Oriol Solé Altimira / Arturo Puente / Alejandro Navarro Bustamante | El Diario

Los vídeos que grabaron los votantes han resultado claves para que el juez que investiga las cargas del 1-O en Barcelona impute a una veintena de policías nacionales. Casi un año después del referéndum, eldiario.es ha tenido acceso a decenas de vídeos en varios colegios desde otra perspectiva: la de las cámaras que llevaban los antidisturbios de la Policía Nacional que intervinieron sobre el terreno.

De los cuarenta vídeos de la actuación policial en poder de este medio, el de mayor duración es el grabado en el colegio Nostra Llar de Sabadell, un centro simbólico por ser donde tenía que votar Carme Forcadell. La por entonces presidenta del Parlament terminó votando en la escuela Joanot Alisanda de la misma localidad. Durante media hora de grabación sin cortes, la cámara capta cómo los agentes desalojan a los votantes parapetados en la puerta del colegio Nostra Llar. Se observa también un diálogo antes de la intervención con una patrulla de dos agentes de los Mossos d’Esquadra. El juez de Sabadell archivó las denuncias al ‘no poder identificar’ a ningún agente.

Una vez apartadas la cuarentena de personas que impedía el acceso al colegio, los agentes rompen con un mazo un cristal y acceden al interior. Tras ser recibidos con los brazos en alto por los miembros de la mesa electoral, empiezan a buscar las urnas. Durante diez minutos, recorren de arriba abajo el colegio sin éxito. El vídeo recoge la frustración de un agente por no encontrar “las putas urnas”. Se revientan puertas a golpe de mazo o a patadas, pero ni rastro de las urnas. Estuvieron escondidas hasta que se reabrió el colegio tras la salida de los agentes. Los concentrados que quedaban frente al colegio hicieron retroceder, mientras cantaban ‘Els Segadors’, a la comitiva policial hacia los furgones, que antes de retirarse lanzó salvas –disparos sin proyectil.

Uno de los primeros colegios donde intervino la Policía fue el Mediterrània, en Barcelona. Pasaban pocos minutos de las ocho de la mañana cuando los antidisturbios sacaron a empujones a los votantes. El agente que lleva la cámara insta a sus compañeros a “seguir sacando” a los votantes. Tanto el mando del operativo en esta escuela como un subinspector están doblemente  imputados por su actuación en el Mediterrània así como en las  escuelas Pías de Sant Antoni y el colegio Pau Claris.

Las grabaciones en el colegio Ramon Llull de la capital catalana muestran a decenas de votantes cogidos los unos a los otros para evitar la entrada de los agentes. Los antidisturbios deciden ir sacando una por una a las personas, agarrando a los votantes bien por las piernas, los brazos o incluso la cabeza. “Cuando pase una desgracia no digas que ha sido la Policía”, dice un agente a uno de los votantes tras recriminar que una joven no salga de las puertas del colegio. “Por los sanfermines dirá que es violación”, tercia otro agente, en referencia al caso de ‘la manada’.

Las advertencias y las conversaciones de los agentes con los concentrados son constantes, al igual que la negativa de los segundos a moverse. “Vais a salir igual con daño y sin daño”, lanza el agente a un grupo de jóvenes, tras lo que otro añade que “no tenemos prisa”. La resistencia de los votantes se alargó casi una hora, y al filo de las 9 de la mañana finalmente los agentes se incautaron de las urnas y las papeletas. Fue uno de los primeros colegios en cerrarse.

A la salida de la comitiva, se produjeron varias cargas policiales en los aledaños del colegio, donde Roger Español perdió la visión de un ojo debido al disparo de una bala de goma. Fue uno de los colegios donde más cargas se produjeron. El juez ha imputado a un total de 13 agentes por su intervención desproporcionada en el Ramon Llull, así como a Español por lanzar una valla a un policía.

Por contra, en el colegio Via Favència del barrio de Nou Barris de la capital catalana la menor concentración de votantes facilita una intervención rápida y sin uso de la fuerza por parte de los agentes, solo con algún empujón. En menos de cinco minutos, la comitiva cumple con la orden del TSJC para impedir el referéndum. Los antidisturbios facilitan el paso de los agentes de información que se incautan de las urnas y las papeletas. Los agentes también piden que se identifiquen los miembros de las mesas del interior del colegio.

En conjunto, el juez ha archivado la investigación en seis colegios bien porque la actuación de los agentes fue proporcional bien porque no se ha podido identificar a los causantes de las lesiones. Tras recibir más de 200 denuncias, el juez de Barcelona abrió 29 piezas separadas, una por cada colegio de la capital catalana donde se denunciaron lesiones por la intervención policial. De las 29 piezas, 23 permanecen vivas, aunque se esperan nuevos archivos conforme avance la investigación.

2 Comentarios

  1. Pues sí, en eso estamos, en que le echaron narices. De todos modos, los políticos y periodistas, incluso muchos ciudadanos, tienden siempre a juzgar (bien o mal) el comportamiento de los manifestantes que van en primera línea empujando las vallas, vamos, lo que se entiende por ‘la plebe’, pero lo que ignoran es la infinidad de personas que desde los despachos les aplauden hasta con las orejas y no asisten a las ‘manifas’ para no significarse. Yo esto lo sé muy bien, independientemente de que me lo han corroborado otras personas que dominan muy bien el terreno.

    Bueno, y ahora se va a presentar como candidato Alcaldable en Barcelona un catalán afrancesado… o francés catalanizado, aún no me he enterado muy bien de qué va la cosa, pero le veo bastante falso, así, a bote pronto, no me gusta un pelo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.