El hombre que no es noticia; el que lleva más de veinte años con la reputada presentadora y directora de programas de televisión y empresaria de éxito, Ana Rosa Quintana, aunque parezca mentira, sigue detenido por un presunto delito de extorsión, aunque no es la primera vez que tiene serios problemas con la justicia. Y parece mentira porque cualquiera puede pensar que este hecho, como tantos otros similares hasta la fecha, iba a ocupar tertulias televisivas, y que sería el germen perfecto para celebrar grandes juicios paralelos, y ya de paso destapar todas las intimidades de la familia y para que los ajenos pudiéramos opinar de todo y de más. Pero no, en este caso no hay nada de eso. De hecho no ha merecido ni una sola mención en tertulias e informativos, ni de ‘la casa’ ni del otro gran grupo del oligopolio de la comunicación.

Podría ser por aquello del corporativismo, pero no lo es, porque a Ana Rosa, como simple ‘colega’ si pudieran despellejarla viva ya la hubieran despellejado. Suena más a que el comisario Villarejo et al (desde Ferreras a Inda, pasando por personajillos como el pequeño Nicolás o personajazos como Javier López Madrid Compi Yogui, Cerezo, Villar Mir, y un largo etcétera de indeseables hasta llegar a Casa Real) están demasiado imbricados e implicados como para tirar de un hilo sin acabar enredando demasiado la madeja. Y es que una cosa es que, si hay un descuido, a los jueces importantes se les pueda marcar el ritmo para que todo quede en susto, y otra acabar tocando una mazurca y que no sepa bailarla ni Dios y quedar como unos patosos incluso ante un público de baba colgante.

Pero que quede claro, aunque sea en petit comité, que al maridito de Ana Rosa, la ‘cercana’ periodista que va repartiendo carnets de decencia, patriotismo y otras hierbas, no es la primera vez que se le ve el plumero.

En 2007 ya fue imputado junto a su hermano y dos empresarios más por supuestos delitos de cohecho y alteración del concurso público en el marco del caso ‘Alhendín’, que investigaba irregularidades urbanísticas en la localidad granadina. Los hermanos Muñoz eran propietarios de los terrenos del polígono industrial Marchalhendin y fueron investigados por la pertenencia a una supuesta red de sobornos en torno a dos grandes proyectos en Alhendín.

En 2012, Muñoz Tamara estuvo involucrado en un proyecto de urbanización de una de las últimas playas vírgenes en Tarifa. El llamado Plan Parcial Sector Litoral 1 Valdevaqueros preveía levantar 1.400 plazas de hotel y 250 viviendas en una extensión de 700.000 metros cuadrados y contaba con 84.000 metros cuadrados urbanizables en la playa de Valdevaqueros. Al plan, promovido por la empresa GMT y con el empresario y arquitecto Juan Muñoz al frente, se opusieron distintas plataformas que defendían que esta zona era Reserva de la Biosfera. Finalmente, en mayo de 2018 la iniciativa urbanística fue anulada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, ya que afectaba a varios espacios naturales protegidos.

Y lo que no sepamos, porque este hombre está vinculado con más de una veintena de empresas, sobre todo dentro del sector de la explotación hotelera y el inmobiliario. Así que el asunto viene de lejos. Otra cosa es que ahora la dicharachera reportera de barrio podredumbre quiera ir de despistada, y haga como todas aquellas ‘parejas de’ a las que en su día criticó por decir que no sabían lo que hacían sus maridos. Pero no va a colar, aunque por la falta de vergüenza se permita seguir repartiendo carnets desde su gallinero televisivo.

3 Comentarios

  1. Aunque no es necesario, animaros a que continuéis sacando a la luz toda la mierda que pulula por esta cosa llamada España.
    Adelante y salud.

  2. Como bien decis no son noticia, pero vaya si realmente lo son, la Marca España, el que no roba no mama y ahi tenemos una cantidad de chorizos que al final apesta el país. Pero menos mal que hay prensa que airea un poco los temas. Seguid que algunos tenemos ganas de que se aireen.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.