La espiral franquista que se inició con la misma Constitución promulgada en 1978 ha llegado a su fin. La semilla depositada en la sociedad española por los ganadores de la guerra civil, es decir, sus hijos y nietos, ha fraguado en fuerzas franquistas decididas a implantar un engendro político de una dictadura blanda similar a la desarrollada durante 40 años en España, sin Franco; un simulacro de democracia; un esperpento de Estado con el mismo espíritu megalómano y psicópata que borboteó en el palacio de El Pardo domeñando cuatro décadas a la sociedad española de segunda clase.

 Envalentonados ahora los tramposos y facinerosos metidos en política, después de haber medrado los cuarenta años siguientes a la dictadura congéneres suyos, ladrones de la democracia y de las arcas públicas con la colaboración de una Justicia parcial y la complicidad del clero nacionalcatolicista, parecen dispuestos ahora a llevar al país incluso a otra guerra civil con la certeza de volver a ganarla. Les importa un comino que los países de la Europa Vieja, que la Comunidad Europea, que Europa en definitiva les dé la espalda y desaprueben los disparates que están cometiendo órganos de justicia principalmente en relación a Cataluña. Cada día que pasa se hace más evidente que no es que no tienen intención de poner freno a sus desvaríos, es que tienen el propósito de intensificarlos.

 De este modo, aunque no gobiernen en estos momentos, planea la amenaza sobre el pueblo español de volver a padecer irremisiblemente una variedad de nuevo sometimiento. Y ya sabemos que es casi tan grave perder la libertad o las libertades públicas como verlas persistentemente amenazadas. Pues la voluntad férrea de los franquistas sin Franco, esa voluntad de poder acuñada por Nietzsche que condujo al nazismo al espanto,  no va a permitir de ninguna manera que gobierne en esta parodia de democracia partido alguno que no sea el que da vida a su frenopática ralea. Y nos va a hacer la vida imposible mientras ellos no se apoderen del poder.

 Lo que no comprendo es cómo la UE sigue permitiendo a España formar parte de ella. La España dominante, tanto en todas estructuras del Estado como en gran parte de la sociedad civil, hoy por hoy tienen muy poco en común con los principios de esa unión de estados. La prueba son los constantes incumplimientos de sus directivas. Como no los tiene con el espíritu de la Europa Vieja. Porque no es que España, como todo país, no tenga derecho a tener singularidades y ser diferente, es que tiene un nivel tan bajo de democracia que sus instituciones funcionan en muchos aspectos como una auténtica república bananera. Eso sí, coronada.  Y ello pese al esfuerzo de muchos políticos que albergan sin duda el espíritu de “la otra España”, la sensata, por mantener el decoro que se hace imposible en el parlamento, en las instituciones, en la vida civil y en la convivencia, por el nauseabundo revivir de un franquismo sin Franco.

3 Comentarios

  1. Pues si, tenemos unos politicos que son un desecho social.
    Peroooo, yo le pregunto…, De que franquistas o franquismo esta hablando ?.
    La historia que hasta ahora yo he oido y creido, esta contanda por los perdedores, de ellos, hoy se que solo he aprendido mentiras tras mentiras, pero ademas estoy hoy conociendo que no es nuevo este comportamiento, lamentablemente España esta plagada de ciertos sectores traidores a España y a sus ciudadanos, como asi mismo a nuestra historia.
    Creo que cuando habla de los franquistas esta hablando de aquellos que se llaman ellos mismos progresistas, que son los mal encarados, maleducados, falsos, mentiroso, en resumidas cuentas aquellos que utilizan la mala educacion y poca o escasa formacion de unos sectores de la ciudadania para medrar y robar, igualito que hasta la fecha hacen y han hecho todos los politicos, los que directamente roban como los que miran para otro lado, han convertido la funcion pública en instituciones con cierto caracter mafioso donde la corrupción se la inyectan en vena.

    Señor Jaime Richart, le ruego, seguramente le es posible, que mediante sus conocimientos de la sociedad y de la ciudadania, facilite un nuevo camino para limpiar, en la medida de sus posibilidades, la aparente mafia que nos Gobierna, de todos los colores y pretendidas ideologias.

    Sin otro particular, dandoles las gracias por adelantado, estoy seguro de que pondra al servicio de España y los Españoles sus habilidades y conocimientos. Atentamente Luis Sanchez.

  2. ¡Me sale Franco por las orejas ante el empalago y hartazgo por reiteración de los medios tradicionales! Pero, además, si en la calle Franco no es tema de conversación. No sé a qué viene darle tanto bombo, que sólo sirve para que se envanezcan sus seguidores, que por cierto, tampoco son tantos si se mira bien.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.