Insurgente / El Jueves | 17/07/2018

Este domingo, una multitud de franquistas abandonó sus cuevas para concentrarse en el Valle de los Caídos para protestar contra la exhumación de Franco. Lo que nadie se esperaba es que la cosa fuera a llegar tan lejos. Y es que en pleno fragor, unos manifestantes abrieron la tumba del Caudillo para encadenarse a él.

Esta acción enseguida fue celebrada con vítores de aquellos que empuñaban banderas con el águila y de señoras franquistas con pancartas de ‘Franco, cabalga de nuevo. Fecúndame con tu único huevo’.

Uno de los encadenados declaraba ante los medios de comunicación: “Me opongo que el PSOE toque el Valle de los Caídos, este lugar ya es un símbolo de paz… un símbolo de la paz que daba tener esos rojos enterrados en cunetas y no vivitos y coleando como ahora.”

Al pasar las horas y no recibir contestación del gobierno, los encadenados decidieron alargar su protesta: “No vamos a desencadenarnos hasta que Sánchez rectifique. De momento ya hemos pedido avituallamiento para permanecer así durante varios días. Y también unos cuantos ambientadores de coche en forma de pino para colgarle, que huele fatal.”

A pesar de esto, la jornada sucedió sin más altercados excepto por un intento de quemar contenedores. Sin embargo, la acción fue abortada ante la incapacidad de distinguir los contenedores de basura de los ataúdes con fascistas dentro.

1 Comentario

  1. Ha llegado un momento en el que se hace insoportable humanamente el machaque mediático de Franco y El Valle de los Caídos. Una cosa es informar y que la ciudadanía opine, pero cuando la noticia deja de tener repercusión en la calle y sólo existe en los medios reiteradamente, versando sobre si debe o no exhumarse a Franco (sin aportar ninguna resolución definitiva) es lo que yo denomino “machaque” insoportable.

    Si bien es cierto que en mis anteriores comentarios me he mostrado partidaria de la exhumación de Franco como necesidad, más que por su urgencia, no justifica el machaque mediático al que aludo. Y es mucho más urgente (esto lo añado ahora) centrarse en el Patrimonio de la familia Franco que en la exhumación, al menos hasta que el Gobierno disponga definitivamente de los medios y permisos necesarios para llevarla a cabo (si es que se produce, que no lo veo muy claro).

    Pero si, pese a lo expuesto, la citada exhumación va a ser el culebrón del vacacional agosto, voy a añadirle ahora intriga para que resulte más ameno:

    1) Supongamos que a Franco lo enterraron en el polémico Valle.

    2) Supongamos que, secretamente por la noche lo trasladaron a la cripta familiar (a Franco siempre se lo llevan a la hora de los murciélagos).

    OBJETIVOS CONSEGUIDOS:

    a) Mantener las apariencias del Régimen,
    b) Cumplir la voluntad familiar de tenerle en su terreno personal.

    3) Supongamos que, calculando la familia en su día el rédito económico que mantener el punto a) les iba a aportar en interés turístico y demás parafernalia generada en torno al Valle de los Caídos, decidieron OPONERSE a su exhumación para que no se descubra la mentira. Y en esas están.

    4) Partiendo del 3) lógicamente los falangistas…boinas rojas…o como se llamen, (mi ignorancia en el tema es supina) son ajenos a que cuando van al Valle, brazo en alto, a quien cantan es al sol porque allí no está Franco. ¡Ay, qué ridiii!.

    5) Supongamos que algún falangista me lee, se mosquea y pregunta a alguno de la familia (o al fraile de turno) si verdaderamente está Franco en El Valle, a lo que éstos, no dispuestos a perder la gallina de los huevos de oro y el chollo, le contestan afirmativamente (al tiempo que rezan para sí: “Señor Altísimo del Palio, que descubren el pastel y tendremos que reforzar la vigilancia nocturna de la tumba”.

    Bueno, como intriga veraniega, ahí lo dejo.

    ¿Es verdad, o es mentira?:

    Ah, todo es según el color del cristal con que se mira.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.