por su s inhumanas practicas de sadismo y sufrimiento Y fue premiado y condecorado por su destacado trabajo. El que esto escribe , también fue torturado , no por esta escoria inhumana ,sino que por otros de su misma ralea, profesionales de la represión franquista y neo franquista. Y son muchos , los que aun campean a su aire , por estas tierras sirviendo a la “democracia” que ahora ya no la llaman , “Democracia orgánica” y no torturan , pero están ahí , disfrutando del reconocimiento de los mismos poderes facticos que se beneficiaban de Franco. Porque poco a cambiado, en cuestiones de poderes facticos. Tras la llamada “Transición” todos aquellos torturadores seguirían en sus puestos, Nadie fue procesado, ni cuestionado profesionalmente, sino que mas bien promocionados por sus servicios ,serian de nuevo empleados por su experiencia contra los llamados “enemigos de España” que aun continuarían activos. entre ellos Billi el Niño” , Y yo me pregunto , ¿ Que es lo que se esta pretendiendo con eso de retirarle las medallas a esta alimaña torturadora?
    No estoy en contra de ello, por supuesto, pero no utilicemos esta acción como un fin en si mismo, como si con la retirada de las medallas a este espécimen , el Estado ya habría cumplido con la justicia universal. No olvidemos que “Billi el Niño” esta procesado por crímenes de lesa humanidad por la justicia Argentina , y que el Estado español se niega a su extradición: Son muchos los crímenes del franquismo que están esperando justicia.

    Que no nos engañen nuestra hambre de justica con las migajas de las retirada de las medallas

  2. ¡Cómo pretenden engañar! Ahora resultaRÁ QUE EL UNICO TORURADOR FRANQUISTA HA SIDO Billie el Niño. Ya no se acuerdan de Melitón Mazanas ni de los toques de atención de Europa para que se investiguen las torturas en España. He leído una estudio que empieza en 1975 y acaba en 1982, de Franco a la Consti, y se cita que la tortura fue práctica habitual para presos po´liticos especialmente y también comunes. También parece imbécil la gente cuando ni sabe que el anterior ministro del interior, el de la medallitas y el angelito de la guardia, tuvo que reconocer en sede parlamentaria que hay sentencias año tras año de jueces que han condenado a torturadores que ejercían en el País Vasco y Navarra especialmente. también en otros sitios. Lo tengo en la mente….”en el año tal los jueces reconocen 42 casos de torturas”, “El año tal, solo 32” etc. Quien lo quiera ver hay youtubes y diarios de sesiones. Resumiendo. El Estado español ha sido amonestado por el tema tortura por Europa. Tampoco lo sabe nadie. Esperemos que pare ya la cosa. Un periodo muy virulento fue el tardo franquismo y de 1975 al 82, de Franco a La Consti. Hay un estudio del tema. El Estado asesinó a cerca de 40 persona cada año y la tortura era habitual, formaba parte de sistema. El enano de Billi era uno más, no el único. Y me juego algo que se repartieron medallas a otros cobardes torturadores. La transición fue franquismo más traición y coloboración de los sociatas. El GAL fue obra socialista y todo sabemos quien era el señor X. Y así nos va. No hubo ruptura ni depuración, sino cambio de chaqueta. Los grises, de marrón y los jueces y militares, los mismos que con Franco. En Portugal, la policía, el ejércitos y diversos cuerpos comprometidos con la dictadura fueron depurados y se partió de cero. Muchos huyeron a Brasil. Aquí, Billi el Nano, sigue paseándose por Madrid aunque se tape el careto. Yo no me creo que nadie supiera lo de las medalas del sujeto, ya que las paga el estado mediante nómina normalmente procedente de Hacienda si son jubilaciones. Este es un país donde se ha tragado más mierda que en nigún otro. Carrillo también estaba en el ajo con bandera del aguilucho incluida, que fue oficial durante años tras la muerte de Franco. Este es el país de los idiotas. Conforme mueren los franquistas que estruviero con Franco salen como setas las nuevas generaciones. ¿Quién es el padre de la candidatra del PP Soraya Sáez de >Santamaría? NO es difícil averiguarlo y estudiar su vida y milagros. Apazree varias vecxes du nombre en el estudio citado, eso sí, al final iba de demócrata, inclusi se pueden leer sus memorias? ¿Quién es el padre de Iné la ciudadana? ¿Y el de la antigua lideresa del PP catalásn la señora Camacho? ¿Y el difunto suegro de Garzón? ¿Y el padre de la tramposa de los másters?¿Y el padre del “socialista” Bono? Y muchísimos más, los descendientes dce los que no fueron depurados por franquistas. Ya lo decía Lluís Llach en su canción “Neofatxes globals” y el vulgo en la misma transición: “LOs mismos perros con diferenres coolares”. Ahora están sus cachorros.

  3. ¿también se han olvidado de Matute’ Asesinando a Bartolomé en Somosierra, a Antonio González el trabajador de la construcción?Aparte de la mía propia y todos los compañeros de la Librería Jarama en agosto del 75? Dese luego que otros muchos compañeros y compañeras que ya no están y otros que no han querido hablar por ser humillantes y bárbaras las torturas que sufrieron…Éste matute no sé si habrá fallecido o nó pero también formaba parte de un equipo realmente denigrante y bochornoso , claro que esperábamos dentro del sistema policial franquista…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.