Decía Quevedo que en tiempos de injusticia es grave tener razón. Pues bien, ¿alguien que no sea del régimen puede asegurar que no nos encontramos en tiempos de injusticia? Y como es grave según Quevedo tener razón en esa clase de tiempos, me echo a temblar cuando por iluminación o por mi mero discurrir la muestro sin esperar otra posible respuesta que no sea una incongruencia.

Sin embargo, por mucha razón que tenga y tengamos quienes desde la ecuanimidad, desde la objetividad y desde el humanismo del que jamás hemos abjurado, razonamos, también sé que todo llamamiento para hacer entrar en razón a tramposos, a mentirosos, a impostores y a prepotentes españoles cae en saco roto, es como echar margaritas a los puercos y no hace más que enconar más la vida pública. Cuanto más incontestables sean nuestros argumentos, peor. Cuanto menos salidas dejemos a los necios, a los frenéticos y los iluminados de esta nueva cruzada, más favoreceremos la desestabilización. Pero, ¿qué haremos para no contribuir a ella? ¿Callarnos, sabiendo también como sabemos que esa gente nunca verá discreción en nuestro silencio sino debilidad?

Porque no yo, sino todo observador sensato ve, con una lógica de mínimos (no es preciso forzar la máquina con una lógica de máximos), que son una aberración fundaciones franquistas que encima reciben subvenciones; que es una aberración que a los familiares del dictador, en lugar de incautarles propiedades adquiridas de manera torticera, se les haya permitido enriquecerse hasta límites insospechados, y que, encima, salgan en los medios a exigir que nos aguantemos; que es una aberración que la religión católica a la española siga presente en la vida pública en complicidad con los franquistas y con los ladrones de lo público; que es una aberración preparar la condena a decenas de años de cárcel de políticos catalanes que llevan ya más de un año en preventiva; que es una aberración haber metido en el mismo paquete de la Constitución a aprobar, en 1978, una monarquía prevista por el dictador en su Ley de Sucesión de 1966; que fue una aberración prevalerse con artimañas y amenazas más o menos veladas de un ejército entonces más franquista que Franco de la desorientación entonces de unos españoles medrosos tras cuarenta años de un régimen dictatorial que disciplinaba las mentes; que es una aberración haber consentido luego los mismos españoles antes desorientados pero luego despejados al monarca coronado su permanente comportamiento indecoroso e indeseable como jefe de Estado, etc, etc. Lo que no impide que ese razonador sensato, libre de prejuicios, que rechaza la literalidad de las leyes y por antonomasia de la Constitución, realice un esfuerzo argumentativo frente a los que disparatan; un esfuerzo tan inútil como inútil es el esfuerzo del cuerdo que razona al loco.

Sea como fuere pero viviendo tiempos de injusticia y siendo grave tener razón por ello como decía Quevedo, lo cierto es que España, como un todo, parece estar en el hilo del funambulista o en el borde de un precipicio. Empezando por la incertidumbre de las pensiones, la columna vertebral del sistema. Pues no es ya sólo tanto en la política, donde arrecian contendientes que parecen dispuestos a librar otra guerra civil con la seguridad de volver a ganarla, como en la judicatura, donde se aprecia un grave extravío y un debilitamiento severo de la epiqueya, es que en la vida corriente del día a día cualquiera puede palpar una crispación, una arritmia y una agresividad crecientes que parecen llevarnos al colapso. Y en medio de este estado de semichoc, los catalanes ven cercenado su Estatut por un Estado y un Tribunal con el espíritu de la una grande y libre franquista que daban cobertura a una cueva de ladrones… Hasta hoy.

Y entre tanto, del mismo modo que en las guerras siempre se hacen multimillonarios gentes que no están en las trincheras precisamente, ahora y desde hace mucho tiempo, a costa de la información sobre infamias se estàn enriqueciendo otros. Por ejemplo, medios de comunicación como las Mediaset y las Atresplayer, que no dan abasto y cuyos corresponsales se multiplican y las noticias se agolpan. Y si no hay noticia -lo cual es imposible, dadas las circunstancias- ellos se encargan de provocarla. Cada uno con un micrófono en la mano, un tropel de periodistas -me sospecho que casi todos meritorios o becarios- acosan al político o al gobernante de turno para espetarle:  “Fulano ha dicho…”, ¿qué tiene usted qué responder?” Luego el tropel va al que voceó la provocación y le hace el mismo cuestionario. Y así un día y otro… Desde luego esos medios, como aquél nauseabundo personaje al que se le grabó la frase hace casi treinta años: “he venido a la política para forrarme”, se están forrando. Hoy, el periodista de primera o segunda fila también se forra. Y si no él, sí por supuesto los ejecutivos y accionistas de las cuatro cadenas de televisión consagradas a este permanente festival de disparates y de política disparatada, como los que sacan tajada de las guerras.

Yo me pregunto a menudo: ¿Qué hacen los medios y los periodistas de otros países europeos? ¿De qué hablarán el día a día? ¿De chismes domésticos, de irrelevancias? ¿No ocuparán las primeras planas los dislates que vivimos aquí cada veinticuatro horas?

Pues en España, desde los escándalos de la monarquía que lleva como quien dice cuatro días, pasando por los casos de centenares de políticos ladrones, sospechosos, indeseables, tramposos, mentirosos, etc, hasta la expulsión de jueces incómodos para el establishment y la promoción de los más indecorosos, de pensamiento corto, involucionista o aberrante desde que arrancó esta grotesca democracia, el cuadro nacional es surrealista, hiperrealista o impresionista de un mal rollo que empuja desde hace mucho y cada día más a millones de españoles atrapados en España a no desear vivir en este país donde no tienen más remedio que soportar un clima psicológico irrespirable del que sólo pueden librarse huyendo de la televisión, de la radio, de los periódicos y de las redes sociales.

Así pues, que yo y millones tengamos razón importa poco, en materia política, pues en España rara vez se impone lo razonable y la razón. Es más, esa otra España que nunca ha sido perdedora, sigue visible y frenéticamente resuelta a barrer nuestras razones para imponerse como sea a base de sinrazones aunque tampoco las apruebe Europa.

6 Comentarios

  1. Si se lo toma Vd en serio, puede caer en la depresión.
    Pero no podemos aislarnos pues somos españoles, de aquí, y no deberíamos imaginar irnos.
    Estamos en nuestra casa, aunque invadida.
    Gracias por sus sabias disquisiciones.

  2. Si que importa que unos millones, como tú dices, tengamos razón, aunque, todavía, seamos pocos. Lo que no tenemos que hacer es tiras la toalla, rendirnos, no luchar. Tenemos que seguir luchando, apoyándonos entre nosotros e intentar despertar a aquellos que todavía están dormidos. Como decíamos en el 15M: “Si luchas puedes perder, si no luchas estás perdido”

    • Cierto, pero si luchas mal no solo pierdes, sino que también te puedes desengañar. Por eso hay que entender la política no como un impulso sino como una ciencia. Y seguir al primer charlatán que aparece nunca será el camino. Y es por eso que el 15M fracaso, porque fue un impulso popular manipulado por expertos que lo único que querían es anular aquellos sanos y legítimos impulsos de la ciudadanía para acabar con ellos. ¿Dónde están hoy en día aquellos impulsos? Solo quedan desengaños, Quien los creo esta muy satisfechos de su trabajo
      https://beniezuma2.blogspot.com/2017/07/que-podemos-esperar-de-podemos.html

      • Después de leer tu articulo en la Linterna Roja me ha quedado mas claro quien eres y que defiendes. Eres un hipócrita, como tantos otros, que dices ser socialista y/o progresista y lo que haces es defender a los poderosos, en España representados por el Ibex35, corruptos y ladrones que te utilizan, como tatos otros, para que las cosas sigan igual, robando y esclavizando a la gran mayoría para seguir acumulando y aumentando su riqueza. Esa gentuza, a quien te vendes por un plato de lentejas, no son nada mas que unos cobardes que para tapar sus miedos creen necesitar cada vez mas cosas.

  3. Me atrevo a considerar que los detalles expuestos son acertados, pero creo que no hemos entendido aún donde radica el origen de una situación realmente injusta:
    Para mi modesto entender, la fortaleza de los enemigos de los derechos humanos y del bien común, radica en el control del dinero que, en vez de depender de poderes políticos democráticos al servicio del pueblo, está manejado por la oligarquía financiera a través de una banca privada, que se apoderó de la banca pública y entidades de crédito sin ánimo de lucro (Cajas de ahorro) controlando el flujo de inversiones hacia negocios especulativos donde la ganancia es a costa de la explotación de capitales ajenos, cuyo dominio está controlado por el oligopolio bancario, (que actualmente representa el 96% de los depósitos de las personas y entidades, cuando antes sólo las Cajas sumaban más del 56% ). Dictan las reglas para aplicar una economía disparatada, basada en el flujo o circulación del dinero, (su disponibilidad), condiciones abusivas por aplicación de una usura que ha dejado de ser considerada delito.

    Así lo que se necesita (además de un gobierno honrado, realmente popular y democrático) que recupere una Banca Pública, nacionalizando a los bancos, o cuando menos que favorezca y promocione entidades financieras éticas, sin ánimo de lucro.

    El dinero debería ser propiedad del estado, y estratégicamente estar en continua circulación generando servicios, como el agua de los ríos que circula generando riqueza continuamente

    El control (mejor, la nacionalización) de la banca privada,sería el primer paso imprescindible para un gobierno al servicio del Bien Común y los DD. HH. Foméntese además la creación de entidades financieras sin ánimo de lucro, como las Cajas de Ahorro (gobernadas por sus clientes y trabajadores, baja la supervisión del B. de E.

    También lo movimientos Sociales podrían hacer algo al respecto. Por ejemplo, crear un Patronato desde las asociaciones de Pensionistas, que crease una Caja de Ahorros para atender a los propios pensionistas,y aprovechar el caudal que representan sus pensiones, para disponer de una entidad financiera propia, sin ánimo de lucro, pero con vocación de invertir los ahorros de sus cuentas en operaciones de interés social y apoyo a una economía sostenible.

    Y ya que hablamos de pensiones, quiero señalar que es imprescindible atender a las demandas de los pensionistas, si queremos sanear la economía del Estado.

    Empecemos por señalar dos mentiras;

    ES UN GASTO INSOSTENIBLE.
    NO ES POSIBLE RECAUDAR LOS FONDOS PARA AUMENTARLAS.

    1º) – NO ES UN GASTO, sinó una INVERSIÓN: el DINERO nunca se gasta, simplemente, puede cambiar de mano y su valor permanece, por lo que genera demanda de servicios y cubre salarios y recursos para producirlos. Y mientras estén depositados, incrementan unos fondos que pueden justificar ofrecer créditos para inversiones y acciones sociales,que generen recursos para devolverlos, incluso generar beneficios que incrementen los fondos de reserva.

    2º) SI ES POSIBLE MEJORAR LA RECAUDACIÓN: basta con cambiar la base de cotización. Actualmente, es la “masa salarial” la que determina el importe a recaudar. Pero el primer paso sería suprimir el tope de cotización de los salarios, y luego considerar que en esa base deben incluirse otros gastos o inversiones, que son fundamentales para obtenerla, como sería el coste de tecnologías que incrementasen la producción, de patentes y robótica máquinas en general), así como el valor de importaciones de productos manufacturados, así como las bonificaciones a las grandes empresas,manteniendo el tipo general, y si se le quiere aliviar el importe a pagar, que se haga a cargo de otro concepto un abono. Otra alternativa sería que se calculasesobfe la base
    referenciada al PIB de la empresa, ajustando el porcentaje a aplicar.

  4. Maquintei: agradecido y totalmente de acuerdo con el contenido de tu comentario.

    Para la primera parte del mismo sobre la banca poco mas que añadir, pues para mi es el principal problema de este país, derivado del déficit democrático en su primer pilar: https://www.naiz.eus/es/iritzia/articulos/el-cuarto-pilar…que es la Democracia Económica y el saqueo político a las Cajas siendo su mayor exponente Caja Madrid y Caja de Ahorros de Navarra, justo en los territorios donde impera o imperaba la derecha franquista mas recalcitrante y cavernaria.

    Para la parte intermedia sobre la banca pública, aquí te dejo un link sobre la iniciativa del gobierno cuatripartito navarro: https://www.noticiasdenavarra.com/2018/11/24/politica/el-cuatripartito-insta-al-gobierno-a-crear-con-urgencia-una-banca-publica
    …y el último acuerdo parlamentario para hacerlo efectivo.

    También decir sobre Navarra que desde que gobierna el cuatripartito, se incluyen claúsulas sociales en todas las contrataciones y licitaciones públicas, con el asesoramiento de REAS (Red de Economía Alternativa Solidaria), tal y como se hizo en el período en que gobierno EH-Bildu en la Diputación de Gipuzkoa hasta que llegó el PNV y volvió el clientelismo contractual con FCC, Urbaser etc, etc. También el PNV gobierna en Navarra, pero en minoría dentro del cuatripartito…y que así sea por siempre.

    Para tu último punto, decirte que acabo de terminar un trabajo muy actual y bastante completo sobre pensiones : Paco Bello te puede dar mi dirección electrónica y te lo envío (también a cualquiera que se lo pida pues yo no se como se cuelga en las redes sociales) con mucho gusto para que le des difusión, pero aquí te anticipo algo al hilo de lo que comentas sobre:ES UN GASTO INSOSTENIBLE.
    NO ES POSIBLE RECAUDAR LOS FONDOS PARA AUMENTARLAS.

    “Contravenir el artículo 50 de la Constitución como por sistema lo vienen haciendo, indefectiblemente nos lleva a encabezar en todos los listados europeos, como líderes en desigualdad (actualmente segundos junto a Lituania, tras Rumania y Bulgaria), cuyo reflejo principal es la progresiva brecha entre clases sociales

    A ello se suma el hecho de que el “techo” del Pacto de Toledo-95 está lejos de lo recomendado en el Tratado de Lisboa de la UE que marcó un “suelo” de umbral de pobreza rebajado para tiempos de crisis en 1.080 euros/mes, que hoy la OCDE lo actualiza en 1.392 euros, que equivale al 50% del PIB per cápita en la CAPV. (referido al país vasco)

    ¿Qué se puede hacer, si lo principal, es que el volumen de cotizaciones sociales, que son la principal fuente de financiación del sistema, no es tan grande como debería?

    1) La Seguridad Social está pagando con cotizaciones de los trabajadores, gastos que no debería pagarlas con ellas y si de los PGE; por ejemplo, las reducciones a empresas, que suponen unos 2.000 millones de euros. También los gastos de personal de la S. S y otros conceptos, que suman como mínimo otros 2.000 millones. Además, hay otras políticas que tienen que ver con el ámbito agrario, la cotización de sistemas especiales tiene tipos más reducidos y eso tiene un coste de unos 1.000 millones.

    2) Incrementar la aportación del Estado para la financiación de las pensiones. Eso es lo que hacen los países de referencia, no solo porque sean países importantes sino porque tienen sistemas parecidos al nuestro, como Francia y Alemania. La aportación allí es de entre el 20 y el 25%. En España salen de los Presupuestos los complementos a mínimos y las pensiones no contributivas, lo que pasa que esa aportación del Estado está en torno del 8%.

    3) Destopar. El destope se realizaría a ingresos superiores al tope actual de 45.600 euros, y depararían cotizaciones que hoy no se reciben en su justa medida por poner un tope máximo de cotización. Hay distintos cálculos sobre esto: CCOO dice que generaría unos 7.500 millones adiconales, pero los datos que el Gobierno ha aportado al Pacto de Toledo estiman en unos 4.600 millones. Al final, empiezas a sumar todo esto y estamos alrededor de 11.000 millones, lo que significaría que ahora mismo ese desequilibrio que tenemos de déficit en la SS no es de 18.800 millones como asegura el gobierno, sino de unos 7.000 y esa diferencia es un elemento importante”.

    No voy a hacerlo mas largo…era solo para que te hiciese una idea….y de donde ha salido todos estos jugosos comentarios, pues nuevamente de un lúcido artículo de Jaime Richart…agradecido también estimado amigo.

    Iulen Lizaso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.