ESTRELLA DIGITAL 07/08/2018

Juan Muñoz Tamara, esposo y socio de Ana Rosa, está acusado de haber contratado un plan de extorsión a través del comisario José Manuel Villarejo para recuperar una deuda. Parte de sus dificultades empresariales provienen de sus derrotas en los tribunales por intentar urbanizar playas consideradas paraísos medioambientales como Valdevaqueros, en Cádiz. Y donde iba a construir 350 viviendas y 1.400 plazas hoteleras a fecha de hoy sólo hay dunas. Juan Muñoz, por otro lado, está imputado desde 2009 por comprar presuntamente voluntades municipales para favorecer sus negocios.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA)  avaló el recurso contencioso-administrativo interpuesto por Ecologistas en Acción contra el acuerdo del Pleno del Ayuntamiento de Tarifa de 29 de mayo de 2012 por el que aprobó el Plan Parcial SL1 Valdevaqueros, procediendo a anular dicho Plan Parcial.

El recurso se basaba en la grave vulneración de la legislación vigente, al afectar a varios espacios naturales protegidos y al no haberse sometido a la preceptiva evaluación ambiental estratégica. La sentencia de TSJA asumió las denuncias y dejó en evidencia, según dichos grupos, “la complicidad del Ayuntamiento de Tarifa y de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio (CMAyOT) con la especulación urbanística, y su nulo compromiso con la defensa de los enormes valores ambientales y paisajísticos del litoral gaditano”.

Otra zona de conflicto de los intereses del marido y socio de Ana Rosa es la playa de El Palmar por un proyecto que pretende construir un macrocomplejo hotelero con dos apartahoteles a 500 metros de la playa con un total de 680 habitaciones, en 270.000 metros cuadrados que han sido recalificados como urbanizables. Amenaza para unos, futuro para otros.

El Ayuntamiento aprobó el proyecto y también la Junta de Andalucía después de obligar al gobierno municipal a borrar del plan de desarrollo urbanístico un campo de golf de nueve hoyos que había planeado junto a la construcción del complejo.

El apoyo no fue unánime, vecinos, turistas y conocedores de la zona formaron la plataforma “Salvar el Palmar” con el que mostraban su oposición al proyecto a través de una página de facebook que sumó más de 50.000 adhesiones. “Creemos que podría hacerse de una forma diferente. Lo que tenemos aquí es un tesoro. Puedes estar en la playa y al mismo tiempo en una casa con gallinas en el campo. Ese es su encanto y por eso tiene tantos admiradores”.

Finalmente, un año después de su derrota en los tribunales por Valdevaqueros, la empresa del esposo de Ana Rosa reculó y abandonó el proyecto de El Palmar, según los ecologistas.

“El Ayuntamiento llamaba al proyecto sostenible porque tenía una baja edificabilidad, porque tenía muchas zonas verdes y no más de dos plantas (un máximo de siete metros y medio). ¿Pero cómo va a ser sostenible un proyecto de más de 1500 plazas que duplicaba la población de El Palmar? El Palmar no tiene ni agua potable, ni alumbrado público, ni recogida de basuras, si construyen una ciudad dormitorio se han cargado para siempre un paraje. Si das el primer pistoletazo de salida para el primer macrohotel, vendrá el segundo, el tercero, el cuarto y el quinto. Y al final tendremos Marbella dos o Marbella diecisiete”.

“Salvar El Palmar” recibió el respaldo de organizaciones como Ecologistas en Acción, Greenpeace o Ocean Clean Project, pero sobre todo de vecinos y turistas.

2 Comentarios

  1. Esto demuestra que cuando la gente se une frente a decisiones administrativas lesivas y frente a especuladores carentes de conciencia ecológica se pueden lograr victorias. Y en el resto de asuntos que afectan a la ciudadanía también. Siempre se ha dicho que la únión hace la fuerza, no dejemos que esa fuerza la ejerzan solo los colectivos de derechas.

  2. Esta claro que frente a estos empresarios depredadores como el marido de Ana Rosa Quintana- esa señora tan defensora de la España con la que ella quiere especular y llenarse los bolsillos-, sólo queda que los habitantes de los lugares que esta gente quiere destruir se organicen y luchen para evitar tanto expolio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.