Ruth Toledano | El Diario | 11/11/2018

Hay muchas maneras de cagarse en alguien y de sonarse los mocos con algo. No solo la manera en que Willy Toledo se caga en dios y la manera en que Dani Mateo se suena los mocos en la bandera rojigualda. Por ejemplo, te cagas en dios cuando dejas desmembrado a un niño que trabaja en el campo y le estalla en el cuerpecito una mina antipersona que tú has fabricado y que le has vendido al sátrapa que lo mantiene pobre y que lo explota. Te cagas en dios cuando un avión de guerra que tú has fabricado y vendido lanza misiles que tú has fabricado y vendido sobre un pueblo lleno de civiles el día de mercado. Te cagas en dios cuando el ejército de un reino asesino deja caer bombas que tú has fabricado y le has vendido sobre un autobús escolar y mueren treinta niños.

En estos sentidos, más estrictos que figurados, María Dolores Cospedal, con su mantilla de inclinarse ante el Papa, y Pedro Morenés, con su rancio abolengo católico, se han venido cagando reiteradamente en dios. Todo ello siempre con la bandera por delante, en forma de pulserita en la mano del apretón que cierra negocios como tráficos y mece cunas con metralla. Todo ello siempre con la bandera por detrás, enorme en el fondo de la foto que oficializa la masacre. Si usar el símbolo nacional para dejar niños sin piernas no es peor que sonarse un chiste en una tela, que venga dios y lo vea.

Morenés no es político, ni siquiera un político de derechas. Morenés es un mercenario, un fabricante de armas que entró en política para vender más. Y vive dios que lo ha conseguido: solo durante su etapa como ministro, sus empresas de la guerra y de la muerte (Segur Ibérica, Instalaza y MBDA) recibieron  115 millones del Gobierno del PP. Morenés, el amigo de Juan Carlos de Borbón, el que vendió bombas de racimo a Gadafi, el que hizo negocios con Arabia Saudí. En 2015 tuvo la desvergüenza de pedir a Felipe VI la “permanente renovación” del stock bélico del Ejército. El stock que vendía él.

De Cospedal, qué decir ya que no sea en diferido. Ahora nos hemos enterado de que, entre genuflexión y genuflexión, entre saludo y saludo castrense a la bandera, encargó a la empresa del ministro de la muerte que hiciera un informe donde evaluara las ventajas y los riesgos del misil que esa empresa había ya prácticamente vendido a Defensa. Un encargo de 9,5 millones y medio. Esto es cagarse en dios a base de cagarse en todos los españoles, que según la pareja de la mantilla negra y la Cruz de Isabel la Católica, somos sus hijos. Esto es que no les llega ni la bandera de Colón para sonarse tantos mocos del ataque de risa que tuvo que darles a los dos cuando cerraron el bisnes con el dinero que su Gobierno recortaba en maestros, pensiones de abuelos y hospitales.

Cospedal y Morenés son lo más parecido a dos delincuentes de profesión que se pueda una figurar. Lo más parecido sí a la Mafia pura y dura. En manos de ambos, la gestión del ya cuestionable ministerio de Defensa habrá de terminar en el banquillo, rendir cuentas ante una Fiscalía depurada y cumplir con las condenas que merecen sus graves delitos. Lo merece toda la ciudadanía española, por un mínimo de respeto a esta maltrecha democracia y aunque sus votantes y correligionarios sean cómplices necesarios. Lo merecen todas esas vidas de dios que ni siquiera sabían de la existencia de una tela rojigualda pero fueron segadas con la complicidad del tráfico, de armas y de influencias, de sus proselitistas. Y si la Fiscalía no actúa con la contundencia, judicial y moral, que esos actos merecen se estará cagando en dios y sonándose los mocos en la bandera del Estado que dice defender.

7 Comentarios

  1. Hipocresia pura.
    Ya me dirán si no es para deprimirse el verse rodeado de tantísima mierda con aspecto humano, y saber que no puedes hacer nada por evitarlo, pues cuenta con la colaboración de las altas instancias patrias Sí, Charo, deprimirse.

    Lo único que le queda a uno, a modo de desahogo, es CAGARSE EN TODO PUTO DIOS EXISTEN Y LIMPIARSE EL CULO CON TODAS LAS PUTAS BANDERAS QUE EN EL MUNDO SON.

    ¡¡¡ME CAGO EN DIOS Y EN TODAS LAS PATRIAS EXISTENTES!!!

  2. Articulo duro y contundente, pero aun así civilizado. No se merecen tanta consideración estos sujetos, sujeto y sujeta, tanto monta, monta tanto, con lo bien que se lo montaban.
    Repugnantes no, lo siguiente.
    Para colmo, al Morenés, después de haber sido ministro de la guerra, lo nombra Rajoy embajador en Washington, la cuna oscura de todas las batallas programadas en este hemisferio.
    Vomitivo.

  3. La defecación es una necesidad vital. Desde dios para abajo todos cagan y la cagan.
    Lo de esta gente y sus banderas, sus crímenes y sus delitos no les impide ir a misa y acariciar a sus hijos al mismo tiempo que asesinan a otros niños a los que no ven ni sienten pero que mueren por los efectos de sus negocios.
    Sin embargo a Morenés y a Cospedal no se les puede decir que son unos hijos de puta ya que cualquier mujer que practica (a su pesar y bajo el dominio de los machos alfa beta y demás letras) ese oficio, tiene muchísima más dignidad que estos miserables (y sus obedientes sicarios) Solo son hijos de hiena fecundadas por el picotazo de un buitre y que me perdonen estos dos animales que no han hecho nada para figurar en mi comentario y me merecen mas consideración y respeto que estos dos asesinos tan cristianos e inocentes.

  4. Si, pero estos a la vista de “casi todos” tienen una ventaja y es que, se envuelven en la bandera y con ello, despistan a la mayoría, que no sabe pensar.

  5. Ruth: ¡¡¡excelente!!!. Se puede decir más alto pero no más claro. Estas alimañas llevan a su dios, a su patria y a su bandera en el bolsillo y más que probablemente su dinero en Suiza o en cualquier otro paraíso fiscal.

    Y con sus decisiones no sólo matan seres humanos con bombas en tierras lejanas, sino que con el saqueo compulsivo de las arcas públicas, comprando a su vez armas al amo del mundo, también crean millones de víctimas entre los contribuyentes españistaníes.

    Y para más INRI, consiguen que muchas de esas víctimas les regalen el voto.

    Salvo que INDRA cocine bien los resultados de las elecciones antes de hacerlos públicos

    Me cuesta demasiado creer que haya en España quince millones de ricos o de estúpidos que voten a quienes les han robado a manos llenas durante varias décadas, que se han enriquecido a costa de engordar una deuda pública billonaria que no podrán pagar nuestros tataranietos, y nos obliga a pagar miles de millones de euros anualmente en concepto de intereses, y aún endeudan más a los españoles firmando contratos millonarios de compra de armamento.

    ¿Hasta cuándo va a seguir aletargada la sociedad española?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.