Javier Pérez de Albéniz | Cuarto Poder | 24/09/2018

Sábado por la noche. Ferrán Monegal, uno de los críticos de televisión más brillantes y respetados de este país, arranca “Monegal, sin filtros”, su sección en el programa “La Sexta Noche” (La Sexta). Escucho con atención los primeros minutos, que resultan ser una defensa apasionada de… La Sexta. Un Monegal histriónico y gritón se burla de quienes han bautizaron a esta cadena como La Secta, y defiende que sus nuevos jefes están siendo tan duros con los socialistas en el poder como lo fueron con el PP. Se le cae la baba a Monegal con Ana Pastor y su entrevista a Pedro Sánchez, hasta el punto de ofrecer un montaje con las preguntas más agresivas de la periodista impertinente que presume de incómoda. El flujo de baba de Monegal se convierte en tsunami cuando habla de un Ferreras “al que se le han hinchado los cojones”.

Podríamos decir con total seguridad que a Monegal le gusta, y mucho, la cadena para la que trabaja. Lo que no podríamos afirmar con tanta contundencia es que Monegal siga siendo un crítico fiable desde que ha fichado por la cadena donde un presentador tiene los testículos congestionados. Porque ¿acaso es posible criticar con dureza al medio de comunicación que te paga? Por experiencia propia les digo que no. Cuando un crítico de televisión cobra de una cadena deja de ser un verdadero crítico de televisión, un crítico libre, y se convierte en otra cosa para la que no existe nombre. ¿O sí? Mamporrero suena demasiado duro, la verdad, pero compinche se ajusta bastante a la realidad.

Estaba viendo a Monegal y recordaba al gran Joaquín Vidal, crítico taurino de El País con el que tuve la suerte de compartir redacción y hasta habitación. Esto último es otra historia que, lo siento, deberá ser contada en otra ocasión. Pues resulta que Vidal presumía de que jamás comía con un torero o con un apoderado o con un empresario. Es más, que no quería ni conocerles, ni saludarles, ni tener contacto alguno con ellos. Y que por supuesto se negaba a ser financiado por ellos, de cualquiera de las maneras posibles. Vidal pagaba sus comidas, sus hoteles y sus abonos. “Es la única manera de escribir libremente”, me dijo en una ocasión en Sevilla.

¿Se puede escribir libremente de televisión cuando estás cobrando de una de las cadenas que forman el duopolio televisivo español (Antena 3/La Sexta y Telecinco/Cuatro)? Evidentemente no. Lástima de Monegal, seducido por los cantos de sirena, desactivado por la propia televisión. Así de perverso, hipócrita y peligroso es el medio, una máquina de destruir inteligencias, de minar prestigios, de triturar honestidades.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.