Se puede estar o no de acuerdo con la opinión y las tesis de Guillermo Toledo, pero nadie podrá negar que como individuo destila una integridad de la que no puede presumir el 99,99% de los políticos profesionales, si es que alguno de ese 0,01% restante la alcanza.

Solo un apunte a lo que se dice en un momento de esta entrevista que os recomiendo, y que me parece fundamental…

Si bien es cierto que “el pueblo” como sujeto puede dejar mucho que desear en lo político/cultural cuando comprobamos que se agarra a un clavo ardiendo a las primeras de cambio, aunque ese clavo sea la extrema derecha más cerril aderezada con un mínimo de transgresión, cuánto más no será cierto que algunos que despegaban en las encuestas –precisamente por ser transgresores desde la izquierda– se vieron inexplicablemente afectados por un mal de altura que, por desgracia, hoy impide poder ser categóricos con lo que se puede o no se puede esperar de ese pueblo ‘comodín’, y mucho menos para justificar viajes subvencionados al centro, porque suena demasiado a profecía autocumplida.

Por lo demás, me parece Guillermo no ha dado puntada sin hilo (especialmente a partir del minuto 24).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.