Rodny Alcolea Olivares

Su nombre completo es Armando Bismark Mojena Fernández, tiene 7 años, y hasta hace unas semanas solo era conocido por “Armandito”, como le llaman sus compañeros de la escuela primaria en la que cursa segundo grado, y sus amigos donde vive, en Limones de Maisí. En ese lugar surgió una nueva comunidad de Petrocasas, nacida tras el paso del huracán Matthew, gracias a la solidaridad entre Cuba y la hermana república Bolivariana de Venezuela.

Pero hace unas semanas por el azar concurrente de la vida y su desinhibición  y gracia natural, Armandito protagonizó un hecho que circuló por los medios de prensa, y que aún sin él saberlo, marcará su vida, y podrá contarlo con orgullo en el mañana.

El nuevo Presidente de Cuba,  Miguel Díaz-Canel,  de visita en la provincia de Guantánamo, recorría el extremo más oriental de la Isla y llegaba al asentamiento de limones. Allí tras saludar e intercambiar con los vecinos preguntó ¿quién lo llevaba a una de las nuevas viviendas?

Con la rapidez que un futbolista se adelanta para patear un gol, el niño se colocó delante de todos y le expresó “vamos para mi casa Presidente”.

Tras sonreír Díaz Canel lo tomó de la mano y fueron hacia la vivienda donde estaba la madre del niño Madelaine Fernández, quien expresa que aún no sale del asombro “al ver a esa comitiva y sobre todo al Presidente de un país visitar mi humilde hogar y ser tan amable en su conversación”.

¿Y qué te dijo el Presidente, Armandito?

“Que estudiara, y que me portara bien y ayudara a mi mamá –dice mientras sonríe-. Eso es lo que haré, a mí se me olvidó enseñarle a mi hermanita que está enferma en el cuarto, pero de seguro algún día lo haré, cuando el Presidente vuelva a Maisí y lo lleve otra vez a mi casa”.

Armandito, feliz en su nuevo hogar. Foto: Rodny Alcolea.

3 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.