Sucedió el pasado domingo siete de octubre en el aeropuerto de El Prat de Barcelona. Albert Rivera, acompañado por sus escoltas de la Policía Nacional, se dirigía a coger un avión con destino a Madrid. Una vez pasado el arco de seguridad, el azar quiso que le tocara someterse al control aleatorio de la “prueba de trazas”; aquel que normalmente detecta si en el equipaje de los viajeros hay alguna sustancia no permitida, ya sea perteneciente a explosivos o narcóticos.

En aquel justo momento, los miembros de seguridad de Rivera se negaron a que el político pasara por estas pruebas que buscan en la maleta y la ropa partículas (trazas) de las citadas sustancias.

Uno de los escoltas de Rivera indicó a los vigilantes del aeropuerto que era agente de la Policía Nacional y que él se hacía cargo de la situación. Los trabajadores respondieron que si no se realizaba la comprobación, debían proceder a identificar al agente con su número de placa tal y como dicta el protocolo de actuación en estos casos.

A continuación se produjo un altercado entre el personal y los escoltas de Rivera, y cuando parecía que todo había acabado, ya que Rivera se encontraba finalmente en el avión, los escoltas volvieron al lugar de los hechos y uno de ellos increpó a los vigilantes asegurando que “habían interferido en un operativo”. Según Catalunyapress, que ha sido el primer medio en dar esta noticia, el policía llegó a exclamar: “La próxima vez te pongo las esposas”.

El incidente, paradójicamente se ha traducido en una denuncia por parte de la Policía Nacional a los trabajadores, que están citados en comisaría el próximo 25 de octubre a las 9.30.


* Con información de La Vanguardia, El Nacional y Catalunyapress

11 Comentarios

  1. Todo aquel que se niega a que la ley le revise lo que lleva es que tiene motivos para esconderlo, o es un ilegal que se cree que está por encima del pueblo. Lo más probable es que Rivera llevara drogas, explosivos y, además, sea un dictador en potencia.

  2. Pero se salió con la suya, no pasó el control y no se comprobó que llevaba con toda probabilidad droga; reduciendo el asunto a una cuestión de competencias entre policía nacional y seguridad del aeropuerto… Aquí paramos nunca de presenciar chanchullos, conspiraciones, engaños, tejemanejes, fraudes, imposturas, injusticias, crímenes…

  3. Llevar lo que llevara, me parece una indecencia, y muy preocupante, que permitan hacer a este personajillo lo que prohiben al resto de viajeros

    Españistán cada vez apesta más

  4. Es lo que tiene estar a sueldo del Estado: éste protege a los suyos y les dota con la impunidad de los lacayos de postín. Como Cosa Nostra, la Camorra napolitana O la N’drangheta

  5. Este es uno más de los muchos privilegios que ciertos personajes tienen.
    La actitud del policía es de juzgado de guardia, es lo que tiene los agotamiento de.

  6. Ja ja jaj, viva la ejemplaridad y la ética del naranjito; Aguirre se saltó un semáforo y Rivera se salta el control detector de armas y drogas. Todo se contagia en estas derechas; pa mear y no echar gota lo que estamos viendo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.