Y no solo el máster, también su licenciatura en derecho, esa que tras siete años todavía estaba a medias y que en el momento en el que fue nombrado diputado consiguió completar en cuatro meses, estableciendo un récord más que inesperado. Y es que el llegar a diputado otorga superpoderes como el aumento sobrenatural de intelecto, incluso si antes de ello, como es el caso, eras un tipo ostensiblemente limitado.

Pero ojo, porque a Juan Muñoz, el marido de la reportera más dicharachera de Barrio Asco le caben muchas más cosas en el zurrón: como la sensatez en la comparación de las cifras de asistencia a la Diada; los enfoques abiertos sobre la avenida Diagonal de Barcelona; la ética profesional y personal de Joaquín Prats –el fiel colaborador de su querida esposa–, y hasta la vergüenza de algún que otro nuevo paladín del ‘periodismo independiente’ que se da un inmerecido lustre de imparcial.

Lo que no le cabe al hombre del saco sin fondo es la desvergüenza de su mujer. Y es que a duras penas cabe siquiera en el volumen de este país que se lo traga todo. Solo así se entiende el descaro de subrayar –en los dos minutos que por obligación dedicó en su programa a dar carpetazo al caso a la vuelta de unas extendidas vacaciones– que: “Que mi marido volviera a casa sin ninguna medida cautelar fue un mensaje muy tranquilizador”.

Tranquilizador para ella, sí. Y muy intranquilizador para el resto, porque ese trato especial que recibió su marido por parte del juez en relación con los otros investigados, hace sospechar que pudieran estar reproduciéndose las coacciones en un caso que precisamente trata de eso, aunque sobre distinto objetivo.

Y es que resulta llamativo que de los cuatro investigados en el caso el único que sale de ese Juzgado sin medidas cautelares sea precisamente el presunto inductor y principal interesado. Y sorprende más cuando uno lee o escucha esta conversación incluida en el sumario, y especialmente esta parte:

Juan Muñoz: «Probablemente, en cuanto monitoricemos un cuarto de hora al Pintor… a éste le sale mierda por todos los lados. Ver que no es insolvente es la cuestión más importante… Luego, ver qué nos va a costar esto […] Ana me decía que investigando a estos pollos… les ponemos.

– Villarejo: […] «El CNI lo grabó farlopeando y yo me voy a volver a hacer con esa grabación, que creo que la puedo localizar… y claro, no le interesa a él salir en algún medio o en YouTube con unas periquitas y pegándose un tirito».

– Juan Muñoz: […] «Con eso se le puede trincar […] Eso lo debilita».

Y sorprende no solo porque se libre de las medidas cautelares el más ‘pringado’ en el asunto sino también que Ana Rosa Quintana no haya sido imputada (ahora investigada).

Pero esto es lo que hay en este país, y precisamente porque en los medios, la política y hasta la justicia los puestos relevantes están copados por los tiralevitas de la oligarquía. Y teniendo ese control, solo podemos aspirar a que de vez en cuando, como ahora, se les vea el plumero.

2 Comentarios

  1. Ocurrió más o menos asi: uno de estos parla baratos de sarao Rosa, se dirigió a Pérez Reverté como “colega periodista”. P. R. casi le atiza una ostia por el insulto que suponía dirigirse a él como colega de profesión, mientras le decía no pasar de comemierda. Así se gana la vida la Quintana: comiendo y vomitando mierda en sus chous. Pero tiene la suerte de tener miles de seguidores-moscas, que disfrutan paladeando su mierda. Que os aproveche, estupdos.

  2. Cómo siempre la derecha desviando el tema. Para que no se hable de los trapicheo y las carreras de galgo del Sr. Casado. Mandan a sus compinches a ver q encuentran sobre los títulos de la oposición.
    No podemos desprestigiar a nuestras Universidades, sino a algunos de los que las han dirigido. Los q tienen estudios universitarios saben q hay muchos individuos que se venden y no tienen dignidad.
    Si ahora hay que investigar, se puede empezar por las privadas y saber cómo han conseguido los títulos algunos periodistas del MUNDO de ABC y de muchos hijos de papá q estudian en las privadas y no se dice nada al respecto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.