| Cuarto Poder | 31/07/2018

La caída de Mariano Rajoy, inesperada y traumática como un terremoto, letal e irreversible como una condena por corrupción, ha revolucionado los cimientos de la derecha española. No por la figura del ya ex presidente, un gestor anodino que pasará a la historia por sus discursos humorísticos, su desprecio por la política y su caja B. La salida de Rajoy por el sumidero revoluciona a la España conservadora, y sobre todo a los políticos que buscan representarla, no por razones ideológicas, sino por cuestiones puramente prácticas: han comprendido que su futuro pasa por la radicalización. O derechización o muerte.

Fue un chaval nervioso y parlanchín que vestía de anaranjado, un advenedizo que se ha quedado con la miel en los labios, quien descubrió que en este país el centro derecha es una casilla ocupado por el socialismo. Había que buscar nuevos caladeros, más oscuros y retrógrados, si querían seguir pescando votos, si aspiraban al poder. Para demostrar su teoría se puso a rebufo del Partido Popular, pisó el acelerador a fondo y encendió el intermitente: con un poco más de tiempo les habrían quitado las pegatinas a los populares con un adelantamiento por la ultraderecha.

Pero ya es tarde para filigranas. Las cartas están a la vista. Con Rajoy en la lona, los aspirantes al trono han aprendido la lección: la derecha tiene que volver desde las trincheras, mostrándose cada día más radical y montaraz, más carca y retrógrada, más intransigente y soberbia. Aznar es el modelo. Su legado ultraliberal es el mapa a seguir, su discurso la Biblia del cambio y sus herederos, vulgares imitadores: analicen un discurso de Casado y comprenderán que asisten a uno de Aznar, interpretado por un clónico sin bigote y con una miaja menos de arrogancia.

No hay espacio en España para dos partidos ultraconservadores, puesto que solo hay una Cataluña, una Ley de Aborto, una bandera y un Valle de los Caídos con los que manipular los sentimientos. El retorno del PP a la caverna más oscura y húmeda, el óxido nunca duerme, ha dejado a los de Albert Rivera sin argumentos, sin votantes, sin futuro. Huérfanos de caspa. Es la derechización de la derecha, ese giro kamikaze (todo o nada) que Pablo Casado y Dolores de Cospedal, títere y titiritero, han sabido entender para desgracia de Ciudadanos.

1 Comentario

  1. Yo creo que nunca habían salido del pozo de la derecha, Aznar y Rajoy son de derechas, no centro-derechas como se autoclaificaban. Y ahora con Casado, Rivera y VOX luchan por esa derecha extema, tienen aliados en Europa, ante la crisis migratoria, que realmente no es tal, hacemos la guerra en Siria, Irak y Afganistan y luego queremos que se queden allí. Cuando la Declaración Universal de los Derechos Humanos lo recoge, ARTÍCULO 14.- “En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país. Este derecho no podrá ser invocado contra una acción judicial realmente originada por delitos comunes o por actos opuestos a los propósitos y principios de Naciones Unidas”. Pero Europa en su nueva política hace oidos sordos a esa Declaración.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.