Acabo de leer lo que ha escrito Nando López en su cuenta de la red del pajarito y se me ha erizado un vello que creía fosilizado a fuerza de experiencias. Confieso, no obstante, que no sé si echaba de menos esa sensación o prefiero seguir viviendo mi resignada atonía.

De todas formas, y más allá de comodidades o incomodidades, para definir este relato sí habrá que utilizar uno de esos adjetivos que en la era del clickbait ya no significan casi nada, pero pensándolo como si hoy fuera aquel ayer en el que lo de “imprescindible” todavía significaba necesario.

Reproduzco aquí el hilo de un tirón, pero podéis visitar el original en Twitter*


M-A-R-I-C-A

La primera vez que te lo dicen ni siquiera sabes qué significa. Tienes 5, 6, 7 años y lo único que entiendes de esas letras es que son algo malo, porque solo te las llaman a ti.

No es más que una palabra. Apenas tres sílabas. Pero duele y se repite tanto que te preguntas cómo librarte de ella. De la risa que suele acompañarla. De los gestos con que te imitan.

A lo mejor es que mueves demasiado las manos, así que te esfuerzas por mantenerlas quietas. Cerca de los bolsillos. Y años después, en una reunión de trabajo cualquiera, te sorprenderás repitiendo ese gesto, sujetando tus manos con fuerza debajo de la mesa.

O quizá el problema es tu manera de caminar. O tu forma de hablar, que, a los que te llaman así en clase, parece que les hace mucha gracia. Y comienzas a odiar tu voz. Tu forma de decir. Esa música extraña que oyes en ti y que, cuando ellos se burlan, te hace sentir ridículo.

O puede que no sea nada de eso. ¿Y si tienes que intentar jugar más al fútbol. O juntarte menos en el patio con las niñas. O dejar en casa esa mochila, ese juguete que dicen que “no es de niños” y que, cuando nadie miraba, te han quitado en el recreo para reírse de ti.

No lo sabes. Lo único que sientes cada vez que te insultan es que debe haber algo que marcha mal en tu interior. Hay algo equivocado dentro de ti. Algo que, día tras día, hace que ir al colegio se vuelva cada vez más oscuro. Y más solitario.

La primera vez que te llaman “marica” es probable que solo tengas 5, 6, 7 años y que no tengas ni idea de qué significa. Por eso duele más. Porque solo cuando lo sepas podrás responderles, darle la vuelta, o hasta apoderarte de ella y gritar con orgullo tu identidad.

Hasta entonces, no te sirve de mucho que te hablen del futuro. Que te digan que ya pasará. Porque si alguien no te tiende su mano en ese mismo instante puede que no llegues a atravesar esos años. Que te hundan antes. Que te rompan.

A quienes ya hemos hecho ese camino nos toca estar pendientes de esos niños. Ayudar. Ser visibles. Educar. Para que las palabras no hieran. Para que buscarse sea posible. Y para que ese crío, que, avergonzado, sujeta con fuerza sus manos las suelte de una vez.

Ojalá ese niño, feliz y sin miedo, hoy fueras tú, Jamel.

Ojalá.

Descansa en paz, pequeño.

2 Comentarios

  1. NINGÚN SER HUMANO MERECE SUFRIR POR UN COMPORTAMIENTO QUE NO DEPENDE DE SU VOLUNTAD

    ¿Cuándo van a realizar estudios rigurosos para ver si tienen graves problemas endocrinos?

    Se conoce sobradamente que en muchas especies animales los DISRUPTORES ENDOCRINOS, alteran gravemente no sólo la fertilidad sino el comportamiento sexual. ¿podría estar sucediendo algo similar en los seres humanos?

    https://www.youtube.com/watch?v=bdz1-seclqk&t=370

    Merece la pena dedicar unos minutos a escuchar a un”ramillete” de científicos expertos en la materia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.