martes, diciembre 18, 2018
Inicio Estado español En España no hay nada como ser familia del dictador. Absuelven a...

En España no hay nada como ser familia del dictador. Absuelven a Francis Franco con una sentencia de risa

823
3

Ahora resulta cómico (o tragicómico) pensar en tanto guardiacivil franquista suelto, cuando resulta que lo que se debería imponer con esta noticia/hostia, precisa y principalmente dentro de la Guardia Civil, es la conciencia de clase frente el abuso de poder. Pero los privilegiados pueden estar tranquilos, eso no va a suceder, porque la necedad no se cura, y este país está afectado por una inagotable epidemia de estupidez, cobardía, superficialidad y sumisión que, además, no entiende de ideologías. Carpe diem.

Pese a todo, si te apetece ponerte de mala leche, lee el avance que cual pitonisos publicamos en marzo de 2016 al respecto de la resolución de este caso que siempre estuvo listo para sentencia y a continuación la noticia sobre su absolución.


Está por ver que lo condenen, pero como mínimo el nieto de Franco se sentará en el banquillo

Si se tratara de cualquier otra persona ya estaría clara la sentencia: un buen montón de años de cárcel (entre cinco y once). Pero hablamos de Francisco (Francis) Franco y Martínez-Bordiú, nietísimo del dictador que convirtió España, entre otros muchos hitos funestos, en el segundo país del mundo en el infame ranking de ‘desaparecidos’ en fosas comunes durante una dictadura, siendo solo superado en esa macabra clasificación por la Camboya de Pol Pot. Es por esta razón que el hecho de ver a un miembro destacado de la familia del dictador sentado en el banquillo de los acusados siempre resulte todo un acontecimiento (que suele acabar en nada). Y es que su habitual prepotencia ha resultado demasiado exagerada en esta ocasión incluso para que alguien como él se pudiera librar del proceso.

Los hechos se remontan al 30 de abril de 2012, cuando un vehículo ocupado por supuestos cazadores furtivos embistió un todoterreno de la Guardia Civil en un pueblo de Teruel (Collados).

El nietísimo, según afirman los agentes de la Guardia Civil, circulaba en un vehículo con las luces apagadas junto a un empleado de nacionalidad rumana y, cuando le dieron el alto, ignorando la orden, se dio a la fuga a toda velocidad por la carretera nacional N-234. Los agentes lograron forzar la detención del vehículo tras una persecución de varios kilómetros en la que, según se describe, se puso en riesgo la seguridad de numerosos conductores que circulaban por la misma vía. Tras conseguir paralizar el vehículo que conducía Francisco Franco, y conforme a lo que se detalla en las declaraciones, uno de los agentes tuvo que desenfundar su arma cuando el acompañante del susodicho exhibió una escopeta enfundada. Acto seguido el conductor maniobró golpeando y arrastrando al coche patrulla varios metros, iniciando nuevamente su huída por el monte. Dicha embestida provocó lesiones a uno de los agentes. El vehículo fue localizado posteriormente en la localidad de Bea, a unos cinco kilómetros de Collados, y se comprobó que estaba registrado a nombre de una de las empresas de la familia Martínez-Bordiú.

Tras una investigación de casi cuatro años, el magistrado ha emitido este auto en el que señala a Martínez-Bordiú y a su empleado (N. S. R.) como autores de los dos delitos, ya que, a pesar de que durante este periodo de instrucción se ha intentado señalar a terceras personas para exculpar a ‘Francis’, en la resolución el juez determina quiénes eran sin lugar a dudas el temerario piloto del todoterreno y su copiloto.

¿Acabará en prisión un Franco de semejante nivel? Eso ya es otra historia, porque los ha tenido de todos los colores: por caza furtiva, por fraude e incluso por agresión a dos azafatas y una vigilante del AVE. Lo que ya parece seguro (aunque nunca se sabe) es que habrá juicio.


Y hubo juicio. Incluso –aunque timorata– también condena. Y es que la justicia española de primera instancia casi parece normal. Pero llegó a una instancia superior –instancias mucho más politizadas y copadas por herederos– y ahí se ha acabado el caso –y también se ha acabado la presunción de veracidad de los agentes, que solo tiene validez contra los ‘pocarropa’, pero nunca frente a todo un Franco–.


La Justicia absuelve al nieto de Franco de los delitos por los que había sido condenado

ElDiarioAragón

La Audiencia Provincial de Teruel ha absuelto a Francisco Franco Martínez–Bordiú de los delitos por los que había sido condenado en primera instancia. Hecha pública la sentencia, Francisco Franco recurrió ante la Audiencia Provincial de Teruel quien ahora dicta su absolución.

Los magistrados de la Audiencia Provincial no comparten los hechos tal y como aparecen recogidos en la sentencia dictada por el juzgado de lo Penal de Teruel al consideran que no se practicó “prueba de cargo suficiente” capaz de debilitar el principio constitucional de presunción de inocencia y capaz de sustentar la condena impuesta al ahora apelante (Franco Martínez–Bordiú)”.

En esencia, argumentan que no hubo reconocimiento ni identificación por el perjudicado que intervino en los hechos, pues su declaración “no resulta en modo alguno concluyente”. Entienden, sumando a ello el análisis detallado del resto de elementos probatorios tomados en consideración por la sentencia, a los que no otorga el valor indiciario, que en la sentencia recurrida “el día de autos, Francisco de Asís Franco Martínez- Bordiú no tuvo participación alguna en dicho incidente pues no se encontraba en las localidades referidas, sino en Madrid donde había regresado desde la finca de Aranda del Moncayo, el día anterior, para realizar gestiones personales pendientes al día siguiente”.

Es en este punto donde el magistrado Fermín Hernández Gironella hace su voto parcialmente discrepante. Gironella está de acuerdo con la absolución y simplemente matiza que no queda suficientemente probado que el acusado se encontrase en Madrid. Este magistrado sostiene que la absolución debe sustentarse en que “no ha podido acreditarse que [el acusado] se encontrase en el lugar de los hechos”.

Sentencia y voto particular… by on Scribd

3 Comentarios

  1. Es una vergüenza la Justicia que tenemos y otra vergüenza lo de la familia del dictador; por si fuera poco al torturador de las medallas pensionadas le invitó un comisario a una celebración y no le han quitado las medallas pensionadas.

  2. Pues lo primero que se me viene a la mente es lo humillados y ridículos que se tienen que sentir los guardias, que además del peligro que corrieron, este delincuente los ha dejado en evidencia.
    Y lo siguiente es que los jueces toman a la gente por gilipollas y no nos vamos a dar cuenta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.