Parece casi un déjà vu. Y si no lo es del todo es porque las exigencias de los chalecos amarillos franceses son bastante más potentes que las del 15-M español, aunque en lo fundamental sigue siendo lo mismo, y hay quien parece no querer enterarse: la clase política, esos mercenarios al servicio de los poderosos, que por supuesto, como no son piedras, saben perfectamente lo que queremos por más que nos ignoren.

A Emmanuel Macron, el prepotente presidente de Francia, las sólidas movilizaciones de los chalecos amarillos ya le han hecho entonar el mea culpa y balbucear llorosas disculpas en la televisión. Y además de retirar definitivamente el aumento de los impuestos al carburante –la que fuera la chispa de esta respuesta ciudadana–, ha anunciado, entre otras medidas sociales, una subida de 100 euros netos del SMI (SMIC en Francia), una paga extraordinaria y la revalorización del complemento mínimo de vejez. Aunque se ha negado a restablecer el impuesto a las grandes fortunas y eso puede complicar que consiga su objetivo de ‘apaciguar a las masas’. Máxime si uno repasa la lista de las principales reivindicaciones de los Gilets Jaunes…

  • Impuesto sobre la renta más progresivo (más tramos).
  • SMIC a 1300 euros netos (conseguido).
  • Salir de la UE y la OTAN para recuperar la soberanía.
  • Fomentar los pequeños comercios en pueblos y centros urbanos (Dejar de construir grandes áreas comerciales alrededor de las grandes ciudades que matan a las pequeñas empresas) + estacionamiento gratuito en el centro de las ciudades.
  • Que las grandes empresas (Google, Amazon, Carrefour) paguen respecto a su tamaño y que los pequeños (autónomos y pymes) paguen poco.
  • Fin del aumento del impuesto a los combustibles (conseguido).
  • Ninguna jubilación inferior a 1.200 euros (han conseguido un mínimo de 900).
  • Cualquier representante elegido cobrará al salario medio. Sus gastos de transporte serán controlados y reembolsados si están justificados. Derecho a un vale de comida y a un vale de vacaciones.
  • Los salarios de todos los franceses, así como las pensiones y los subsidios, deben estar indexados a la inflación.
  • Protección de la industria francesa: prohibir las deslocalizaciones. Proteger nuestra industria significa proteger nuestros conocimientos técnicos y nuestros puestos de trabajo.
  • Fin del trabajo secundado. Es anormal que una persona que trabaja en Francia no disfrute del mismo salario y de los mismos derechos. Toda persona autorizada a trabajar en territorio francés debe estar en igualdad de condiciones con un ciudadano francés y su empleador debe cotizar al mismo nivel que un empleador francés.
  • Para la seguridad del empleo: limitar aún más el número de contratos de duración determinada para las grandes empresas. Queremos más contratos permanentes.
  • Fin del CICE. Uso de este dinero para lanzar una industria francesa de coches de hidrógeno (que es verdaderamente ecológica, a diferencia del coche eléctrico).
  • Fin de la política de austeridad. Dejamos de pagar intereses sobre la deuda declarada ilegítima y comenzamos a pagar la deuda sin tomar el dinero de los pobres y los menos pobres, sino recolectando los 80.000 millones de dólares en evasión de impuestos.
  • Que se aborden las causas de la migración forzada.
  • Acabar con los flujos de inmigración económica insostenibles.
  • Que los solicitantes de asilo sean tratados bien. Debemos procurarles alojamiento, seguridad, alimentación y educación para los menores. Trabajar con la ONU para garantizar que se abran campos de acogida en muchos países de todo el mundo, a la espera del resultado de la solicitud de asilo.
  • Que los solicitantes de asilo rechazados sean devueltos a su país de origen.
  • Que se aplique una verdadera política de integración. Vivir en Francia significa convertirse en francés (cursos de lengua francesa, cursos de historia francesa y cursos de educación cívica con un certificado al final del curso).
  • Cesar el pillaje y las injerencias en las colonias africanas.
  • Salario máximo fijado en 15.000 euros mensuales.
  • Aumento de las prestaciones por invalidez.
  • Limitación de los alquileres + alojamiento a precios moderados (especialmente para estudiantes y trabajadores precarios).
  • Prohibición de venta de bienes inmuebles pertenecientes al Estado
  • Conceder recursos a la judicatura, la policía y la gendarmería para mejorar su eficacia.
  • Todo el dinero obtenido por los peajes de las autopistas se utilizará para el mantenimiento de las autopistas y carreteras de Francia, así como para la seguridad vial.
  • Dado que el precio del gas y de la electricidad ha aumentado desde que se llevó a cabo la privatización, queremos que vuelvan a ser públicos y que los precios bajen significativamente.
  • Fin inmediato del constante cierre de líneas de cercanías, oficinas de correos, escuelas y maternidades.
  • Traigamos bienestar a nuestros mayores. Prohibición de ganar dinero con los ancianos. El oro gris se acabó. La era del bienestar gris está comenzando.
  • Máximo 25 estudiantes por clase desde infantil hasta 12º grado.
  • El referéndum popular debe entrar en la Constitución. Creación de un sitio web legible y eficaz, supervisado por un organismo de control independiente en el que los ciudadanos puedan presentar una propuesta legislativa. Si este proyecto de ley obtiene 700.000 firmas, entonces este proyecto de ley debe ser discutido, complementado y enmendado por la Asamblea Nacional, que tendrá la obligación (un año después de la obtención de 700.000 firmas) de someterlo a la votación de todos los franceses.
  • Retorno a un mandato de 7 años del Presidente de la República (La elección de los diputados dos años después de la elección del Presidente de la República permitirá enviar una señal positiva o negativa al Presidente de la República con respecto a su política. Esto ayudará a hacer oír la voz de la gente.)
  • Jubilación general a los 60 años y para todas las personas que hayan ejercido una profesión con desgaste físico derecho a la jubilación a los 55 años.

Para que luego digan que la gente no sabe lo que quiere.

3 COMENTARIOS

  1. Aunque mi comentario no tiene que ver con este artículo, aunque por similitud con la sordera de los políticos, permitidme ‘colarlo’ aquí.

    Acerca de los petardos bomba tan típicos en el fútbol y, sobre todo, en fechas navideñas, que arrojan en determinadas zonas y ponen en riesgo la vida de mascotas y ciudadanos con patologías cardiovasculares o de otra índole, e incluso en el mejor de los casos asustan a personas sanas, me llama la atención que PACMA no haya emprendido nunca un movimiento contra los citados explosivos, así como la no intervención de la Ministra de Sanidad ante el Gobierno que debiera velar por la salud al margen de los Ayuntamientos, pues pese a las Ordenanzas reguladoras al efecto, se incumplen (porque los siguen vendiendo… la Policía llega tarde o para cuando se han marchado volverlos a arrojar…) y los Ayuntamientos solamente se ocupan de multar a los conductores. ¡Es una vergüenza que se esté permitiendo la venta de estos explosivos en vez de prohibirlos, priorizando la macabra diversión ante la vida! (Por lo que a mí respecta, no me libro ningún año de que me arrojen alguno los gamberros, ‘hijos de la Gran Bretaña’, como esta mañana me ha sucedido.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.