La Fiscalía Anticorrupción se ha opuesto al “prematuro y desorbitadamente intempestivo” archivo de una de las piezas del caso Villarejo en un duro escrito al juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea donde le acusa de obviar “palmariamente” datos de interés para la investigación.

Se trata de la pieza Land, sobre un encargo hecho al excomisario José Villarejo por Francisco Lorenzo Peñalver y Susana García Cereceda, dueños de la urbanización La Finca, situada en Pozuelo de Alarcón (Madrid).

El juez archivó la causa el 31 de julio en relación con los clientes de Villarejo, pero no en torno a él ni a su socio, Rafael Redondo, y la Fiscalía recurrió en apelación el sobreseimiento el pasado 13 de agosto.

En el escrito la Fiscalía acusa al juez de no esperar el resultado de varias diligencias de investigación para cerrar el caso, aún cuando existían, a su juicio, “sólidos indicios” de la comisión de los delitos de cohecho, descubrimiento y revelación de secretos y falsedad en documento mercantil por parte de los clientes de Villarejo.

Archivó la causa “precipitadamente” y de forma “sorprendente”, según dice la Fiscalía, y todo ello sin levantar el secreto de sumario, de forma que puede causar indefensión a las víctimas, de las que presuntamente los dueños de la urbanización querían obtener información, entre ellas Yolanda Cereceda, hermana de Susana.

Los fiscales afean que De Egea cerrase la causa “de oficio”, “sin justificación alguna”, sin que nadie se lo solicitase y sin dar traslado a la Fiscalía, lo que puede afectar “al esclarecimiento de los hechos”.

Y critican el “carácter intempestivo del sobreseimiento”, dado que el juez no esperó a que se practicasen algunas diligencias, como el análisis de varios dispositivos electrónicos de Villarejo y Redondo.

Tampoco esperó a saber -prosigue el escrito- si los tres investigados le habían facilitado a Villarejo los teléfonos de dos de las personas a las que supuestamente querían espiar para que el comisario jubilado Enrique García Castaño, investigado en otra pieza, analizase el tráfico de sus llamadas.

Dicha diligencia de investigación afectaba, según la Fiscalía, a los indicios de criminalidad de Villarejo, García Castaño y los dueños de la urbanización, ya que “existen serios y elementales indicios que revelan” que éstos últimos sabían que Villarejo era comisario en activo en aquel momento y que, junto a Redondo, contaba con una “fuente policial para conseguir información”.

Según Anticorrupción, el propio Villarejo les dijo en alguna ocasión: “Soy un puto comisario que está de analista en una situación especial”.

En su escrito, los fiscales del caso reproducen toda una serie de conversaciones mantenidas por los investigados con Villarejo y Redondo, los únicos imputados que permanecen en prisión, que demuestran que los clientes del excomisario contrataron sus servicios para conocer los movimientos de terceras personas.

Le solicitaron “medidas de seguimientos personales” de cara a “conocer vínculos de carácter estrictamente personal e íntimo que les permitiera posteriormente utilizarlos contra ellos en la controversia por la herencia del patrimonio que se disputaban”.

Una de las víctimas era hermana de Susana García Cereceda, ambas hijas del fallecido empresario Luis García Cereceda, fundador de la exclusiva urbanización La Finca.

Para seguir a la hermana de García Cereceda y a otras tres víctimas, Villarejo les dijo que contaría “con la colaboración de otros funcionarios policiales”, unos servicios que pagarían al grupo Cenyt, un entramado societario propiedad del excomisario, con “el máximo de opacidad”.


Con información de agencias y El Diario

2 Comentarios

  1. Se están luciendo los jueces! El problema, a mi juicio, es que aunque haya que acatar sus sentencias no son acertadas siempre porque las redactan o archivan los casos por conveniencia; lo de Corinna tiene miga con tal de que no se toque al Bobón.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.