En las tertulias de debate político de los diferentes medios televisivos españoles, ya sea “Los desayunos de TVE”, “Al rojo vivo”, “Espejo público”, “Preguntes freqüents” o cualesquiera que sean, los periodistas han hegemonizado la falaz dialéctica de la pugna entre “constitucionalistas” e “independentistas”. Esta ficticia división ha convertido a unos en salvaguardas de la Constitución Española (CE) de 1978, y a los otros, a los independentistas, o bien en contrarios a la CE, o bien en aquellos que no respetan la Carta Magna, pero detrás de esta maniquea dialéctica se esconde la perversa manipulación del sentido de la CE al reducirse su defensa a un único artículo de la misma: la unidad de España.

El artículo 2 de la CE de 1978 establece que «la Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles». Este artículo es el pretexto de todos los partidos del estado español, autodenominados “constitucionalistas”, para no permitir celebrar un referéndum de autodeterminación en Catalunya, a pesar de que el artículo 150 de la misma CE establece sendas bases para su realización. El argumento que utilizan es que un referéndum de autodeterminación es contrario al artículo 2 de la carta magna, pero la realidad es que todo es cuestión de diálogo y voluntad política. El resultado: los medios televisivos españoles han convertido en constitucionalistas a los que defienden la unidad de España. Pero, ¿realmente los autodenominados constitucionalistas pueden ser considerados como tales?

La Carta Magna se aprobó el 6 de diciembre de 1978 y la componen 169 artículos que tratan asuntos de capital importancia como los derechos y deberes fundamentales de los españoles, la corona, las Cortes Generales, el poder judicial, la administración y economía del Estado, el tribunal constitucional y la organización territorial del Estado, entre otros. La CE, pues, es la ley fundamental del Estado, con un rango superior al resto de normas jurídicas, fundamento de todo el ordenamiento jurídico, o dicho de otro modo, la raíz madre de todas la leyes. Sin embargo, son más de 20 los artículos de la Carta Magna que los gobiernos autodenominados “constitucionalistas” violan sin que esto suponga convertirlos en anticonstitucionalistas.

La PAH entró en el escenario político-social debido a que el Estado español y sus gobernantes principales (PP y PSOE) no han respetado el artículo 47 de la CE, el cual establece que «todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada», además de que «los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación». En la última década, más de 26.000 familias han perdido su vivienda, sin que el Estado haya hecho nada para impedirlo o buscar una solución a dichas familias.

El artículo 27 establece que «los poderes públicos garantizan el derecho de todos a la educación, mediante una programación general de la enseñanza, con participación efectiva de todos los sectores afectados y la creación de centros docentes», pero la realidad es que las universidades españolas han perdido desde 2008 más de 1.240 millones de euros en sus presupuestos gracias a las políticas educativas y presupuestarias del PSOE y del PP, haciendo que los estudiantes hayan visto subir exponencialmente las tasas universitarias, provocando que 30.000 universitarios se encuentren al borde de la expulsión por impago.

La CE también establece, mediante el artículo 40, que «los poderes públicos promoverán las condiciones favorables para el progreso social y económico y para una distribución de la renta regional y personal más equitativa, en el marco de una política de estabilidad económica», cuyo objetivo es romper la brecha de la desigualdad social y económica. España realizó una amnistía fiscal bajo la responsabilidad de Montoro, ministro de Hacienda del expresidente Rajoy, medida que permitió una repatriación de los bienes no declarados mediante el pago de un impuesto del 10 por ciento sin sanción penal. Sin embargo, ni Montoro ni Elena Salgado (ministra de Hacienda de Zapatero), realizaron medida alguna para combatir el aumento de la desigualdad, aumento que nos pone en la cabeza del mundo según la OIT.

Existen más artículos vulnerados de la CE por los denominados “constitucionalistas”, como por ejemplo el artículo 15, que establece que nadie puede ser sometido a tortura ni a penas inhumanas, pero tenemos detrás el caso de los GAL y otros tantos; o el artículo 14 que establece que todos los españoles somos iguales ante la ley, pero es conocido que no se juzga igual a Urdangarín que a un ladrón de gallinas; o el artículo 128 que prohíbe los monopolios y que insta a nacionalizar dichas empresas mientras RED Eléctrica controla el monopolio de la distribución de la electricidad en todo el Estado español; o qué decir del artículo 41 y 43, según los cuales se obliga a los poderes públicos a mantener un régimen público de Seguridad Social al tiempo que en la última década hemos sufrido los grandes recortes en la Sanidad. Muchos más son los artículos violados constantemente por los autodenominados “constitucionalistas”, pero ninguno parece ser tan importante como el artículo 2, como si la unidad de España fuera el fundamento vital de todos los españoles.

A los denominados “independentistas” se los considera anticonstitucionalistas porque si su voluntad política de soberanía nacional se llevara a cabo implicaría la violación del artículo 2 de la CE, pero la realidad es que se han anulado otras tantas leyes catalanas que hacían efectivos algunos de los artículos de la CE comentados, medidas llevadas a cabo por los denominados “independentistas”. Mediante la suspensión de varios artículos de la Ley de Emergencia Habitacional, cuyo objetivo era respetar el artículo 47 de la CE, o la ley de pobreza energética que prohibía a las compañías de luz y gas cortar el suministro en caso de impago a las personas en situación de vulnerabilidad económica durante los meses de más frío, que activaba el artículo 41 de la Carta Magna. La última ley anulada ha sido la ILP de Renta Garantizada de Ciudadanía, aprobada por unanimidad en el Parlament y cuyo objetivo era ayudar económicamente a las familias más vulnerables. Estas leyes, entre otras, hacían efectivos algunos artículos de la CE por lo que se hace difícil poder tachar de anticonstitucionalistas a los “independentistas” sólo por un artículo que, según la Audiencia territorial de Schweslig Holstein, no ha sido vulnerado. Es por este motivo por le cual su clasificación ha sido una burda estrategia maniquea de los autodenominados “constitucionalistas” y de los medios televisivos españoles para convertir en enemigo público número uno a todos los que defienden un ordenamiento administrativo y territorial diferente, es decir, la ruptura del Estado español, pero no de sus pueblos.

Es probable que detrás de toda esta manipulación maniquea se encuentre un objetivo todavía más cruel: manipular la opinión pública hasta tal punto que considere necesario y permita el castigo a aquellos denominados anticonstitucionalistas como enemigos internos del Estado. De hecho, el PSOE ya ofreció su apoyo al PP, cuando todavía éste tenía el gobierno del Estado, para reformar el Código Penal y actualizar el delito de rebelión a los tiempos que corren en la actualidad, con el objetivo de adaptar el delito de rebelión al independentismo, medida que a día de hoy el actual gobierno socialista de Sánchez no ha desmentido. Para ello es necesario que la opinión pública esté dispuesta a apoyar dicha medida y no existe mejor forma de hacerlo que mediante un chivo expiatorio: reducir el independentismo a anticonstitucionalismo y, por lo tanto, a enemigo del Estado. Con una hábil manipulación de la prensa se está consiguiendo que los independentistas, a pesar de llevar a cabo la totalidad menos uno de los artículos de la CE, se los considere anticonstitucionalistas, y que los autodenominados constitucionalistas, que apenas respetan un puñado de artículos de la CE, se los considere como los salvaguardas de la CE. Sólo queda una cuestión: si esta manipulación maniquea acaba resultando, ¿quién condenará a los autodenominados constitucionalistas?

12 Comentarios

  1. Gracias por el artículo !
    Es muy didáctico, razonado y con fuentes fidedignas. La información es un buen método para intentar transformar las manipulaciones y reacciones sin razón en conocimiento, comprensión y pensamientos coherentes.
    Ahora, a ver cómo va de “entendederas” la peña …

  2. (…) “¿quién condenará a los autodenominados constitucionalistas?”

    Te responderán que dios. Que un buen patriota y cristiano, cómo ellos se consideran, sólo puede ser juzgado por dios.
    Y estos desechos humanos, te lo dirán con todo el morro, los muy cabrones e hipócritas de mierda.
    Hispanistán en estado puro.

    ¡Viva España!

  3. Es el “atado y bien atado” que según comentan sus allegados garantizó el Caudillo de España por la g.de Dios (según las monedas acuñadas). Todo este entramado está organizado para que sigan mandando los de siempre, los que pilotan el Estado español: la monarquía,la iglesia,los banqueros,los aristócratas. Han comprado a la izquierda que debía defender los intereses ciudadanos (por cuatro cuartos) y la izquierda 2.0 va por el mismo camino; lo hacen con nuestro dinero y sin disimulo alguno. Este Estado debe ser destruído porque no es posible reformarlo; a fin de cuentas…para qué lo necesitamos? si un pueblo de mujeres y hombres libres no sabe organizarse sin un ente que les vigile no merecemos llamarnos Pueblo. Esclavos es la palabra que más nos cuadra. Y un país de esclavos sumisos está condenado a reeditar su esclavitud una y otra vez hasta que las cunetas sean excavadas y los asesinos, identificados. Mientras tanto seremos un país de tercera categoría al que se puede comprar con un televisor de 50 pulgadas que reflejará nuestra estupidez y nuestro egoísmo. Más nos vale quitar el enchufe de la corriente. Más nos vale

  4. “que ha un ladrón de gallinas”. Impresentable falta de ortografía. Menos licenciaturas y másteres y más aprender a escribir.

    • Honorato, si esa es tu critica, mal vamos. Reconozco el error, pues sé que va sin hache, pero se me escapó. Que un error de manufactura no te haga olvidar el horizonte de la idea, seria tan estúpido como triste.

      El autor: Juan Carlos.

    • Como ya queda reflejado en los comentarios, y para evitar que otro ‘talibán ortográfico’ venga a mostrarnos su horror ante un lapsus clavis (como clavo ardiendo), corregimos la errata (que como es evidente se nos pasó, por lo que principalmente es nuestra).

  5. No he hecho ninguna mención al horizonte de la idea. Y no es una falta de manufactura (sic) es una falta de ortografía. Y el “mal vamos”, te lo puedes ahorrar o aplicártelo exclusivaente a ti mismo.

  6. Honorato: solicita plaza en la RAE para dejar tus estúpido – oportunistas “melacojoconpapelde fumar”. A esta chorrada se reduce tu ilustración?. Pobre…!.

  7. Aprovechando el desplazamiento a mi casa por un deber inexcusable personal, ya que estoy, voy a opinar ‘megarápidamente’ ante el espectáculo, que aunque no es novedoso, se presta a un surrealismo impresionante entre fantasmadas y realidad (y no me estoy refiriendo al eclipse que nos tuvo a todos mirando al cielo). Repasemos:

    CON UN PP
    cuyo responsable, Sr. Casado, se halla enfrascado en recuperar sus orígenes o fantasmas del pasado como el eslogan… ¿del Sr. Fraga, quizás? ¡VIVA DIOS, VIVA ESPAÑA Y VIVA EL REY! (Toma ya), así como el discurso del Sr. Aznar contra una ETA inexistente para utilizarlo contra los partidos catalanes democráticos.

    CON UN GOBIERNO TAMBALEANTE
    a cuyo Presidente, Sr. Sánchez, con escasos apoyos se le van poniendo progresivamente los hados en contra de sus medidas, que, algunas absurdas, como el lenguaje inclusivo, por ejemplo, y otras necesarias, como la exhumación de Franco (aunque de ésta me pronuncio en otro artículo para no hacer interminable y tedioso mi comentario) todas provocan ruido. Pero prosigamos para hallar el detonante del ruido. A destacar como importantes consumadas las siguientes:

    -INMIGRACIÓN
    Decisión DESACERTADA, al reavivar el cabreo que ya venía acumulándose de antaño en multitud de ciudadanos, motivo por el que muchos votantes no extremistas e ideología no etiquetada (obviando el ‘Viva Dios, el Rey’…y demás zarandajas) apoyan (al menos verbalmente) las decisiones del Sr. Casado en este sentido.

    -CONCESIONES A INDEPENDENTISTAS
    Iniciar con ellos el necesario diálogo, pese a las críticas del PP y CIUDADANOS, fue acertado, hasta que el Sr. Sánchez indicó que del proyecto federalista que el Sr. Torra y millones de no catalanes deseamos para desencallar el conflicto español, ná de ná, porque HAY QUE CUMPLIR LA LEY, dijo. Ojo al dato.

    Porque con lo de la Ley estábamos, cuando la… voy a llamarla ‘Providencia’, muy oportuna ella, irrumpe ante el Sr. Sánchez con una prueba de fuego consistente en las grabaciones de Corinna y lista de millonarios amnistiados por el Sr. Montoro, para que al menos los ingenuos conozcan la veracidad de su cumplimiento de la Ley, reacción que deja al Sr. Sánchez como mentiroso e incumplidor de la misma (gravísimo en un Presidente de Gobierno) al postularse en la oposición como defensor de la transparencia, cuyos delitos (más reales que presuntos) ahora encubre escudándose en subterfugios jurídicos y pasar página, siendo altamente criticado por la ciudadanía, pues no existe ninguna Ley que ampare los delitos. Es el detonante para que a partir de aquí, la decisión que anuncie sobre cualquier materia se le vuelva en contra, cuales hados conjurados, como he dicho, incluyendo la anticipación de movilizaciones de determinados sectores reivindicando tal o cual cosa, traduciéndose en ruido. Y esto es así, pese a que alguien lo contradiga.

    Pero, tanta repercusión tiene el grave alcance de la mentira ante la prueba de fuego no superada por nuestro Presidente, que provoca la reaparición en escena (para poner orden) del Sr. Puigdemont, al que los partidos ‘unionistas’ daban por finiquitado y tras pensar el aludido… más o menos: “Pedro es un ‘cantamañanas’ que vende como concesiones nuestros derechos arrebatados y antes de que pase por el aro del Estado Español el comprensivo Quim olvidándome a mí, que soy el que votaron y, además, cargo con la mochila del derechoso corrupto Pujol al que Pedro protege junto al emérito, rompo el partido, que yo mantengo mi proyecto” (y dicho y hecho).

    Sin embargo, un grave error del Sr. Puigdemont, es no proclamar verbal y abiertamente en los grandes medios una República ‘ESPAÑOLA’ y sus ventajas, para recabar apoyos del resto de ciudadanos no catalanes, en vez de servir a los ‘unionistas’ de útil justificante para blindar el Régimen del 78 ante su ansiada independencia. Debería hacerlo para que se retrate públicamente UNIDOS PODEMOS. Y digo esto porque:

    Entre tantas manifestaciones en la calle, necesarias pero no urgentes, organizadas generalmente por las izquierdas,

    ¿DÓNDE ESTÁN (descartando el agosto vacacional) LOS ORGANIZADORES DE LAS MOVILIZACIONES CONTRA LA CORRUPCIÓN DE LOS RELEVANTES DEFRAUDADORES, empezando por MIEMBROS DE LA MONARQUÍA, que nos han robado A TODOS? ¡No será por falta de difusión mediática que facilita dichas movilizaciones!.
    Y aunque no guste la respuesta, no niega la realidad, al menos proyectada:

    Están, salvo “de boquilla”, acomplejados y cobijados en el Sistema del que se sustentan. Y en este sentido, se podrá criticar a los Sres. Casado y Puigdemont, aun siendo antagónicos en sus aspiraciones (el primero hacia el pasado y el segundo hacia el futuro) pero las agallas que han demostrado sin complejos, no las tienen los dirigentes de izquierda movilizándose en las calles, salvo cuando les interesa. Y voy finalizando,

    MONARQUÍA:

    Más vale que se aceleren los trámites fiscales y judiciales para que declare en Juicio o Comisión el emérito, alias ‘Golfo I de España’, ahora que tiene su mente lúcida. Es indignante el propósito del bipartidismo, por su presunta prevaricación, de prolongar en años su comparecencia e incluso evitarla, obstaculizando las resoluciones judiciales, con la esperanza de una amnesia o que se muera el individuo para hacer borrón y cuenta nueva.

    Y para finalizar, el Modelo de Estado ideal para los ciudadanos, aunque perjudicial para los políticos, es aquel en el que se eliminen:
    -Subvenciones a los partidos,
    -Conferencia Episcopal (salvo a Cáritas, Cruz Roja, y algunas ONG’s),
    -Sindicatos,
    -Monarquía.
    -Suprimir prebendas a los políticos y que viajen en clase turista.
    -Que cada Comunidad Autónoma se responsabilice de sus ingresos y gastos.

    Sí, ya sé que algún botarate se preguntará: “Pero, ¿qué Modelo tan iluso es ese?”:

    Se llama ‘República Española’.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.