Cualquiera que no acabe de salir de las cavernas sabe que todos los poderes e instituciones del Estado, aún hoy, tienen una alta carga pseudofascista porque este país se acostó franquista y se levantó demócrata sin una mala algarada y con el dictador muriendo en la paz de una habitación de hospital. Y que lo único que se cambió en aquellos años de la ‘modélica transición’ fue la etiqueta del traje que aún se viste, que por lo demás sigue siendo el mismo que se había diseñado durante cuarenta años, y que se había convertido en el uniforme de los afectos al régimen, sin importar si se dedicaban a la seguridad, a la justicia o a ‘sus labores’.

Pero una cosa es tener muy claro que vivimos en un país enfermo por infección de descendientes de franquistas, tahúres y gañanes infantiloides de abajo arriba, y otra bien distinta es que esos patógenos se empeñen en mostrarse y que no pase nada.

Y tiene que pasar, aunque solo sea porque lo único que sostiene el castillo de naipes de la UE son las apariencias, y no se puede consentir que la ‘Justicia’ de un país miembro se dedique a prejuzgar sucesos, aspiraciones sociales e ideologías, y menos con semejante intensidad y violencia discursiva.

Y sí, hay que hablar de ‘la Justicia’ en general, y no de una falsa minoría de alterados e impresentables, porque lo que se dice en esa lista de correos de los jueces, que se ha convertido en la noticia del día, es conocido en toda la judicatura, y ningún juez decente y/o profesional ha levantado la voz por ello fuera de sus círculos. Habría que ver qué hubiera ocurrido con mensajes imparciales o del signo contrario. O ni siquiera hace falta suponerlo, porque ahí está el caso del juez Federico Vidal, al que señalar lo evidente en ese mismo chat (cosa que tampoco debería haber hecho, por muy acertado que sea) le está costando una persecución sancionadora, personal y judicial que ilustra mejor que nada dónde estamos.

Ojalá, aunque no sirva de mucho en este mundo tan complejo, toda esa intransigencia y ese odio transformado en los “vivas” al rey y la Guardia Civil, en “los catalanes golpistas”, “los sediciosos” y “los golpes de estado” que tanto y con tanta bilis se exaltan o se prejuzgan en ese foro profesional, dieran pie para limpiar de basura un poder judicial que debiera ejercer de escudo contra los excesos del resto de poderes y que hoy, por desgracia, es mucho más un vector de corrupción y abuso que una protección contra ello.

Porque para los o las que no entiendan la gravedad de lo sucedido o se vean cegados por lo que les han inoculado (más que inculcado) desde el entorno mediático/cultural de este paisito tan monárquico, nacional-católico y neoliberal que nos ha tocado vivir, que lo piensen como sigue, porque como simplificación todo se puede reducir a esto:

7 Comentarios

  1. Habría que ser muy obtuso para suponer que para dictar sentencias, estos jueces entran en un extasis de neutralidad sin aplicar el dictado de sus vísceras.

    • Bueno, eso es discutible, mucho más que si afirmamos que estos jueces han sido muy necios para eliminar de un plumazo el beneficio de la duda. En cualquier caso las personas centradas y con la preparación que se le supone a un juez suelen ser poco pasionales, por lo que para lo que sí hay que ser muy obtuso es para no percibir que España, junto con su estructura, ha heredado de la dictadura un cuerpo judicial bastante peculiar. Diría que casi único en occidente.

  2. Olían mal desde el principio… Están contribuyendo a que la crisis de Cataluña se agrave mucho más.. La judicatura española está infestada de jueces politizados al servicio de una ideología..

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.