Teguayco Pinto | El Diario | 04/10/2018

¿Investigación agrícola o un nuevo sistema de armas biológicas? Con este inquietante título se publica hoy un artículo en la revista Science en el que varios especialistas plantean sus dudas sobre un proyecto de investigación del departamento de defensa de EEUU. El programa propone introducir alteraciones genéticas en campos de cultivos ya plantados, utilizando virus infecciosos que se dispersarían a través de insectos. Según los autores del artículo, estas características hacen pensar que el proyecto tiene intención de ser utilizado de forma ofensiva y, por tanto, convertirse en una posible arma biológica.

“El programa puede ser claramente percibido como un esfuerzo para desarrollar agentes biológicos con fines hostiles, lo que, de ser cierto, constituiría una violación de la Convención sobre Armas Biológicas”, aseguran los firmantes del artículo,  Guy Reeves y Derek Caetano, del Instituto Max Planck de Biología Evolutiva, Silja Vöneky, del Instituto de Derecho Internacional y Ética del Derecho y Christophe Boëte, del Instituto de Ciencias de la Evolución de Montpellier.

Los científicos se refieren al programa Insect Allies, financiado por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa de Estados Unidos (DARPA, por sus siglas en inglés). El programa ha sido definido por la agencia como un método para luchar contra las amenazas que puedan afectar “al suministro de alimentos de los Estados Unidos”, “incluidos los patógenos, la sequía, las inundaciones y las heladas”, pero especialmente aquellas “introducidas por agentes estatales o no estatales”.

Sin embargo, los investigadores aseguran que, “el conocimiento que se obtendrá de este programa parece muy limitado a la hora de mejorar la agricultura estadounidense o para responder a emergencias nacionales” y advierten de que, a pesar de haber pasado ya dos años desde su inicio, “ha habido pocas explicaciones públicas de cómo se podrían aplicar los desarrollos derivados de la ejecución del plan a los beneficios agrícolas anunciados”.

Preocupa la utilización de insectos

El proyecto tiene como objetivo dispersar virus infecciosos genéticamente modificados que han sido diseñados para alterar el ADN de los cultivos directamente en los campos, lo que se conoce como ingeniería genética por transferencia horizontal y que difiere de la modificación genética que se realiza en laboratorio de forma controlada. “Las implicaciones regulatorias, biológicas, económicas y sociales de la dispersión de estos agentes horizontales de alteración genética en los sistemas ecológicos son profundas”, advierten los investigadores.

Pero lo que resulta especialmente preocupante para los científicos es el método utilizado para dispersar el virus, ya que DARPA obliga a utilizar insectos como medio de distribución, en lugar de hacerlo con métodos más fáciles de controlar como la fumigación. “Todos los beneficios hipotéticos para la agricultura podrían probablemente alcanzarse a través de la fumigación”, afirman los investigadores, por lo que, en su opinión, el enfoque de DARPA refleja “una intención de desarrollar un medio de dispersión con fines ofensivos”.

En el artículo, los científicos plantean un ejemplo a partir de la liberación de insectos infectados con virus modificados genéticamente en un campo de maíz. Los insectos afectarían a las plantas, que terminarían teniendo una alteración provocada por el virus.

“Lo que hace la infección del virus es modificar el ADN del huésped”, explica a eldiario.es José Miguel Mulet, profesor de la Universidad Politécnica de Valencia e investigador del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas. “Si esa modificación del ADN produce, por ejemplo, esterilidad en el maíz, lo que sucede es que perderás la cosecha, porque las mazorcas infectadas se volverán estériles y no producirán granos”.

La modificación de virus para introducirles este tipo de alteraciones se puede conseguir a través de distintas técnicas que ya “se han utilizado para cosas positivas, como el control de plagas, porque puedes poner genes que vuelvan estériles a los insectos”, explica Mulet. Sin embargo, “otra cosa es que ahora esa misma tecnología se pueda utilizar para, en vez de controlar plagas, extenderlas, o, como en este caso, para limitar la producción agrícola como un arma estratégica”.

“Un peligro real”

Según Mulet, el artículo publicado en Science es “un buen toque de atención de lo que puede pasar”, ya que, a diferencia de “las falsas alarmas sobre transgénicos que vienen de grupos ecologistas, esto está basado en datos fiables y es un peligro real”, señala. Aún así, reconoce que su aplicación práctica le parece improbable por la falta de control que se tendría sobre la supuesta arma.

“Los insectos son incontrolables y aunque desarrolles algún mecanismo de control, te enfrentas al problema de que los organismos vivos tienen una capacidad de mutación muy alta y en el momento en el que lo lances a la naturaleza, por pura selección darwiniana acabará generando una resistencia, de forma que lo que tú hubieras diseñado para controlarlo ya no te servirá. Habría que estar muy loco para utilizar algo así”.

Los firmantes del artículo también se quejan de la opacidad y la falta de información sobre algunas de las partes del programa. Cualquier proyecto de este tipo a nivel mundial tendría que pasar una serie de evaluaciones sobre las implicaciones éticas, comerciales o de bioseguridad, sin embargo, en este caso no se conocen los resultados de tales evaluaciones, ni si las ha habido.

“Si esto se aceptara como la norma mundial para la financiación de proyectos que puedan llevar a cabo investigaciones potencialmente peligrosas, las prácticas y normas que han contribuido a mantener nuestro mundo libre del uso de armas biológicas devastadoras durante más de 60 años podrían verse seriamente socavadas”, concluyen los investigadores.

El proyecto

El programa Insect Allies se inició en 2016, tiene una duración programada de 4 años y actualmente cuenta con más de 27 millones de dólares en contratos de investigación adjudicados a varios consorcios. Las plantas objetivo del programa de experimentación son el maíz y el tomate, mientras que las especies de insectos de dispersión incluyen saltamontes, moscas blancas y pulgones.

19 Comentarios

  1. Los Yankees están totalmente locos…
    Ahora van a “probar”sus experimentos con insectos; que a su vez viven en tomateras y maizales?? … Soy vegana y como gran cantidad de maíz y tomates y ya se que no están totalmente”sanos”y ahora fumigaran los campos con esa cosa vírica para los insectos… Que les han hecho esos insectos?? Y los tomates y el maíz, les hacen daño a esos malditos genocidas Yankees???… Piensan no asesinar a ninguna planta comida más o seguirán con su extinción?? Tendremos que alimentarnos con pastillas de laboratorio como en las películas del futuro???. Se están cargando el planeta de una manera desproporcionada y todo en nombre de la ciencia…. llegará , está sucediendo ya, de hecho, el día en que los pocos animales que quedan y la naturaleza que se están cargando; se revele y lo pagaremos nosotros, pobres mortales, que intentamos reciclar al máximo y cuidarlo de todas las formas posibles, y como siempre pagaremos justos por pecadores!!!
    Curen el cáncer y déjense de tanto experimento inútil, eso ya lo hicieron los nazis en los campos de exterminio…o se les olvidó!!??
    Solo los animales y la naturaleza son los únicos qué valen en este mundo de pura basura … Pero a estos individuos solo les interesa una cosa: el dinero; son repugnantes, atroces. Afortunadamente existe el karma y eso si van a experimentarlo!!
    Digo!!

    • Neus:

      Muy buen comentario, que comparto en su totalidad. Esta es otra forma silenciosa de DESTRUIR TODA LA VIDA EN EL PLANETA. Esto es un alegato en favor de la vida y la prohibición del último rebuzno en materia de tecnología de las telecomunicaciones

      Por favor, divulgad y, si estáis de acuerdo, firmad. Nos va mucho en ello. Todos estamos en la misma patera y no hay un puerto seguro en el que refugiarnos

      Petición Internacional

      No al 5G en la Tierra y el espacio

      A la ONU, OMS, UE, Consejo de Europa y a los gobiernos de todas las naciones

      Nosotros, los abajo firmantes, científicos, doctores y organizaciones medioambientales de (_ _) países, pedimos que se paralice urgentemente el despliegue de la red inalámbrica de quinta generación (5G). Inclusive su despliegue en satélites en el espacio.

      El 5G incrementará tremendamente la exposición a la radiación por radio frecuencia (RF) sumándose a las redes de telecomunicaciones ya establecidas: 2G, 3G y 4G. La radiación por RF perjudica tanto a los humanos como al medio ambiente. El despliegue del 5G constituye un experimento hacia la humanidad y el medio ambiente que se califica de crimen bajo la ley internacional.

      Resumen ejecutivo

      Las compañías mundiales de telecomunicación, junto con el apoyo de gobiernos, están determinadas a desplegar en dos años la red de comunicaciones inalámbricas de quinta generación (5G). Abocando un cambio de sociedad sin precedentes a una escala global. Tendremos casas “inteligentes”, negocios “inteligentes”, autopistas “inteligentes”, ciudades “inteligentes” y coches de conducción autónoma. Prácticamente todo lo que poseamos y compremos, desde neveras, lavavajillas, cartones de leche, cepillos de pelo y pañales contendrá antenas y microchips que los conecten inalambricamente a Internet. Cualquier persona desde cualquier parte del mundo podrá tener acceso a Internet y comunicaciones de alta velocidad, incluso desde bosques tropicales, mitad del océano o la Antártica.

      No se reconoce que esto resultará en cambios en el medio ambiente de una manera nunca vista y a escala global. Es imposible de concebir la densidad planificada de transmisores de radio frecuencia. Además de los millones de nuevas estaciones de 5G por el mundo y de los 20.000 nuevos satélites en el espacio, se estima que un total de 200.000 millones de objetos transmisores se añadan al Internet of Things en el 2020. Y un billón de objetos en los años siguientes. A mediados de 2018, en Qatar, Finlandia y Estonia se desplegó una versión comercial del 5G a baja frecuencia y de baja velocidad. El despliegue de la red 5G de extrema frecuencia (onda de milímetro) está previsto para finales de 2018.

      A pesar de un amplio rechazo, las evidencias de que la radiación por radio frecuencia es perjudicial para la vida son cada vez más numerosas. Hay una extensa bibliografía, que cuenta con más de 10.000 artículos científicos, sobre estudios clínicos en pacientes, estudios experimentales realizados en diferentes plantas y animales a nivel celular y molecular y estudios epidemiológicos que señalan que las grandes enfermedades de nuestra civilización–cancer, diabetes y enfermedades cardiovasculares– son provocadas, en gran medida, a causa de la contaminación electromagnética.

      Si los planes de la industria de telecomunicaciones sobre el 5G se llevan a cabo, no habrá persona, animal, pájaro, insecto o planta en el mundo que pueda esquivar las 24h, 365 días al año, los niveles de la radiación por RF que serán de diez a cien veces más potentes que los existentes. Sin posibilidad alguna de escapar a ningún rincón del planeta. Los planes de la red 5G amenazan con provocar problemas serios e irreversibles a los humanos y un daño irreparable a todos los ecosistemas de la tierra.

      Es necesario que se apliquen medidas inmediatas para proteger la humanidad y el medio ambiente según los imperativos éticos y los acuerdos internacionales.

      El 5G producirá un incremento demencial de la exposición, involuntaria e inescapable, de radiación inalámbrica.

      5G en el mundo

      Para transmitir las enormes cantidades de datos que el Internet de las Cosas (IoT; Internet of Things) requiere la tecnología 5G tendrá que usar ondas milimétricas, que tienen una conducción muy baja en materiales sólidos. Esto resultará en que cada operador tenga que instalar una base de estaciones cada 100 metros (1) en todas las áreas urbanas del mundo. A diferencia de posteriores generaciones de tecnología inalámbrica, en la que una única antena puede retransmitir en una amplia area, las estaciones de base y los dispositivos 5G dispondrán de múltiples antenas dispuestas en “phased-array” (2,3) que trabajan conjuntamente para emitir señales tipo laser focalizadas y dirigibles que se rastrean entre ellas.

      Cada teléfono 5G dispondrá de docenas de antenas diminutas que colectivamente trabajarán para rastrear y dirigir su señal laser hacia la torre de telecomunicaciones más cercana. La Federación de Comisiones de Comunicaciones Americanas (FCC) ha aprobado unas nuevas medidas (4) que permiten que la potencia de esas emisiones sea hasta de 20 vatios, diez veces más potente que los niveles permitidos ahora en nuestros teléfonos.

      Cada estación base de 5G dispondrá de cientos de miles de antenas emitiendo simultáneamente múltiples haces-laser a todos los teléfonos y dispositivos en su área de servicio. Esta tecnología se llama “input multiple output multiple” o MIMO. Las normas de la FCC permiten que la potencia radiada efectiva de una estación base 5G sea tanto como 30.000 vatios por cada 100 MHz del espectro (2), o lo equivalente a 300.000 vatios por cada GHz del espectro, de decenas a cientos de veces niveles más potentes de los actualmente permitidos en estaciones base.

      5G por satélites

      Mínimo cinco compañías (5) han expresado ser proveedoras de 5G desde el espacio. Con unos 20.000 satélites circulando en órbitas baja y media, la Tierra se verá bombardeada de potentes y muy focalizadas señales de telecomunicación. Cada satélite emitirá ondas milimétricas con un poder de radiación efectivo de hasta 5 millones de vatios (6) desde miles de atenas en disposición phased-array. Aunque la energía que llegue a la Tierra desde el espacio será menor que la de las antenas en Tierra, radiará a otras áreas del planeta que los transmisores en tierra no alcanzan, y se sumará a las estaciones 5G de la Tierra de billones de objetos del IoT (Internet de las Cosas). Más importante aún, los satélites 5G se ubicarán en la magnetoesfera de la Tierra, que ejerce una considerable influencia sobre las propiedades eléctricas de la atmósfera. La alteración de la esfera electromagnética de la Tierra puede ser un peligro mayor para la vida que la radiación de antenas en Tierra.

      Comprobados los efectos dañinos de la radiación de radiofrecuencia

      Antes incluso de que se propusiese el 5G, docenas de peticiones y apelaciones (7) por científicos internacionales, incluyendo la apelacion Freiburger firmada por unos 3000 médicos, pedía un alto a la expansión de la tecnología inalámbrica y una moratoria a las nuevas estaciones base (8).

      En 2015, 215 científicos provenientes de 41 países comunicaron su preocupación a las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud (9). Exponían que “numerosas recientes publicaciones científicas enseñaban que los campos electromagnéticos afectan a los organismos vivos en niveles muy por encima de los reglamentos nacionales e internacionales.” Son más de 10.000 publicaciones peer-revewed que demuestran daño a la salud humana por radiación de RF (10,11). Entre sus efectos se encuentran:

      -Alteración del ritmo cardíaco (12)

      -Alteración de la expresión génica (13)

      -Alteración del metabolismo (14)

      -Alteración del desarrollo de células madre (15)

      -Cancer (16)

      -Enfermedades cardiovasculares (17)

      -Deficiencias cognitivas (18)

      -Daño al ADN (19)

      -Afectaciones en el bienestar (20)

      -Incremento de los radicales libres (21)

      -Déficits en aprendizaje y memoria (22)

      -Deficiencias en la función y calidad del esperma (23)

      -Aborto espontáneo (24)

      -Daño neurológico (25)

      -Obesidad y diabetes (26)

      -Estrés oxidativo (27)

      Efectos entre niños incluyen autismo (28), síndrome de déficit de atención e hiperactividad (ADHD) (29,30) y asma (30)

      Los daños también van más allá de la raza humana, afectando a la fauna, plantas y animales de laboratorio:

      -Hormigas (34)

      -Pájaros (35,36)

      -Bosques (37)

      -Ranas (38)

      -Mosca de la fruta (39)

      -Abejas (40)

      -Insectos (41)

      -Mamíferos (42)

      -Ratones (43,44)

      -Plantas (45)

      -Ratones (46)

      -Árboles (47)

      También han sido reportados efectos negativos microbiológicos (48):

      La Agencia Internacional de Investigación sobre el Cancer de la OMS concluyó en el 2011 que la radiación por RF en frecuencias de 30 kHz a 300 GHz son posibles carcinogénicos para los humanos en el grupo 2B (49). Sin embargo, estudios recientes en uso de teléfono y riesgo de cánceres cerebrales, muestran que la radiación por RF es un carcinogénica para los humanos probado y debería ser ahora clasificado como carcinogénico de grupo 1 junto con el tabaco y el amianto.

      Las señales inalámbricas más contemporáneas son moduladas por pulso. Se causa daño tanto por la alta frecuencia de la onda transportadora como por las pulsaciones de baja frecuencia (51).

      Se debe prohibir el despliegue de los satélites 5G

      La Tierra, ionosfera y atmósfera inferior forman el circuito eléctrico global (52) en el que vivimos. Es ampliamente aceptado que los ritmos biológicos–en humanos (53,54), pájaros (55), hamsters (56), y arañas (57,58)–son controlados por el campo electromagnético natural de la Tierra y el bienestar de todos los organismos depende de la estabilidad de su ambiente, incluyendo las propiedades eléctricas de la atmósfera (59,60,61). En un estudio pionero, Cherry (63), explicaba la importancia de las resonancias Schumann y como perturbaciones en la ionosfera pueden alterar la presión sanguínea y la melatonina causando “cancer, enfermedad cardíaca y neurológica y muerte”.

      Estos elementos de nuestro campo electromagnético ya han sido alterados por las radiaciones de las líneas de alta tensión. La radiación harmónica de las líneas de alta tensión (65), alcanza la ionosfera y magnetosfera donde son amplificadas por interacciones de partícula-onda (66,67). En 1985, el Dr. Robert O. Becker advirtió que la radiación harmónica de las líneas de alta tensión había afectado ya la estructura de la magnetosfera, y que la continua expansión de este efecto “pone en peligro la viabilidad de toda vida en la Tierra” (68). La colocación de decenas de miles de satélites emitiendo desde la ionosfera y magnetosfera señales moduladas de millones de vatios a millones de frecuencias, es probable que altere nuestro ambiente electromagnético por encima de nuestra capacidad de adaptación (69).

      El informal monitoring ya ha proporcionado datos que indican los serios efectos sobre humanos y animales de los aproximadamente 100 satélites que proveen servicio móvil 2G y 3G en órbita baja desde 1998. Dichos efectos no pueden ser sólo explicados contabilizando las emisiones bajas a nivel de suelo. Se debe tener en cuenta el conocimiento de otras disciplinas científicas como la física atmosférica o la acupuntura (70, 71, 72, 73). La adición de 20.000 satélites 5G aumentará la polución del circuito global eléctrico (74,75) y podría alterar las resonancias Schumann (76) con las que toda la vida en la Tierra ha evolucionado. Los efectos serán universales y pueden ser profundamente perjudiciales.

      5G es cualitativamente y cuantitativamente diferente del 4G

      La idea de que podremos tolerar de decenas a cientos de veces más radiaciones con longitudes de onda milimétricas se basa en un modelo defectuoso del cuerpo humano representándolo como un saco lleno de un líquido homogéneo (77,78). La suposición que las ondas milimétricas no puede atravesar la piel deja completamente de lado nervios (79), vasos sanguíneos (80) y otras estructuras conductoras de electricidad que pueden transportar corrientes de radiación hasta los lugares más internos del cuerpo (81,82,83,84)

      Otro error, potencialmente importante, es que los phased-arrays no son antenas normales. Cuando un campo electromagnético normal penetra en el cuerpo, hace que las cargas se muevan y que fluyan corrientes. Pero cuando pulsos electromagnético extremadamente cortos penetran en el cuerpo, algo diferente sucede: las mismas cargas en movimiento se convierten en pequeñas antenas que re-radian el campo electromagnético hacia partes más internas del cuerpo. Estas ondas re-radiadas se llaman precursores Brillouin (85). Son significativas cuando tanto la potencia como la fase de las ondas cambia lo suficientemente rápido (86). El 5G probablemente cumplirá ambos criterios.

      Además, la penetración de baja profundidad pone de por sí en peligro a órganos como los ojos y la piel, el órgano más grande del cuerpo, además de afectar a criaturas más pequeñas. Publicaciones científicas peer-reviewed recientes, predicen quemaduras térmicas en la piel (87) a personas causadas por la radiación 5G y absorción resonante en insectos (88), que absorben unas 100 veces más radiación de una longitud de onda de milímetros que de las longitudes de onda actuales. Desde que las poblaciones de insectos voladores han disminuido entre el 75 y 80 % desde 1989, incluso en áreas protegidas (89), la radiación 5G podría tener efectos catastróficos en las poblaciones de insectos a nivel global. Un estudio de Om Gandhi de 1986 alertaba de que las ondas de milímetro son fuertemente absorbidas por la córnea del ojo, y que la ropa común, teniendo un milímetro de espesor, incrementaría la absorción de energía de la piel por un efecto tipo resonancia (90).

      Russell (2018) describe los efectos ya conocidos de las ondas de milímetro en piel, ojos (incluyendo cataratas), ritmo cardíaco, sistema inmune y ADN.

      Los reguladores han excluido deliberadamente las pruebas de peligro

      Hasta el momento, los accionistas del desarrollo del 5G han sido industria y gobiernos, mientras que han quedado excluídos los científicos del EMF de renombre internacional que han documentado los efectos biológicos en humanos, animales, insectos y plantas y los peligros sobre la salud y el medio ambiente. La razón por las poco adecuadas directrices actuales es que existen conflictos de interés por los organismos normalizadores “debido a las relaciones con las empresas de telecomunicación o compañías eléctricas que debilitan la imparcialidad que debería regir la regulación de los Estándares de Exposición Públicos sobre las radiaciones no-ionizantes (91)”. Martin L Pall, profesor emérito, expone en detalle en su artículo,los conflictos de interés y las listas de importantes estudios que han sido omitidos (92).

      La hipótesis térmica está obsoleta–se necesitan nuevos estándares de seguridad

      Las normas de seguridad actuales están basadas en la hipótesis obsoleta de que la temperatura es el único efecto adverso de los campos electromagnéticos. Tal y como exponen Markov Grigoriev, “los estándares actuales no consideran la verdadera contaminación al medio ambiente de la radiación no-ionizante (93)”. Cientos de científicos, incluyendo algunos de los abajo firmantes, han probado que muchas condiciones y enfermedades agudas y crónicas son causadas sin la necesidad de sobrecalentamiento (no efecto térmico) de radiaciones por debajo de los niveles aceptados internacionalmente (9). Efectos biológicos ocurren incluso a niveles próximos a 0. Algunos de los efectos que se han encontrado a 0,02 picovatios (un trilión de vatio) por centímetro cuadrado incluyen alteración de la estructura genética en E. coli (94) y en ratas (95), alteraciones en electroencefalograma en humanos (96), estimulación del crecimiento en plantas de judía (97) y estimulación de la ovulación en gallinas (98).

      Por tal de protestar contra los efectos no-térmicos, se debe considerar el tiempo de exposición. El 5G expondrá a todos a muchísimas más transmisiones continuas y simultáneas día y noche, sin cese. Se necesitan nuevos estándares de seguridad que tengan en cuenta las exposiciones cumulativas y no sólo los niveles de potencia pero también su frecuencia, amplitud de banda, modulación, forma de la onda, amplitud del pulso y otras propiedades que son importantes biológicamente.

      Las antenas deben ser confinadas a espacios específicos y públicamente identificados. Para la protección humana, las antenas deben localizarse lejos de las zonas de residencia, trabajo y ocio. Para la protección de la vida natural, las antenas deben quedar excluidas de los santuarios protegidos y su presencia en puntos remotos de la Tierra debe ser estrictamente reducida. Para proteger el conjunto de vida, el número de satélites de comunicaciones comerciales debe ser limitado en número y prohibido en órbitas media y baja. Se tiene que prohibir los phased-arrays tanto en la Tierra como en el espacio.

      La radiofrecuencia tiene efectos tanto agudos como crónicos

      La radiación por radiofrecuencia tiene efectos a corto y largo plazo. Cáncer y enfermedades cardiacas son ejemplos de los efectos a largo plazo. Alteración del ritmo cardíaco (99) y cambios en la función cerebral (100) son ejemplos de efectos inmediatos. La hipersensibilidad electromagnética (enfermedad por onda de radio (101), como era conocida anteriormente en la Unión Sobietica) puede ser tanto aguda como crónica (102). El Profesor Karl Hecht ha publicado una detallada historia de estos síndromes, compilando más de 1.500 estudios científicos rusos y los historiales clínicos de más de mil de sus propios pacientes en Alemania. Los hallazgos objetivos incluyen trastornos de sueño, presión sanguínea y ritmo cardíaco anormales, trastornos digestivos, pérdida de cabello, tinnitus y erupciones en la piel. Los síntomas subjetivos incluyen mareos, náuseas, dolores de cabeza, pérdida de memoria, pérdida de concentración, cansancio, síntomas de padecer gripe y dolor cardiaco (103).

      La normativa europea de radiaciones electromagnéticas de 2016 declara que se desarrolla hipersensibilidad electromagnética cuando “hay una exposición constante” a altos niveles de campo electromagnético y que “una reducción y prevención de la exposición a campos electromagnéticos” es necesaria para restablecer la salud de los pacientes (104).La hipersensibilidad electromagnética no debería considerarse una enfermedad sino una afectación causada por un ambiente tóxico que cada vez afecta a una proporción más grande de la población, estimada ya a unas 100 millones de personas a nivel mundial (105,106) y que podría llegar a afectar a toda la población mundial (107) si el despliegue de la red 5G tiene lugar.

      Los gobiernos mundiales no están ejerciendo su deber de protección a la gente que gobiernan

      La UE, EEUU, y gobiernos nacionales mundiales, están tomando medidas para asegurarse un ambiente regulatorio ‘sin impedimentos’, en su afán por implementar la red 5G y por un uso sin barreras del espacio exterior (109). Están prohibiendo a las autoridades locales el cumplimiento de sus leyes medio ambientales (110) y “con el interés de un despliegue más rápido y rentable” eliminar ” impedimentos innecesarios…como los procedimientos de planificación local [y] la variedad de límites específicos de las emisiones de los campos electromagnéticos y de los métodos requeridos para agregarlas (111).

      Los gobiernos también están promulgando leyes para hacer que los servicios inalámbricos sean de uso permitido en todos los espacios públicos (112). Hoy en día, la mayoría de servicios inalámbricos en propiedad privada han sido localizados a cierta distancia de viviendas y comercios. Por tal de que ahora se localicen a menos de 100 metros de distancia entre ellos (como requiere la tecnología 5G) tendrán que localizarse directamente en las aceras en frente de viviendas y comercios y muy cerca de peatones, incluyendo madres y niños.

      Los requisitos de notificaciones y audiencias públicas se están eliminando. Incluso si hubiese una audiencia con 100 expertos científicos testificando en contra del 5G, se han aprobado leyes para que sea ilegal para las autoridades locales tener en cuenta testimonios. Las leyes americanas, por ejemplo, prohibe que los gobiernos locales regulen la tecnología inalámbrica “en base a los efectos sobre el medio ambiente de la radiación por radiofrecuencia” (113), y los tribunales han revertido las decisiones regulatorias sobre el emplazamiento de torres celulares simplemente porque la mayoría del testimonio público era sobre salud (114). Las aseguradoras no cubrirán riesgos por campo electromagnético (115), y hay una nula claridad sobre qué entidad será la responsable por los daños causados a las personas por la tecnología 5G tanto en la Tierra como la desde el espacio (116).

      En la ausencia de un régimen legal extenso y acordado que concierna las actividades en el espacio, la responsabilidad legal de cualquier actividad es inexistente, a pesar de que tanto continentes, como océanos y la atmósferas estén puestos en peligro.

      Violación de los acuerdos internacionales

      Deber de cuidar a los niños

      La convención de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas: Los Estados deberán “comprometerse a asegurar a los niños dicha protección y cuidado necesarios para su bienestar” (art.3) “asegurar…la supervivencia y desarrollo de los niños” (art.6) y “tomar las medidas necesarias para combatir enfermedades…teniendo en cuenta los peligros y riesgos a la contaminación ambiental” (art.24 c).

      El código Nuremberg (1949) se aplica a todos los experimentos en humanos, incluyendo la tecnología 5G, con nuevas y más potentes radiaciones de radiofrecuencia que su seguridad no ha sido probada. “El consentimiento voluntario de las personas es absolutamente esencial.” (art.1). La expoición al 5G es e carácter involuntario. “No se deberían conducir experimentos donde hay a priori razones para creer que podrían causar lesiones o hasta muerte” (art.5). Los hallazgos de más de 10.000 estudios científicos y las voces de cientos de organizaciones internacionales que representan a cientos de miles de personas que han sufrido lesiones discapacitantes y han sido desplazados de sus hogares por telecomunicaciones inalámbricas ya en uso son “a priori razones para creer que pueden ocurrir muertes o lesiones”.

      Deber de informar y campo electromagnético

      La asamblea de las estandarizaciones mundiales de telecomunicaciones (2012) de la Unión Internacional de Telecomunicaciones declaraba que “se debe informar al público de los potenciales efectos de la exposición a los campos electromagnéticos” e invitaba a los Miembros del Estado “a adoptar medidas apropiadas por tal de asegurar el cumplimiento con las recomendaciones internacionales relevantes que protejan la salud contra el campo electromagnético.”

      La revisión de mitad de trimestre del Plan de Accion de Medioambiente y Salud Europeo 2004-2010 (2008): “El Parlamento Europeo…está al corriente que los límites a la exposición del campo electromagnético que se establecieron han quedado obsoletos, … obviamente sin tener en cuenta los desarrollos en las tecnologías de la información y telecomunicación, de las recomendaciones expedidas por la Agencia Medioambiental Europea o de los estándares de emisiones más estrictos adoptados, por ejemplo, por Bélgica, Italia, y Austria, y no abordan el problema de los grupos vulnerables, como mujeres embarazadas, bebés y niños.”

      Resolucion 1815 (Consejo Europeo, 2011): “Adopción de todas las medidas razonables para reducir la exposición a los campos electromagnéticos, especialmente a las radiofrecuencias de teléfonos móviles y particularmente la exposición a niños y jóvenes.”

      Medioambiente

      La Declaración en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medioambiente Humano (1972): “La emisión de substancias tóxicas…en tales cantidades o concentraciones que excedan la capacidad del medio ambiente de hacerlas inocuas, debe ser detenida por tal de asegurar que no se inflijan a los ecosistemas daños serios e irremediables.” (principio 6).

      La Carta Constitutiva por la Naturaleza (1982): “Las actividades que puedan causar daños irreversibles a la naturaleza deberán ser evitadas…Donde los potenciales efectos negativos no sean completamente comprendidos, las actividades no deberán proceder.” (art.11)

      La Declaración del Desarrollo y Medioambiente de Rio (1992): “Los Estados tienen…la responsabilidad de asegurar que las actividades dentro de su jurisdicción o control no causen daños al medioambiente de otros Estados o áreas fuera de los límites nacionales de su jurisdicción.” (principio 2)-

      La Cumbre Mundial del Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (2002): “Hay una necesidad urgente de…crear políticas nacionales más efectivas contra los peligros medioambientales sobre la salud humana.” (párraf.54k)

      La Convención Africana de la Conservación de la Naturaleza y sus Recursos Naturales (2017): “Los partidos deberán…tomar todas las medidas necesarias para prevenir, mitigar y eliminar lo máximo posible, los efectos detrimentos en el medio ambiente, en particular, de substancias radioactivas, tóxicas u otros materiales y residuos tóxicos .”

      Salud y derechos humanos

      Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Todo el mundo tiene derecho a la vida, libertad y seguridad”. (art.3).

      La Estrategia Global para la Salud de las Mujeres, Niños y Adolescentes de las Naciones Unidas (2016-2030): “tiene como objetivos y metas “transformar”, a través de la expansión de medio ambientes disponibles; “supervivencia”, a través de la reducción de la mortalidad maternal y neonatal, y “desarrollo” asegurando la salud y el bienestar y reduciendo las muertes y enfermedades por contaminación.

      Espacio

      El Tratado del Espacio Exterior (1967) requiere que el uso del espacio exterior sea gestionado “de forma que evite contaminaciones nocivas y cambios adversos en el ambiente de la Tierra.” (art.IX).

      Las Directrices de las Naciones Unidas para la Sostenibilidad a Largo Plazo de las Actividades en el Espacio Exterior (2018): “Los Estados y las organizaciones internacionales intergubernales deberían abordar…riesgos a las personas, propiedades, salud pública y medioambiente asociados con el lanzamiento de operaciones en-órbita y re-entrada de objetos al espacio. (directriz 2.2c).

      Los gobiernos mundiales están echando a suertes la vida en la Tierra

      Una famosa frase de Albert Einstein dice “Dios no juega a los dados” (117). Aún así, los gobiernos mundiales están jugando a los dados con el futuro de la vida en la Tierra con su intento de desplegar la red 5G en la Tierra y en el espacio: una tecnología sin precedentes con ondas de milímetro que en el pasado se utilizaron como armas de energía en operaciones militares y control de masas (118).

      Es éticamente incorrecto no aceptar ni aplicar los conocimientos científicos válidos y relevantes. Investigaciones actuales muestran que la tecnología 5G–y especialmente la basada en el espacio–desobedece los principios recogidos en numerosos acuerdos internacionales.

      Pedimos a las Naciones Unidas, Organización Mundial de la Salud, Unión Europea y al Consejo de Europa y Gobiernos de todas las naciones

      a) Que tomen medidas inmediatas para detener el despliegue del 5G en la Tierra y en el espacio por tal de proteger a la raza humana, especialmente a los fetos en gestación, niños, adolescentes y mujeres embarazadas, asimismo como al medioambiente.

      b) Que se sigan la Convención de las Naciones Unidas de los Derechos de los Niños y la Resolución del Consejo Europeo 1815 en los que se informan a los ciudadanos, incluyendo profesores y médicos, sobre los riesgos a la salud (a adultos y niños) de la radiación por radiofrecuencia y cómo y porqué deberían evitar las comunicaciones inalámbricas y estaciones base, particularmente las encontradas cerca de centros de cuidado, escuelas, hospitales, hogares y trabajos.

      c) Que se favorezcan y se implementen comunicaciones por cable en vez de inalambricas

      d) Que se prohiba a la industria inalámbrica/telecomunicaciones de que utilicen sus organizaciones de lobby para que persuadan a agentes oficiales que aprueben leyes que les permitan expander su radiaciones de radiofrecuencia, incluyendo las basadas en la Tierra y en el espacio

      e) Que se nombre inmediatamente–sin influencia de la industria–grupos internacionales independientes, completamente imparciales sobre los campos electromagnéticos y científicos que estudien la salud sin conflictos de interés (119), por tal de establecer nuevos estándares internacionales sobre la radiación por radiofrecuencia que no se basen sólo en sus niveles de potencia, sino en su exposición cumulativa, y que proteja contra todos los efectos sobre la salud y medioambientes, no sólo contra los efectos térmicos en humanos.

      f) Que se nombre inmediatamente–sin influencia de la industria–grupos internacionales de científicos con experiencia en campos electromagnéticos, salud, biología y física de la atmósfera, por tal de desarrollar un marco regulatorio que garantizará que el uso del espacio exterior sea seguro para los humanos y el medio ambiente, teniendo en cuenta las radiaciones por radiofrecuencia, gases residuales de cohetes, hollín y debris espacial en el impacto sobre la capa de ozono (120), calentamiento global (121) y la atmósfera junto con la preservación de la vida en la Tierra. No solamente la tecnología basada en la Tierra debe ser sostenible sino que la espacial también (122), tanto para adultos como para niños, animales y plantas.

      Por favor respondan antes del 1 de diciembre de 2018,

      detallando las medidas que tomarán por tal de proteger la población mundial contra la radiación por radiofrecuencia, especialmente la radiación por el 5G. Su respuesta deberá ser dirigida al administrador de la apelación que se provee a continuación.

      Esta apelación junto a su respuesta estará públicamente disponible en:

      http://www.5gSpaceAppeal.org

      Atentamente presentada,

      Arthur Firstenberg, Administrador de la Apelación

      info@5gSpaceAppeal.org

      Saludos y MUCHA SALUD

  2. Paco:

    Por favor, da paso a mi último comentario.

    Con uno es suficiente, pues he enviado dos veces el mismo, pero sigue sin aparecer

    Gracias

  3. Neus:

    Muchas gracias a tí. Divulgad a tope.

    NOS VA LA VIDA EN ELLO, y no sólo la nuestra, sino la de las generaciones venideras, y no sólo de la especie humana. Ninguna especie viva se libra de la influencia del arsenal de sustancias xenobióticas que nos inunda, y NADIE PUEDE PREDECIR, NI CONTROLAR, NI EVITAR, las sinergias entre todas ellas y sus consecuencias sobra LA VIDA en el Planeta

    ¿A alguien se le ocurre pensar que la mayor parte de los fármacos que se consumen se excretan a través de la orina y/o heces, que acaban en los ríos? Los productos que se utilizan para potabilizar las aguas de consumo humano van destinados fundamentalmente a eliminar gérmenes pero no se utilizan filtros adecuados para eliminar las demás sustancias de desecho.

    Que no cunda el pánico, pero… la información es poder, incluso para reflexionar sobre nuestros hábitos y obrar en consecuencia

    Un abrazo

  4. Maki:

    Todo lo que entra en el cuerpo, tiene que salir…¡¡¡por donde pueda!!!

    Y mejor que salga, para no dañar más el interior

    Conste que, si os cuento lo que me dijeron en una charla amigable un experto de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, y un ingeniero químico experto en potabilización del agua. que sale por nuestros grifos, .. a alguien le da un patatús. Así pues, me lo callo, para que no cunda el pánico.

    Las aguas de la cuenca del Guadiana, en la zona de Almadenejos (comarca de Almadén) donde se ubica el mayor yacimiento de mercurio del Planeta, y donde yo “pillé” nada menos que URANIO, ARSÉNICO, PLOMO… en cantidades industriales, y a punto estuve de estirar la pata…y pedía angustiosamente que me ayudaran a morir por dolores insufribles generalizados que no se calmaban con potentes opiáceos (lo siguiente sería la MORFINA) NO SE HAN ANALIZADO jamás hasta que en diciembre de 2016, dos personas, que hemos tenido que salir huyendo, empezamos a denunciar la elevadísima contaminación en suelo, atmósfera y aguas de la zona.. Incluso se utilizaron escombros de las minas para “pavimentar” calles y carreteras próximas

    Tras nuestras reiteradas denuncias, Los técnicos de la CGH empezaron a ponerse las pilas, de mala gana, y, ¿casualmente? descubrieron que desde tiempo inmemorial se riegan más de dos mil metros cuadrados de huertos con agua que sale directamente de una mina de mercurio, que se ponen en el mercado sin control alguno, y que acompañan en el plato a la carne de animales domésticos que pastan alegremente en un espacio literalmente regado con bolitas de mercurio puro al aire libre

    Ahí va uno de los miles de documentos oficiales recopilados en los últimos años

    https://drive.google.com/file/d/0B0y5IivC8jmRb0NBdXJfQjNWdXYtY0tPX1JvTC1IZEQ4VEk0/view?usp=sharing

    https://drive.google.com/file/d/0B3QOrCc_ORwZWFRpbHlFN0RldXdnZjUwcFJJcWVQWWdtTkRJ/view?usp=sharing

    Luego se extrañan de que los peces tengan mercurio

    Y una vez puesta a dar trabajo a Paco para que dé paso al comentario, allá van documentos. Por si alguien quiere dedicar a este tema algún tiempo del fin de semana. ¿Recordáis que hace años se retiraron de los centros sanitarios los termómetros y demás aparatos de medición que contenían mercurio? Pues mirad lo que sigue existiendo, tanto en la boca de los españolitos en forma de empastes metálicos, como en Almadenejos. Luego sacad vuestras conclusiones. Yo me callo… por el momento.Como consecuencia d enuestras denunicas han puesto en marcha una campaña de lavado de imagen del mercurio, que llegan a desinformar hasta a los escolares

    http://ateneodealmagro.org/evento/conferencia-sobre-el-mercurio/

    https://drive.google.com/file/d/0B3QOrCc_ORwZdFhoYUM1V0ttYzBVQ2poS21nbjRVUWNlRUJV/view?usp=sharing

    https://elpais.com/diario/1990/07/06/sociedad/647215201_850215.html

    Y, a día de hoy, la empresa minera (de la SEPI) sigue empeñada en comprar todos los residuos tóxicos de los cinco continentes, para tratarlos “adecuadamente” en la comarca de Almadén, sin haber sabido gestionar adecuadamente los residuos altamente tóxicos existentes. Españistán en estado puro. a pesar de haber firmado en 2013, QUE NO RATIFICADO el convenio para erradicar el mercurio de la faz de la Tierra

    https://www.youtube.com/watch?v=qSPjkza7iN8

    https://news.un.org/es/story/2017/08/1384321

    https://petiport.secure.europarl.europa.eu/petitions/es/petition/view/10833?

    Perdón por la perorata, pero ya sabéis que me dedico a publicar “cosas” políticamente incorrectas.

    Soy una ferviente admiradora de Geroge Orwel, que entre otras muchas cosas sabias, decía:

    “PERIODISMO ES PUBLICAR LO QUE ALGUIEN NO QUIERE QUE PUBLIQUES, lLO DEMÁS SON RELACIONES PÚBLICAS”. Y yo no valgo para hacer relaciones públicas..

    • Me corrijo: lo que pone en el mercado, son las hortalizas

      Mis disculpas. a veces mi neurona patina más de lo que me gustaría

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.