Desde que nací en 1960 hasta que cumplí quince años, ni un sólo día dejé de oír esa palabra maldita, su excelencia por aquí, su excelencia por allá, en los telediarios, en los partes radiofónicos, en los periódicos, en las fiestas, en las misas, su excelencia era como dios, salía en las monedas por su gracia y estaba en todas partes, presidía ayuntamientos, diputaciones, cofradías, equipos de fútbol, salones de lenocinio, bodas y bautizos, regatas, corridas de toros, un fenómeno, un colmado de maldades, felonías y mediocridades a quien todos llamaban su excelencia, todos menos unos cuantos, entre los que estaba mi padre, que se referían a él por su verdadero nombre: Su excremencia. Es por ello, Sr. Pedro Duque, que me cago en su excelencia, con toda rotundidad, con todo alborozo, con total satisfacción.

Académicamente, la palabra excelencia tomó nuevos aires cuando la ministra popular Pilar del Castillo y sus asesores quisieron hacer una ley de educación elitista, segregadora y clasista, una ley que reservase los estudios superiores para aquellas personas procedentes de buenas familias con posibles para financiar los estudios de sus hijos y asegurarse así un lugar en la Nomenclatura o en sus proximidades. Del Castillo no pudo, pero el absurdo y pegajoso Sr. Wert sí, y desde entonces hemos tenido que aguantar como los excelentes abrían las puertas a las universidades privadas donde se obtienen títulos según cuenta corriente y apenas existe la investigación científica. No sé quién le ha contado a usted, Sr. ministro, que la escuela privada va por delante de la pública, debe ser su experiencia personal en algún centro muy dotado para los idiomas y poco más, pero le habría bastado con comprobar los resultados de las últimas pruebas de selectividad para darse cuenta de que los resultados de los centros públicos, pese a contar con muchos menos medios, son muy superiores a los de los privados. No es una cosa que la diga yo porque se me ocurra, sino que son datos de su propio ministerio que usted, por el cargo que ocupa, debería conocer. Por otra parte, siendo usted excelente y ministro de Ciencia, Innovación y Universidades de un Gobierno socialista, no podía haber caído más bajo al alabar con desmesura, mal tino y nula información a la enseñanza privada, que es precisamente la que no tendría que recibir ni un euro público ni un minuto de su atención. Si hay personas como vuecencia que quieren llevar a su descendencia al British Council, al Liceo Francés -por cierto extensión privada de la escuela pública francesa- o a cualquier otro centro carísimo y excluyente, con su pan se lo coma, siempre que no medie dinero público.

Atribuyo sus declaraciones encomiásticas hacia le enseñanza privada en los premios ACADE a su inexperiencia política, a su escaso compromiso con lo público o a su devoción por lo privado, cosa que se me antoja bastante extraña cuando usted estudió brillantemente en una Universidad Pública y la mayor parte de sus trabajos los ha realizado en la Agencia Espacial Europea, que, como usted debe saber mejor que nadie, se nutre de los dineros que le aportan los distintos Estados miembros. En cualquier caso, en adelante, no estaría mal que usted repasase la procedencia de las investigaciones que en todas las ramas del saber se realizan en España, pues sólo con eso, con saber que más del 90% de esos trabajos proceden de centros públicos se daría cuenta de cual es la realidad educativa de su país, una realidad muy dañada por los recortes y ataques sistemáticos dirigidos contra ella por el partido franquista que mandó en España hasta hace unos días, pero también muy rica gracias al esfuerzo desinteresado de miles de científicos que han seguido luchando contra el cáncer, la esclerosis o el sida, por las energías renovables o el mejor aprovechamiento del agua sin apenas apoyo del Estado y esperan de la ansiada financiación para poder culminar sus iniciativas; también, como no, debería usted saber, mucho mejor que yo, que la mayoría de patentes farmacéuticas que salen al mercado, no han sido descubiertas en los laboratorios de las transnacionales del sector que exprimen como sanguijuelas al Sistema Nacional de Salud, sino que proceden también de las universidades públicas, las cuales, agobiadas por la falta de dinero, terminan vendiéndolas a los laboratorios cuando ya está casi todo el trabajo hecho. No, Sr. Duque, la enseñanza privada no va por delante de la pública ni en España ni en ningún lugar del mundo, puede usted informarse del esfuerzo que cuesta sacarse Medicina en la Universidad de Murcia o en la Universidad Católica de esa ciudad que preside un tal Mendoza, así, empíricamente podrá comprobar cual es la calidad de una y de otra, y cuales son sus muy diferentes objetivos científicos, humanos y mercantiles.

Ni la escuela ni la universidad privada han aportado nada al sistema educativo español. Bueno nada no, hay algo que sí han traído, la posibilidad de titularse en cualquier carrera sin cumplir con los mínimas exigencias de esfuerzo y capacidad exigibles. De ahí, que le recomiende que en adelante, cuando tenga que hacerse un análisis de sangre, entregue sus brazos a una enfermera recién salida de cualquier universidad católica. Será una experiencia inolvidable. Pero en fin, como usted no era ministro todavía cuando hizo esas declaraciones impropias de quien semanas después regiría los destinos de las Universidades Públicas y de la Investigación en nuestro país, le recuerdo lo que dijo un excelente estudiante de bachillerato cuando la neoliberal y arcaica Comunidad de Madrid tuvo a bien entregarle un premio por ser uno de los mejores estudiantes de bachillerato de Madrid. Se trataba de Francisco Tomás y Valiente, nieto del notabilísimo jurista e historiador del mismo nombre asesinado por la barbarie etarra, y esto es lo que dijo hace menos de un mes: “Menos excelencia y más equidad. La calidad educativa no puede reducirse a la excelencia académica. La calidad educativa comporta otro elemento esencial, más allá de la excelencia, la equidad. Sería injusto no recordar que no solo son excelentes aquellos que obtienen óptimos resultados, sino muy especialmente, quienes consiguen progresar desde circunstancias menos ventajosas, en ocasiones, con problemas familiares, aprietos económicos o dificultades de aprendizaje. No podemos permitir que el olvido de nuestra suerte presida esta celebración. La prioridad no podemos ser aquellos que obtenemos resultados considerados como excelentes, la prioridad tienen que ser aquellos que tienen más dificultades…”. También, además de estas magistrales palabras dichas por quien, pese a su juventud, podría ser un excelente ministro, recordarle aquello que Manuel Azaña dijo de Salvador de Madariaga: “Salvador es tonto en siete idiomas”. Nada más.


17 Comentarios

  1. Señor Pedro Duque es usted un mentecato habrá salido de la atmósfera, pero sus neuronas en el espacio se le han reblandecido.
    Una persona que no le va a votar.

  2. Me llena de admiración leer a Pedro Luis Angosto. Bien contestado y totalmente de acuerdo. Este hombre no tiene ni idea, la privada sostenida con dinero público y la pública desprotegida y teniendo a pesar de ello los mejores resultados.

  3. Que tonto es! Pero cómo puede ser este señor Ministro de nada? Porfavor que se vaya urgentemente y que vuelva allá donde parece que es mejor… lejos de la tierrra o dando clases de lo que sabe más supuestamente (porque ya me hace dudar).

  4. Muy bien, seguiremos con lo mismo las carreras de sus excelencias que ni estudian ni nada de nada, para que ocupen puestos gracias a los enchufes franquistas. Los que realmente merecen, estudian y se esfuerzan sólo los veremos de camareros en algún bar.

  5. Qué tendrá el cargo de ministro que convierte (o mejor dicho: pervierte) a gente con neuronas en paladines de la estupidez? está claro que la cartera ministerial sirve para guardar el cerebro y los escrúpulos además de las prebendas. Que asco, tu

  6. pedro duque miente como un bellaco las piscinas de hollywood donde realizan las misiones hacia la luna le han sentado mal para insistir que la tierra es esferica ,le deben pagar muy bien la elite para que estemos aborregados y seamos cada dia mas tontos,el saber es sabiduria y si encima te tragas todo lo que cuenta la NASA que se lleva suculentos y escandalosas subvenciones por dar ciencia totalmente falsa

  7. Una pregunta para el que hace el artículo. Usted ha visto el vídeo completo de la ponencia o solo ha entrado al trapo por los 3 extractos de un vídeo de 2 horas? https://m.youtube.com/watch?feature=youtu.be&v=fSMon2Lqiq4&t=5328 ahi le dejo el link de el vídeo completo, quizás no mejore su opinión del ministro aludido, pero al menos no estará manipulado por el vídeo tendencioso y fuera de contexto que arrasa en el facebu estos últimos días.

    • Pero le has oido?, eso no es equivocación, eso es ser un asqueroso de mierda, el puto lunatico este. Pedro Sanchez, bien nos la has clavado

  8. Mentecato, tonto, soplapollas ,etc. Nada de eso , compañeros ,este Sr. cumple un papel político ,pone en practica una política determinada , que es la política que va beneficiar al capital, donde lo privado , y las privatizaciones son las señas de identidad política económica de la burguesía. O es que vamos a ser tan ingenuos que vamos a creernos que el PSOE es socialista y va practicar políticas socialistas donde lo dominante es lo publico . Las políticas económicas dominantes que un estado desarrolla, solo pueden ser o publicas o privadas, es decir al servicio dominante del pueblo mayoritario, los trabajadores, o al servicio de los poderes económicos del capital.
    No confundamos la política con la inteligencia, este Sr, cumple su pape servil del sistema capitalista,
    Y es un gran error pensar que si un gobierno esta compuesto por ministros inteligentes , todo va ir de rositas¿De rositas para quien ? ¿ Al servicio de quien va estar ese gobierno? ¿De pueblo mayoritario o de las castas dominantes del capital? ¿ Esto que parece de Perogrullo nos cuesta asumirlo , tal es el grado de intoxicación mediática a la que somos sometidos.

  9. pues ya sabemos a él ni señor ministro,ni señor. solo Pedroooooooo porque duque ya sería para él una ofensa,no se como no se ha quitado el apellido.Madre mía que mundo de gilis nos viene encima

  10. Estas palabras están sacadas de contexto. Estáis difundiendo un bulo propio de panfletos tipo ok diario. La madre de Pedro Duque era profesora en un colegio público del barrio de San Blas, concretamente de matemáticas, y el ha dicho textualmente (saco de un tuit): “La educación pública y realmente gratuita es la base para el desarrollo. No perdamos a los genios”, en el dia para la erradicación de la pobreza. (cabría matizar el término gratuito porque no lo es, sale de nuestros impuestos, pero se entiende por donde va). Y lo que dijo concretamente fue: “Lo más importante es tener la educación de mayor excelencia posible que llegue absolutamente a todos los niños porque la distribución de posibles genios es exactamente igual entre los de un nivel económico y otros y lo que tenemos que tener es tener siempre una base de la mayor excelencia posible que sea accesible para todos los niños… Eso es lo más importante de todos y por tanto la educación privada siempre va intentando ofrecer una excelencia mayor a la educación básica pública que también es mayor” Aquí también habría que matizar lo del invento ese de la excelencia, pero creo que también se entiende por donde va. Dejad de manipular y sed rigurosos, no entiendo que buscáis con esto.

  11. El Ministro de Educación no se refería en su discurso a las escuelas católicas privadas y/o concertadas sino a ese modelo de “Escuela Libre de Enseñanza” de algunas cooperativas y modelos alternativos de educación de donde han surgido experiencias piloto innovadoras que luego se han llevado a la escuela pública, como las “Comunidades de Aprendizaje”. Ahora bien, yo soy crítica con estos espacios educativos porque son igual de elitistas y excluyentes que el resto de escuelas privadas ¿Acude la infancia de clase obrera o marginalizada? ¿Cuentan con población migrante o roma? Sabemos que no; es un ambiente de ideología progresista, de clase media que, porque pueden pagarlo, dan a sus hijos/as, el “mejor” modelo educativo. Estas burbujas escolares, aíslan a la infancia de la sociedad tal y como es (con sus desigualdades e injusticias) de modo que familias progresistas y con conciencia y con cierto nivel educativo y adquisitivo, que serían fundamentales para dar heterogeneidad a la escuela pública, se quedan fuera y ni siquiera creo que estén reflexionando sobre el alcance de sus decisiones. Yo fui a una escuela durante los años 90s, con un 40% de población roma, un 10% de hijos/as de funcionariado y un 50% de clase obrera y humilde. No sé cuánto de excelencia supuso para el currículum, pero como aprendizaje para la vida fue valioso

  12. estoy de acuerdo con Elena estáis sacando las palabras contesto. Se le tiene q dar oportunidad a las personas para saber si harán su trabajo bien o no. Acaba de coger el Ministerio y ya le están criticando por unas frases targiversadas. Q tal si colaboramos todos para q tal va el proyecto de : Marcar una cruz en la Renta 2018 para Investigacion” gracias

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.