Ya podemos suponer qué es lo que ha pasado en este caso de los impuestos sobre los actos jurídicos documentados de las hipotecas –que afectaba negativamente a la banca– para que el Tribunal Supremo dé, de forma insólita, marcha atrás para rectificar su propia decisión. Y es que donde hay patrón no manda marinero, y hasta el Supremo –o precisamente el Supremo– es un buen ejemplo de marinero disciplinado y servicial.

Es la enésima evidencia de que los pocarropa habitamos un sumidero de mierda oligárquica al que en los medios llaman democracia. Un sumidero en el que nadie está dispuesto a arriesgar mientras pueda medio-vivir o crea no verse afectado por equis injusticia o arbitrariedad en primera persona, y en el que mucho menos se está dispuesto a la insurgencia por razones tan poco prácticas como las de la dignidad, la solidaridad o la autoestima.

Y no será porque no lo tenemos claro…

Con todo el cariño y la empatía, máxime cuando yo no soy mejor que ninguno de los aquí mostrados: bla, bla, bla, bla, bla. Y ya digo que yo el primero.

Todavía nos pasa poco.

11 Comentarios

  1. SUPREMO de Xixona, calidad super-extra, auténtico de almendra.

    ¡¡¡Toma justicia Marca España!!!

    PD.- La Botín y González son mucho González y Botín, ilusos de los cojones.

  2. ¡¡Sabíamos en manos de quien estábamos, pero, por si había alguna pequeñisima duda, ahora el tribunal supremo (lo pongo con minúscula dado mi desprecio personal), se viste de gala y quiere (le imponen) una rectificación de sus AMOS que no quieren pagar a nadie lo que les corresponde por Ley primaria. ¡¡De coña vaya!!. Ya no les importa mostrar sus vergüenzas al “destogarse”.miserablemente.

  3. Y todos creen que viven en la democracia mas avanzada del mundo…cuando la justicia esta compinchada con los poderosos..no se puede decir que Montesquieu dejara huella en este pais…

  4. Y por si dejó alguna huella (fuera de los libros) recordemos al bocazas de Alfonso Guerra,:

    Copio-pego el comentario que puse al espléndido artículo pubilcado en eldiario.es respecto a unas declaraciones de este impresentable

    https://www.eldiario.es/zonacritica/Senor-Guerra-seguimos-boxeando-Franco_6_794480563.html

    Excelente artículo que retrata el ideario real del personaje, bien diferente del que se inventó para divertir a sus palmeros que preferían aplaudir antes que pensar por sí mismos. Ahora ya ni se molesta en intentar evitar que se le caiga la máscara.

    Cada vez que lo veo viene a mi memoria aquella frase con la que se definió el solo, sin el menor rubor:
    “MONTESQUIEU HA MUERTO”.

    Lo triste es que cada vez que abría la boca ante sus fieles, recibía aplausos, y, como supongo que la mayoría de ellos no sabía a qué se refería el amado líder, éste se explayó explicándoselo: “los poderes del Estado NO TIENEN que controlarse entre ellos, sino que tienen que colaborar”.

    Lo que no se atrevió a explicar al rebaño era contra quién o quiénes tienen que colaborar los poderes del Estado, pero tan sólo había un sujeto contra el que colaborar: EL PUEBLO.

    Para ese viaje no hacían falta alforjas.

    Y el pueblo, sigue como estaba antes de que este bocazas llegara al poder: al servicio de los amos del cortijo, aunque ahora con una pátina de supuesta democracia y modernidad, que la crisis=estafa de la última década se está encargando de borrar y dejar al descubierto la cruda realidad, para que la ven quienes se niegan a verla

    Pena de país, que parece ser incapaz de librarse de cantamañanas, embaucadores y depredadores, que, con tal de alcanzar sus objetivos personales y partidistas, no dudan en encizañar y manipular a gentes demasiado manipulables, que ellos se encargaron de distraer durante décadas con entretenimiento basura, para que no pensaran en cómo se gestionaba “la cosa pública” en beneficio de intereses privados

    Mis disculpas por autocopiarme

  5. en cierta ocasión un amigo me pregunto´, tras una discusión, que si me avergonzaba de ser española y de vivir en España, le contesté que amaba a mi país, pero que seníia un asco profundo por sus instituciones y quienes las representaban. El cambio del tribunal supremo me ha dado la razón. Viajo una vez al año a Estados Unidos y se me cae la cara de vergüenza cuando me preguntan por mi país

  6. Y Dios dijo: “Hágase lo más hermoso del mundo”. Y aquí estamos, fastidiando al PP-CIUDADANOS-TS tan temprano.

    Pero vamos a ver, ¿acaso no saben todos, empezando por el PP y CIUDADANOS, que los jueces del TS, y, concretamente el magistrado Llarena, pueden ‘equivocarse’ (por decirlo suavemente) en sus Fallos? Y digo ‘equivocarse’, por no decir que cuando cometen perjurio atendiendo a intereses ajenos en la causa que instruyen, es “gravísimo”, y, por ende, donde debería centrarse el foco y opinión mediática, tal es lo acontecido en el Procés (pero por similitud y en alusión a los ‘errores’ citados, obviando la imparcialidad exigible, tenemos lo acontecido recientemente con el Impuesto bancario). Y con los errores estábamos los ciudadanos, cuando, el TS nos sorprende ahora con su malestar ante la duda que se pueda generar sobre la imparcialidad de sus Resoluciones tras no ver el Gobierno delito de rebelión. Pues, contestando a Sus Señorías, yo les diría, que, más que dudas, son ‘confirmaciones’ de su parcialidad las generadas desde el propio TS las existentes entre los ciudadanos por sus injustas Resoluciones en el Procés, antes de que el Sr. Sánchez se pronunciase anteayer sobre el mismo.

    Independientemente, es indignante constatar la estratégica tergiversación de los hechos utilizada por el PP y CIUDADANOS, para hacernos ver que los dirigentes catalanes incurrieron en “rebelión”, cuando, dichos hechos (visualizados por todos) lo desmienten (es como querer hacernos ver que en las noches hace sol, valga el ejemplo simplista).

    Pero la tergiversación aludida se reafirma, como digo, porque van, no ya contra lo que todos hemos presenciado (y, en mi caso, además, testigos que lo vivieron de cerca, me han corroborado), sino contra el Ordenamiento Jurídico, cuya interpretación no admite dudas para constatar que los separatistas no han cometido rebelión, como ha sido también confirmado por tribunales europeos.

    Podrán acusarles, en mi opinión, de desobediencia, y a algunos dirigentes de… ¿malversación?… Está por ver, pero no de rebelión.

    Lo que es anticonstitucional es que los jueces del TS, cuyo corporativismo no admite dudas, hayan interpretado torticeramente como rebelión el concepto de ideología y “separatismo del Estado español” por parte de los dirigentes catalanes, cuando, en función de la ideología (que no es condenable) la independencia no fue efectiva, salvo en declaración de intenciones. Esto es lo que ha sucedido y se han inventado la máxima condena aplicable en el polémico delito de rebelión. Es claro que la prevaricación de un juez (llámese como se llame) está tipificada como el más grave delito en el que pueda incurrir en su trayectoria y sancionado como corresponde. En mi opinión, el instructor tendría que ser recusado en este procedimiento, y, digo más, el tribunal al completo si no reconsidera los delitos injustamente aplicados.

    Yo entiendo por principios que, aun discrepando de determinadas Sentencias, independientemente de que beneficien o no a los míos, por ejemplo, debo acatarlas, pero lo que se ha producido con el Procés es otra cosa (por decirlo coloquialmente).

    Por otro lado, es absurdo a la par que cansino, escuchar al PP y CIUDADANOS alegar que si los catalanes no comparten el Sistema del 78 existen otras vías legales para cambiarlo. Y digo ‘absurdo’, porque si hay mayoría parlamentaria para no hacerlo, pero inferior a la existente en la calle, que, para empezar, por ejemplo, no queremos la Monarquía, ¿qué hacemos? Pues lo coherente es un Referéndum. Ah, pero los partidos de derecha tampoco quieren esta opción porque eso de abrir el melón constitucional lo interpretan (sin fundamento alguno) como el Apocalípsis. Luego entonces, ¿por qué se extrañan de que parte de ciudadanos catalanes, aun sin querer separarse de España, opten por esta única vía para librarse al menos de la Monarquía? Sólo con abolir la misma, se daría un importantísimo paso en el conflicto catalán, al menos, a efectos de una parte de sus votantes sin afectar a la otra, lo que, extrapolándolo al resto de España mediante un Referéndum, nos haría sentir otra percepción más positiva de la política, más interesante… ilusionante y no tan monótona.

  7. Viendo el programa ‘ARV’, está informando la Sra. Lastra de la Creación de una Comisión que velará para que la banca no cargue en un futuro el impuesto de ‘AJD’ a los clientes, ji ji. ¿Cuántas instituciones existen, que, en teoría, deberían velar por el cumplimiento de la Ley y defensa del ciudadano, pero en la práctica han demostrado lo contrario? De ahí mi risa y escepticismo. “La Banca y Hacienda nunca pierden”, Sra. Lastra, le diría yo, “y Usted lo sabe”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.